Explosión en la escuela de Aguada San Roque: “No se veía nada, el humo no nos dejaba hacer mucho”

Pablo Moyano y su testimonio del momento en que la tranquilidad del pueblo se vio atravesada por un estruendo.




La tranquilidad de un pueblo de aproximadamente 300 habitantes, que se ubica a pocos kilómetros de Vaca Muerta y que no es petrolero sino agrícola ganadero, se vio ayer conmocionada con la explosión en una escuela que dejó dos operarios fallecidos y una docente en grave estado.


Las primeras horas de la siesta en Aguada San Roque se vio atravesada por un estruendo nunca antes escuchado.
Inmediatamente salió todo el pueblo a la calle. Los vecinos se acercaron a la escuela con tachos con agua y mangueras para apagar las llamas. Pero había una gran confusión, nadie entendía qué estaba pasando”, contó Pablo Moyano, que vive frente a la escuela albergue y trabaja allí.

Las primeras imágenes quedarán en su retina. “Había mucho humo, no se veía nada a metros. El humo no nos dejaba hacer mucho. Pero aún así vi a un maestro salir corriendo, lo primero que hicimos fue cerrar las llaves del zepelín de gas ”, agregó el vecino del pueblo.

Cuando las dotaciones de bomberos lograron extinguir las primeras llamas, los habitantes del pueblo comenzaron a tomar magnitud de la tragedia. “Estamos consternados, hay mucha tristeza”, contó Moyano, quien confirmó que al momento de la explosión no había niños ni niñas en el establecimiento. “Un grupo de chicos estuvo a la mañana pero al mediodía ya se habían ido”, dijo.

Aguada San Roque está a 165 kilómetros de Neuquén capital y a 65 de Añelo.
La principal actividad económica de sus pobladores es la cría de ganado ovino y caprino. Los crianceros están asociados a la Asociacion de Fomento Rural.


Comentarios


Explosión en la escuela de Aguada San Roque: “No se veía nada, el humo no nos dejaba hacer mucho”