Black Friday en RÍO NEGRO: una oportunidad para leer sin límites. Suscribite

Nosotros y las mascotas: cómo trabajar el desapego poscuarentena

Luego de tanto tiempo en casa a partir de la cuarentena por el coronavirus, los animales se acostumbraron a una excesiva presencia de las personas con las que comparten sus vidas.




Después de todos estos días de aislamiento trabajando desde casa, nuestros perros se acostumbraron a nuestra permanencia en el hogar. Se acostumbraron a “vernos” todo el tiempo.
Ahora es un buen momento para “trabajar el desapego” evitando en el animal un sufrimiento emocional innecesario que después devenga en conductas inapropiadas.
Desde la educación dada al animal, según la adiestradora canina Carla Barrionuevo, de Allen, este tiempo es importante para trabajar la “desensibilización de su cuerpo” y lograr que se deje acariciar, y el día de mañana se traduzca en que podamos curarle una herida ó disfrutar cepillarlo, bañarlo, etc.

El respeto al líder debe ser claro a través de la contención y educación que le damos”.

Carla Barrionuevo, adiestradora canina de Allen.


Pero también hay que saber “no estar” con nuestros animales; desde la educación y el adiestramiento se puede trabajar “el desapego”, explica la experta.
Cuando dos lobos se separan y se vuelven a reunir, el lobo subordinado rinde reverencia a su líder, pero éste lo ignora. Traducido a la enseñanza y adiestramiento de los perros es el “respeto al líder”, enfatiza la educadora canina.
Ahora bien, esto no quiere decir no interactuar más” con nuestros animales, sino que de lo que se trata es de hacerlo cuando nosotros lo determinemos actuando como líderes -en referencia al ejemplo de los lobos- ante cualquier situación que se presente, comenta la profesional consultada por este diario.
El consejo de Barrionuevo es que, ante demandas de cariño y de atención, la respuesta es ignorar dicha demanda. Y luego, cuando estén calmados y tranquilos, acudir a ellos y darles nuestras caricias. Es una tarea que cuesta, reconoce la adiestradora, pero nuestros perros estarán más pendiente de nosotros y nos respetarán.


Claro que esto no es tan sencillo: así como nosotros queremos que respeten nuestro espacio y que no estén tan encima nuestro, también debemos respetar el espacio del animal y permitir que tenga su tiempo a solas.
Este espacio debe ser su lugar donde coma y tome agua; también debería ser utilizado para cuando se queda solo.
Como mecanismo para educar a nuestro perro, podemos dejar sus juguetes para que no rompa otros objetos y esparcir alimento tipo gallinero para que pase tiempo buscándolo.
Otra opción sería dejarle algún juguete interactivo para que se entretenga, es decir ese espacio que es “su lugar” debe ser una especie de parque de diversiones y no simplemente un espacio en el que está solo.
Entonces, “en esta cuarentena debemos estar y no estar con nuestras mascotas, dejar que este con nosotros a la vez que propiciar que también este en su espacio y hacer del mismo su lugar”, concluyó Carla Barrionuevo.


Tips y juegos para "separarnos" de ellos

Los animales junto con las personas se van adaptando a estar más tiempo juntos y es ahí cuando se leen conductas que antes pasaban desapercibida por nosotros.

Compartir un momento para jugar, realizar ejercicios mentales como explorar, practicar ejercicios como sit, echado, quieto, etc.

Enseñarle a esperar para comer, salir a pasear, salir al patio, entrar a casa. Potenciar el vínculo ejercitando su parte física y mental.

El afecto, cuidado y contención es fundamental.

Brindarle un espacio de bienestar: premio, caricias, que cuando acuda a nuestro llamado premiemos con un “Bien!” con un tono ameno y agradable.

Felicitar la acción cuando hace algo bien y lo podamos invitar al sillón cuando nosotros dispongamos y que se baje cuando se lo solicitemos.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Nosotros y las mascotas: cómo trabajar el desapego poscuarentena