Motín con rehenes en la U-11

Duró cinco horas, hasta que trasladaron a varios detenidos



NEUQUEN (AN).- Un grupo de reclusos del pabellón 2 de la Unidad 11 se amotinó ayer a la madrugada y tomó como rehenes a dos sargentos. La situación fue tensa durante cinco horas, hasta que se dispuso el traslado de los más revoltosos a otras dependencias policiales.

El grave incidente se desencadenó pasada la 1 de la madrugada de ayer en el pabellón 2, donde están alojados 12 internos en celdas individuales. Según informó oficialmente la Policía, los detenidos utilizaron cuchillos artesanales (las llamadas "facas") para tomar como rehenes a dos suboficiales encargados de la vigilancia de ese sector. Al parecer exigían el traslado a otras unidades, entre otras demandas.

Hasta la cárcel del Parque Industrial se trasladó la fiscal de Homicidios, Sandra González Taboada, quien intentó dialogar con los internos para que depusieran su actitud. Después de una tensa y agotadora negociación, los detenidos accedieron a entregar a sus rehenes a cambio de que los trasladen a comisarías de la zona.

Hacia las seis de la mañana la situación empezó a descomprimirse. Los efectivos que habían estado en poder de los detenidos fueron liberados, y se comprobó que no presentaban lesiones. De todos modos los atendió un psicólogo policial porque presentaban un estado de marcado nerviosismo a raíz de la traumática experiencia que les tocó atravesar. Cinco de los amotinados fueron derivados a otras comisarías, y luego personal de la Unidad 11 hizo una requisa en las celdas que les permitió secuestrar cinco facas.

Hacía por lo menos un mes que no se informaba sobre un motín de esta gravedad en la mayor cárcel de la provincia. El último episodio ocurrió a principios de junio, cuando un grupo de detenidos tomó como rehén a un guardia y amenazó con quemarlo vivo si no accedían a sus demandas.

La cárcel está desbordada entre otros motivos porque hay demasiados detenidos y poco personal. Como nunca antes se vienen sucediendo episodios violentos y el número de denuncias por apremios ilegales contra los guardias trepó a niveles desconocidos. Los presos reclaman por su derecho a estudiar y trabajar dentro de la unidad, ya que pasan las horas de encierro sin ninguna actividad.

En fecha reciente, la justicia le ordenó al gobierno que en un plazo perentorio que se cumple la semana próxima debe retomar el dictado de clases en la cárcel. Hay otras sentencias judiciales que imponen al Estado la obligación de darle trabajo a los presos con condena, lo cual tampoco se cumple.k


Comentarios


Motín con rehenes en la U-11