Millonario reclamo de adicionales por la nueva terminal de Neuquén

La UTE que hizo la obra quiere

NEUQUEN (AN).- Las empresas que construyeron la nueva terminal de ómnibus de Neuquén, una UTE integrada por Codam, Sanandrés Rivas y Riva SA, están negociando con la provincia y la municipalidad el reconocimiento de un adicional de 8,6 millones de pesos.

De aprobarse el pedido, el costo final de la imponente obra se elevaría a 27.942.597 pesos, un 44,6% más que el cálculo inicial que fue de 19,3 millones.

La información sobre este planteo fue confirmada a «Río Negro» por el intendente Horacio Quiroga, en tanto que las empresas, ante igual requisitoria, se mantuvieron en silencio.

De aceptar el millonario planteo, el costo se cargará en las cuentas de los estados provincial y municipal porque el Banco Mundial, el financista del proyecto, no dispondrá de un peso más para este proyecto.

La nueva terminal, ubicada en Solalique y ruta 22, está finalizada en un 99%, según dijo el intendente. Es una obra que no pasa inadvertida por su tamaño y diseño moderno. Tiene 44 dársenas y una superficie total de 10.000 metros cuadrados.

El metro cubierto de esta obra supera los 1.900 pesos. Pero si la provincia y la municipalidad aceptan el reclamo que formularon las empresas contratistas, la cifra subiría a 2.700 pesos.

El Banco Mundial, cuando inspeccionó el proyecto, fijó el costo del metro cuadrado en 600 dólares.

El proyecto se financió con un crédito del Banco Mundial que pagan la municipalidad y la provincia en porcentajes diferentes. Quiroga se hace cargo del 75% del costo y el gobernador Jorge Sobisch del 25% restante. Sin embargo, la provincia se reservó el derecho a licitar y adjudicar la

obra.

Quiroga asegura que la obra «ha tenido problemas de costo» que se están evaluando. El planteo, añadió, es por 8.625.000 pesos.

Al reclamo «lo estamos analizando técnicamente como corresponde, conjuntamente con la unidad ejecutora de la provincia, con el ministerio de Empresas Públicas, y evaluamos su legitimidad», dijo el intendente respecto del planteo que presentó la Unión Transitoria de Empresas (UTE).

Quiroga sostuvo que los trabajos fueron cotizados «muy bajos». El Banco Mundial «determinó que el costo promedio es de 600 dólares el metro cuadrado», una cifra que coincide con el pago hecho hasta ahora, es decir los ya mencionados 1.900 pesos.

«Desde luego, como todas las negociaciones, el que quiere cobrar aspira a cobrar lo que más puede y el que tiene que pagar, quiere pagar lo menos que pueda», agregó el intendente.

El jefe del gobierno de la ciudad aseguró que este proceso de discusión «no va a trabar» la entrega del edificio. Dijo que la municipalidad lo recibirá «en los primeros días de febrero, lo máximo el 15, y si hay algo que discutir, ya sea administrativa o judicialmente, será una cuestión para después «, añadió.

Consultado acerca de si el Banco Mundial interviene en esta negociación, Quiroga explicó que el organismo ya determinó una cantidad de dinero para la construcción. Ahora, «si después surgen problemas de mayores costos, no se opone a que uno haga frente a ese compromiso, pero no lo financi desde ningún punto de vista», remarcó.

El intendente destacó que en su momento la obra fue cotizada «con un precio muy límite». Dijo al respecto que «casi andaba entre una rentabilidad muy baja y no tener rentabilidad». Por ese motivo, agregó, «surgen los pedidos y reclamos de las empresas».

«Independientemente de la cuestión vinculada a los pliegos y contratos, en materia de derecho administrativo siempre hay una interpretación que considera que una obra pública no puede generarle pérdida al constructor», dijo finalmente Quiroga.

La terminal de ómnibus iba a estar concluida en junio del 2004, pero se autorizó una segunda etapa que llevó el plazo a diciembre del mismo año. Los trabajos están concluidos, pero la UTE no transfiere la obra a las autoridades municipales. '

Una vez en su poder, Quiroga deberá entregar el negocio a una empresa que se hará cargo del gerenciamiento. Para ocupar ese lugar hay un sólo oferente: Taym SA, del grupo Roggio-Ormas.

Dos socios para un mismo proyecto

La obra de la terminal de ómnibus de esta capital -ETON, en las siglas de la jerga municipal- resulta un ejemplo de la asociación entre el gobierno de la provincia y el municipio que exhibe el intendente Horacio Quiroga. Lo cierto es que en septiembre de 2002 el Banco Mundial, organismo que financió la construcción mediante un préstamo de 5,3 millones de dólares -15 millones de pesos-, envió sus supervisores a esta capital para analizar la viabilidad del proyecto.

La clave estaba en la Unidad Ejecutora de Financiamiento Externo, UEFE, de la provincia, que comandaba Omar Gutiérrez, actual ministro de Obras y Servicios Públicos del gobierno de Jorge Sobisch. La municipalidad cedió el protagonismo en el proceso licitatorio a la provincia: la UEFE se responsabilizó de la convocatoria, apertura y adjudicación de la obra y como contrapartida, la provincia comprometió aportar el 25% del costo.

La UEFE entonces se encargó de coordinar la presentación de las carpetas ante el organismo internacional, que financió la obra como parte del Programa de Municipios II. El BM exigió acortar plazos y acotar los presupuestos puesto que Neuquén ya estaba en los límites -en cuanto a población y escala de ciudad- para poder acceder a esa clase de créditos. Por esa razón se «plancharon» los importes y ahora se tramita un suplemento por «mayores costos» a favor de la adjudicataria.

Según declaraciones de entonces de Gutiérrez, el proyecto reunía los dos requisitos exigidos por el BM: rentabilidad y alto impacto social. Sólo que el presupuesto original, de 6,23 millones de dólares, superaba los márgenes prestables del banco, que entonces definió que financiaría solamente el 75% de la obra, excluidos los sistemas de saneamiento, pavimentación de calles aledañas a la terminal, redes de energía eléctrica y gas, de los que se haría cargo el municipio.

Silencio y negociación

Los intentos de este diario por obtener la palabra de los directivos de las firmas que integran la Unión Transitoria de Empresas (UTE) sobre el reclamo de mayores costos por la obra de la terminal de ómnibus resultaron infructuosos. Tanto en las oficinas de Codam SRL como en Enrique Sanandrés Rivas, se argumentó que sobre el particular sólo hablarían sus titulares.

Sin embargo, una fuente aludió a una posible reunión entre directivos de estas empresas, precisamente ayer, con la presencia de profesionales llegados desde Buenos Aires, aunque sin mencionar si el conflicto planteado con la municipalidad y la provincia figuraba entre los temas del encuentro.

La fuente dijo que las empresas están acostumbradas a estas situaciones y que dejan el tema en sus asesores técnicos y jurídicos.

«A nosotros tampoco nos resulta fácil a veces dialogar con ellos, porque tienen muy bien diseñada su estrategia para estas ocasiones», concluyó.

Nota asociada: Un edificio moderno y confortable para 5.000 pasajeros


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios