Presidenta peruana pidió perdón por los muertos en las protestas, pero aseguró que no va a renunciar





La presidenta peruana, Dina Boluarte, pidió en las últimas horas perdón por los más de 40 muertos durante las protestas antigubernamentales, pero aseguró que no renunciará al cargo ni tampoco convocará a una Asamblea Constituyente, demandas de las manifestaciones iniciadas el 7 de diciembre pasado tras la destitución del exmandatario Pedro Castillo.

«Algunas voces que salen de los violentistas y radicales piden mi renuncia, azuzando a la población al caos, desorden y destrozos, a ellos les digo de manera responsable: no voy a renunciar, mi compromiso es con el Perú», dijo Boluarte, en un mensaje al país transmitido por la televisora estatal la noche del viernes.

La dirigente, abogada de 60 años y madre de dos hijos, lamentó el alto costo en vidas humanas causado por los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, y pidió perdón al país.

«No puedo dejar de reiterar mi pesar por las muertes de peruanos en los actos de protestas. Pido perdón por esta situación», agregó en declaraciones reproducidas por la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, rechazó la posibilidad de convocar a una Asamblea Constituyente, una de las demandas de los manifestantes, junto con el cierre del Congreso y el adelanto de las elecciones para este año.

«Fíjense (en) la experiencia del vecino país del sur, Chile, donde el proceso constituyente ha durado varios años y ante el rechazo de la ciudadanía han abierto un nuevo proceso. Eso no se puede realizar de la noche a la mañana», destacó la presidenta.

Las protestas dejaron hasta el momento 42 muertos, 41 civiles y un policía, además del fallecimiento de siete civiles por accidentes de tránsito y hechos vinculados a los bloqueos, de acuerdo al último balance de la Defensoría del Pueblo.

Esta situación generó la renuncia de varios ministros, que ayer a la noche fueron oficialmente reemplazados.

En ese sentido, Boluarte nombró como ministro del Interior a Vicente Romero Fernández, mientras que Luis Alfonso Adrianzén Ojeda asumió el cargo en la cartera de Trabajo, y Nancy Rosalina Tolentino Gamarra será la ministra de Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Estos nuevos ministros reemplazan a Víctor Rojas en Interior, contra quien se había presentado una moción de interpelación para responder sobre las acciones de la Policía en las protestas; a Eduardo García en Trabajo y Grecia Rojas Ortiz en Mujer, quienes dimitieron por la situación de crisis del país.

El Ministerio Público Fiscal indicó que en total abrió ocho investigaciones por las muertes vinculadas a las manifestaciones para determinar las responsabilidades.

Asimismo, precisó que hay 17 causas relacionadas con heridos, 80 para investigar a quienes presuntamente habrían cometido delitos contra la administración pública, disturbios, violencia, resistencia a la autoridad y entorpecimiento al funcionamiento de servicios públicos; así como tres por los ataques a las sedes del Ministerio Público.

La Fiscalía indicó además que «de acuerdo a las primeras indagaciones», las protestas provocaron 531 heridos, de los cuales 355 son civiles y 176 policías, mientras que «se registró la detención de 329 ciudadanos, entre ellos un menor de edad».

Perú vive una ola de protestas desde el 7 de diciembre pasado, cuando Boluarte sucedió a Castillo, destituido por el Congreso horas después de que anunciara el cierre del Legislativo y el establecimiento de un Gobierno de excepción con supresión de garantías constitucionales.

En un intento por aplacar las demandas, en diciembre el Parlamento adelantó los comicios de 2026 a abril de 2024. Pero los manifestantes exigen la salida inmediata de Boluarte y los miembros del Parlamento a través de un adelanto de elecciones generales y, en algunos casos, la libertad de Castillo, detenido en prisión preventiva acusado de rebelión, entre otros delitos.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Presidenta peruana pidió perdón por los muertos en las protestas, pero aseguró que no va a renunciar