Chile impone en toque de queda en las regiones más golpeadas por los incendios forestales

El gobierno de Gabriel Boric busca controlar la seguridad, ya que hubo numerosos robos. También está latente el enfrentamiento entre grupos mapuches radicalizados y las fuerzas de seguridad.

Chile anunció un toque de queda nocturno en las zonas más golpeadas por los incendios forestales en el centro sur del país para evitar robos, mientras una nueva falla en el avión estadounidense Ten Tanker, capaz de descargar 36.000 litros de agua, dificulta la lucha contras las llamas.


La restricción de la circulación, que entrará en vigor a la medianoche del viernes y regirá hasta las 05h00, concierne a 28 municipios en tres regiones en las que el presidente Gabriel Boric declaró el estado de catástrofe: Biobío, Ñuble y La Araucanía.


En La Araucanía, el general Rubén Castillo, jefe militar de esa región, indicó que el toque de queda en 12 municipios implica restricciones en el transporte público «principalmente en la provincia de Malleco».
Esta es una de las zonas más críticas por los enfrentamientos entre grupos radicales mapuches y fuerzas del Estado, en el marco de un conflicto histórico por la reivindicación de tierras de los indígenas.


Boric dijo el miércoles que consideraba «necesario» establecer toques de queda para garantizar la seguridad.


«El presidente Boric ha dicho que tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para entregar las facilidades a brigadistas y bomberos y, por otro lado, la seguridad a las familias, de que no las vamos a dejar solas», dijo el ministro de Desarrollo Social, Giorgio Jackson.


Favorecidos por vientos moderados y fuertes, temperaturas infernales de más de 40ºC y una sequía que se arrastra desde hace 13 años, los incendios forestales siguen en aumento en Chile desde su inicio el 1 de febrero.


Actualmente, de los 323 activos, 90 están siendo combatidos.


Las autoridades subieron las alertas para este jueves y viernes por el riesgo de que los fuegos se extiendan a otras regiones por las altas temperaturas pronosticadas.

Las llamas arrasaron más de 343.000 hectáreas


Las llamas, que dejan al menos 24 muertos y unos 2.196 heridos, han arrasado más de 343.000 hectáreas en las regiones de Ñuble, Biobío, La Araucanía y Maule, una superficie equivalente a un tercio del territorio de Puerto Rico.


La ola de incendios forestales ha destruido completamente 1.205 viviendas y dejado sin hogar a 5.570 personas, según el balance oficial.

La lucha de los bomberos en Santa Juana, al amanecer.


Ivonne Rivas, alcaldesa de Tomé, uno de los municipios en que se dispuso el toque de queda, subrayó a radio Cooperativa la importancia de «darle un poco de tranquilidad a estas familias que lo han pasado pésimamente mal y que aún lo siguen pasando mal».


Desde comienzos de la semana, partidos de oposición, alcaldes y organizaciones como la Corporación Chilena de la Madera (Corma), que reúne a empresas forestales, solicitaron los toques de queda comunales.


Una veintena de personas fueron detenidas por su responsabilidad en el inicio de los incendios.

El gigantesco Ten Tanker en problemas


Más de 5.600 bomberos y brigadistas forestales, con ayuda de contingentes de México, Colombia, España y Argentina, entre otros países, siguen intentando extinguir la ola de incendios.


El DC-10 Ten Tanker, la aeronave estadounidense para combatir incendios capaz de descargar 36.000 litros de agua, volvió a presentar problemas el jueves, luego de que retomara sus operaciones tras una falla mecánica anterior.


El avión, el más grande de su tipo disponible, llegó a Chile el lunes y comenzó a actuar ese mismo día. Un desperfecto en una válvula en su motor lo dejó fuera de funcionamiento la tarde del martes. Se esperaba que pudiese volver a funcionar recién el sábado.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios