Preocupación de vecinos por un proyecto residencial de lujo que afectaría el lago Gutiérrez

Empezaron los trabajos para reconvertir la vieja hostería El Retorno en un complejo turístico de alta gama.

Los primeros trabajos desplegados en el terreno para reconvertir la vieja hostería El Retorno en un complejo turístico de alta gama pusieron en alerta a los vecinos de Villa Los Coihues, quienes manifestaron su preocupación por el volumen del proyecto y su impacto sobre el lago Gutiérrez.

También se quejaron por “la no información y la desatención de los requerimientos de la comunidad” por parte del gobierno municipal, al que enviaron varias notas de consulta por el tema -incluido un pedido de reunión con el intendente Gustavo Gennuso-, sin obtener las respuestas esperadas.

La tradicional hostería ubicada sobre el ingreso a Los Coihues (a unos 15 kilómetros del centro de Bariloche) está cerrada desde hace casi una década y debido a la falta de cerco y de cuidadores quedó reducida a escombros por el saqueo continuado de sus artefactos, aberturas, pisos y techos. El inmueble fue adquirido tiempo atrás por el empresario Cristóbal López y en la actualidad estaría en pleno proceso reconversión, bajo la denominación “Terrazas del Gutiérrez”.

La comisión de Ambiente y Hábitat de la junta vecinal de Los Coihues informó que ya hubo en el predio apeo de árboles y movimientos de suelo “que preanuncian desde principios de año una megaobra”.

La firma Toribio de Achával Propiedades muestra en su página web el desarrollo de un futuro edificio en cuatro plantas bajo la denominación Terrazas del Gutiérrez y ofrece la posibilidad de invertir en departamentos de dos dormitorios “con dependencia”, entre otras opciones alojativas, en un complejo que incluirá “piscina climatizada, cubierta y descubierta”.

A partir de lo informado por esa publicación los vecinos de Los Coihues concluyeron que el complejo de “residencias premium” junto al Gutiérrez abarcará “6 módulos de cuatro plantas (cuando el edificio original tiene 3 plantas) y 48 residencias de dos dormitorios”, con lo cual “puede estimarse que comprende unas 200 camas”.

Señalaron que desde febrero enviaron varias notas al municipio para solicitar informes. En abril les comunicaron desde la administración Gennuso que “solo había consultas informales” de los presuntos inversores y “ninguna información para compartir”.

Mientras que en agosto la respuesta fue que el proyecto estaba en evaluación “y la obra sin ninguna aprobación”. Al mes siguiente, y ante el avance visible de los trabajos, pidieron una reunión con el intendente. Nunca recibieron respuesta.

En opinión de la junta vecinal, uno de los aspectos preocupantes es “la viabilidad ambiental” del emprendimiento, dado que “la experiencia previa de la hostería El Retorno y su antecesora hostería Los Coihues ya mostraban que el predio costero soporta una cantidad limitada de efluentes cloacales”.

Señalaron que un eventual colapso en el sistema de saneamiento de Terrazas del Gutiérrez “afectaría las condiciones ambientales del predio y también el lago y el arroyo Gutiérrez, su flora y fauna y a la comunidad de Los Coihues, que toma el agua de allí”.

Uno de los integrantes de la comisión vecinal abocada al tema, Mauro Cesetti, dijo que los criterios con los que parece manejarse el municipio en este caso “son los que regían en el siglo pasado”, es decir sin espacio alguno para la participación ciudadana. Ellos consideran que “puede haber un emprendimiento turístico en el lugar, pero que sea acorde con el nuevo modelo de desarrollo, en el que van a ganar plata también”.

Cuestionó el silencio municipal y se preguntó “si el proyecto está buenísimo ¿por qué no lo cuentan?”. La empresa constructora tampoco contribuye a llevar claridad sobre el tema porque en el predio no hay siquiera un cartel de obra, según dijo Cesetti.

Habilitación parcial

El secretario de Ambiente y Desarrollo Urbano del municipio, Claudio Otano, aeguró que “una parte del proyecto está aprobada porque cumple la normativa” y otra parte deberá ir a “rango III” (según la nomenclatura del código urbano), es decir que necesitará más consultas profesionales, el llamado a audiencia pública y el aval de una ordenanza.

Consultado por este medio, Otano informó que el proyecto de Terrazas del Gutiérrez ingresó a su secretaría el 7 de diciembre de 2022 “y pasó por todas las áreas técnicas de planta municipal, quienes fueron haciendo correcciones y observaciones, que se fueron cumpliendo para validar la normativa vigente, entre ellas la cuestión ambiental, la cual tuvo una celosa mirada”.

Sobre la ausencia de cartel de obra, admitió que sería una irregularidad y prometió enviar a un inspector para comprobarlo.

Según la junta vecinal de Los Coihues, las señales de alarma en el barrio se generalizaron al comprobar el avance de los trabajos en la costa del lago “sin autorización municipal ni licencia social”.

Señalaron que la reticencia de los funcionarios a dar explicaciones amplias sobre el tema “despiertan preocupación” sobre el rol del Estado municipal a la hora de “contribuir al desarrollo económico local sustentable y socialmente responsable”, como les impone la Carta Orgánica.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios