"Mentí... fui yo quien lo degolló", dijo un testigo

Ayer comenzó el juicio por un brutal homicidio ocurrido en Lamarque, cuando Daniel Torres (68) fue asesinado a golpes con un garrote y luego degollado. Desde el principio de la investigación se imputó al encargado de la chacra donde sucedió la tragedia, pero el menor que lo acusaba se quebró y confesó ser el autor del crimen.




#

La pesadilla terminó y Sebastián Caro Huanca (de camisa) se abraza a sus hijos tras quince meses preso por un crimen que no cometió.

ROCA (AR).- Sebastián Caro Huanca era el encargado de una chacra de la zona de Lamarque, que fue detenido hace un año y tres meses por un brutal homicidio que sacudió Valle Medio. El 20 de noviembre de 2005, Daniel Jesús Torres (68) recibió fuertes golpes con un garrote en la cabeza, y luego fue degollado.

Caro Huanca fue apuntado desde la primera hora como el autor del crimen. El testimonio de un menor, quien actualmente tiene 17 años y se encuentra internado en un hogar de menores, lo señalaba como el autor del crimen, ya que el chico cuyo nombre no se publica por razones legales aseguró haber sido testigo directo de la muerte de Torres.

Pero incluso, ante la defensora de Menores, el adolescente dijo que él le había pegado varios golpes a la víctima, porque Caro Huanca le había ofrecido dinero para que así lo hiciera. Sin embargo, siempre aseguró que quien había degollado a la víctima había sido Caro Huanca.

Por su parte, el imputado declaró una y otra vez que él era inocente, y que mientras dormía la siesta, el menor lo despertó y le dijo "el abuelito se cortó". De todos modos, fue a prisión hasta que ayer comenzó el juicio en la Cámara Segunda del Crimen de Roca.

Ante los camaristas, Caro Huanca reiteró su inocencia y aseguró que en 24 años que llevaba radicado en Lamarque es nacido en Bolivia nunca tuvo problemas con la policía.

Luego declararon varios uniformados que actuaron en aquel caso, y aseguraron que el menor que involucraba al imputado, estaba bastante nervioso el día del crimen.

 

Poco a poco fue hablando

 

Justamente este adolescente fue el último testigo de la audiencia de ayer. Primero comenzó diciendo que no se acordaba de nada. Un difícil trabajo tuvieron el fiscal Miguel Angel Flores, la defensora Mariana Serra y los camaristas para que poco a poco fuera hablando, ya que daba la impresión de que sabía mucho más de lo que contaba. Tras cerca de una hora en la que abundaron los silencios y por momentos el chico no podía contener las lágrimas, se le preguntó si prefería que se desalojara la sala para que declarara más tranquilo. Ante la respuesta afirmativa, salieron los periodistas y el imputado.

Luego el adolescente dijo que no confiaba en la Justicia.

De todos modos, el presidente del Tribunal, César López Meyer, le había aclarado que por haber sido menor de 16 años al momento del hecho, era inimputable, por lo que no podía ser enjuiciado por este crimen.

Sin embargo, pidió un abogado, aunque luego dijo que confiaba en una joven del instituto de menores en el que está alojado y que lo había acompañado a Tribunales.

Tras mantener una breve charla con ella durante un cuarto intermedio en el debate, comenzó a revelarse lo ocurrido aquella tarde en la chacra ubicada a unos 20 kilómetros de Lamarque.

 

Confesión

 

Tras quebrarse emocionalmente y comenzar a llorar, el joven reconoció que había mentido.

Aseguró que nunca existió una pelea entre Torres y Caro Huanca, y que fue él quien golpeó en la cabeza a la víctima y en distintas partes del cuerpos, y que posteriormente la degolló. De todos modos, aseguró que fue a cambio de dinero prometido por el imputado y que nunca le pagó.

La confesión le dio un giro de 180 grados al juicio y lógicamente benefició al acusado.

Inmediatamente se dio paso a los alegatos, que tras los dichos del adolescente, no daban para argumentar mucho más.

El fiscal Flores señaló además que la posibilidad del instigamiento por dinero sólo se sustenta en los dichos del joven, sin que haya algún otro elemento que lo sustente. Fue así que pidió la absolución de Caro Huanca.

En un todo se adhirió la defensora oficial Mariana Serra, quien agregó que "se confirmó la duda que se arrastraba desde un primer momento de la investigación".

El Tribunal ordenó la inmediata liberación de Caro Huanca, tras 15 meses de haber estado detenido por un crimen que no cometió.


Comentarios


"Mentí... fui yo quien lo degolló", dijo un testigo