Nueva promesa de liquidación de la empresa Sapse

A 16 años de su cierre la provincia estima que durante 2015 finalizarán los trámites para el posterior remate de rezagos.



1
#

2
#

Cinco naves en lamentable estado se encuentran en el aeropuerto Castello. (Fotos: Archivo/Marcelo Ochoa)

Servicios Aéreos Patagónicos

La gestión Weretilneck estima que dentro de este año podría mandar a liquidar a la deshilachada empresa Servicios Aéreos Patagónicos (Sapse), cuyo certificado de defunción lo firmó el extinto gobernador Pablo Verani en 1999 y nunca se cumplió hasta el momento.

“Nos dejaron una mochila llena de piedras y papeles había pocos”, reflexionó ante DeViedma, el ministro de Economía, Alejandro Palmieri; en relación al farragoso proceso que están llevando a cabo para sacarse ese pasivo de encima.

Aun así, calculó que “en algunos meses se podría terminar” con los trámites, a la vez que advirtió que si bien “alguien tenía la fantasía, se debe desistir de reflotarla”.

En diciembre pasado, se inició un nuevo procedimiento cuando se realizó en el hangar del aeropuerto “Gobernador Castello” de esta capital un registro y constatación del patrimonio con vistas a su efectiva liquidación en 2015. En diciembre de 2012, el entonces ministro de Obras Públicas, Fernando Vaca Narvaja, había realizado una visita similar que terminó en nada.

Por instrucciones del gobernador Alberto Weretilneck, desde el Ministerio de Gobierno se decidió colaborar para un cese definitivo, de manera que el Estado no tenga que seguir asumiendo algún tipo de erogación por una empresa inexistente.

Actualmente se registran en el hangar cinco aeronaves, un Turbo Commander, un Cessna 402 A y tres Metro III, que evidencian un importante estado de abandono, deterioro y falta de partes, más un número importante de repuestos, nuevos y usados, y otros bienes, que han sido registrados y fotografiados.

La última etapa tendiente a la liquidación consiste en cerrar financieramente las acreencias de la empresa, minimizando el costo dinerario subyacente.

Según Palmieri, ya no hay deudas impositivas -que al parecer se reconocieron durante la administración Saiz- y el único pasivo que se ha constatado es un viejo compromiso incumplido por 500.000 pesos en concepto de derechos aeroportuarios con la Fuerza Aérea Argentina. No obstante, aclaró que en los próximos días se publicarán una serie de edictos para que alguien se presente si existe alguna acreencia, y luego iniciar los trámites de remate del rezago. El ministro indicó que buscarán asesoramiento en la Provincia de Buenos Aires para avanzar en la sucesión de venta de rezagos.

Otras fuentes oficiales señalaron a este medio que entre el inventario de 2009, y el que se realizó recientemente, “habría diferencias” por cuanto estarían faltando piezas en el marco de un desguace que sufrieron los equipos aéreos.

Durante las visitas se evaluó la posibilidad de tratar de por lo menos armar un avión sanitario con el equipamiento disponible pero quedó desechado que el Cessna 402 (ocho plazas sin presurizar) incorporado durante la administración Requeijo costaría 300.000 dólares ponerlo en funcionamiento cuando un leasing rondaría en los 350.000 dólares.

DeViedma


Temas

Viedma

Comentarios


Nueva promesa de liquidación de la empresa Sapse