“Mirá la gente, pá”



Independiente pone el 3-1 y La Bombonera acusa el golpe.

Un señor se hunde entre las palmas de su mano, destruido.

La lluvia lo golpea, pero no reacciona. Al lado, el pequeño llora envuelto entre gorrito y bufanda.

Hasta que el nene apoya la mano en la cabeza del padre.

“Mirá la gente, pa”.

Él alza la cabeza y escucha a 50 mil personas alentando cada vez más fuerte. Y se funden en un abrazo, mientras la cancha parece ponerle melodía a ese momento.

El fútbol, incluso en la derrota, suele regalar postales mágicas.


Temas

Buenos Aires

Comentarios


“Mirá la gente, pá”