Neuquén: Confluencia, un barrio acosado por las bandas

Los vecinos dicen que no son más de 20 los conflictivos. Piden que se tomen medidas desde el Estado.



#

Irónico: el mensaje de convivencia del cartel de la plaza contrasta con la huella de los impactos de bala que exhibe.

NEUQUÉN

NEUQUÉN (AN).- “Vivimos presos de estos grupos que se tirotean en la calle a cualquier hora”. Así sintetizan los vecinos del sector Los Pumas del barrio Confluencia la situación que desde hace un mes viven casi a diario.

Transitando al sur de la calle Chocón por Paimún, el estado de la calle es posiblemente la mejor síntesis del estado del sector Los Pumas.

A la basura acumulada se suman restos de cubiertas quemadas por una protesta que sigue latente y la deformación de la línea recta que tenía la calle podría interpretarse como el arribo a un barrio en el que las reglas se imponen día a día, y por la fuerza.

“El barrio estaba más o menos tranquilo hasta el día anterior al inicio del juicio por el homicidio de José Oyarzo Lara, cuando le tirotearon el auto a un testigo y empezaron a apretar a otros para que no declaren”, dijeron desde la policía.

La intimidación en cuestión ocurrió el 24 de agosto pasado y fue denunciada ese mismo día. Pero allí no quedaron los enfrentamientos entre los dos bandos, sino que por el contrario se incrementaron y por ellos ya se cuentan heridos de bala, viviendas quemadas y ataques con molotov.

Desde la Fiscalía de Actuación Genérica se contabiliza que en apenas diez días un joven de 19 años, cuyo hermano fue condenado por el homicidio de un allegado a la familia Oyarzo Lara, fue herido de bala en dos ocasiones.

“Primero le dieron un disparo en un pie que habrían hecho desde una ventana y a los diez días le dispararon cuando iba por la calle, en el muslo izquierdo”, revelaron las fuentes.

“Acá a cualquier hora se empiezan a correr por las calles a los tiros”, contó ayer un vecino.

Ora mujer relató que este miércoles “venía con mis hijos de la escuela cuando el colectivero nos hizo bajar en la calle Chocón. Dijo que no iba a seguir el recorrido por la inseguridad y cuando bajamos quedamos en el medio de una persecución a los tiros”.

Añadió que “agarré a mis hijos y me quedé como congelada porque nos pasó al lado un pibe, que no tendría más de 12 años, con dos armas, disparándole a otro. Por suerte un vecino nos refugió en su casa”.

El mismo día una vivienda ubicada en la calle Las Grutas fue incendiada con una molotov.

En la noche del jueves se intentó quemar otras dos viviendas vinculadas a las familias conflictivas.

En el barrio todos saben quiénes integran los dos bandos, que vienen enfrentándose desde hace años. En 2013 al estadística registró 70 intervenciones policiales por incidentes y se llegó al triste saldo de tres víctimas fatales.

“Se dicen el lado de los Oyarzo Lara y el de los Morales, pero hay más familias involucradas”, contaron desde la policía. El vecinalista Luciano Montecino dijo: “en Los Pumas viven 3.000 personas y las que generan caos no son más de 20”.


Comentarios


Neuquén: Confluencia, un barrio acosado por las bandas