Nuevo hábeas corpus por hacinamiento en el penal de Bariloche

El juez Lozada pidió información sobre el avance obras para saber cuándo quedará habilitado en pabellón 2. Constató “nuevos déficits” en el alojamiento de internos.

JUDICIALES

El incremento de la población del penal 3 de Bariloche, que ya cuenta con 93 internos, empeoró la condiciones de hacinamiento en el edificio que mantiene cerrado uno de sus pabellones por las obras de mejoramiento iniciadas por la Provincia.

La situación mereció una nueva observación del juzgado de Instrucción 2 que inició la tramitación de un nuevo hábeas corpus para exigir que se agilicen las posibles soluciones. El juez Martín Lozada realizó una inspección ocular este jueves en la que constató “la existencia de nuevos déficits, que se agregan a los pre-existentes” y que en muchos casos “obligan a los detenidos a permanecer alojados en el interior de celdas de mínimas dimensiones que apenas permiten su movilidad y circulación”.

El juez recordó las medidas dictadas ordenando mejoras urgentes y destacó que “casi un año y medio después de dicha sentencia incumplida por la autoridad penitenciaria, existe un número mucho mayor de internos alojados en un área que resulta sustancialmente menor”.

El magistrado elevó un pedido de informe a la Secretaría de Seguridad y Justicia para que precise “en forma urgente” la fecha de terminación de las obras de mejora del pabellón 2 y la fecha en que “resultará susceptible de ser habitado por los internos de la unidad”.

La inspección y la nueva medida cautelar se produce en medio del debate abierto por el proyecto de la cárcel federal y las declaraciones del gobernador vinculadas a la imposibilidad de la provincia de solventar la construcción de un nuevo edificio para el penal penal provincial.

Entre las irregularidades observadas, Lozada destacó que “en la celda 2 habitan cinco internos que permanecen encerrados en su interior durante 22 horas al día, en una superficie para moverse y circular de menos de un metro cuadrado por persona”.

El edificio del penal tiene capacidad para alojar a 60 internos en condiciones dignas de privación de la libertad, pero en la actualidad aloja actualmente a 93 detenidos pese a contar con un pabellón completo inhabilitado por obras.

Lozada sostuvo que “al día de la fecha no solamente se ha superado con creces eses número, sino que, debido a las tareas de obra y refacción que se llevan allí a cabo, una parte sustancial del establecimiento se encuentra fuera de uso”.

Al respecto, afirmó que el “cuadro al que aquí se alude denota una realidad insoslayable: las condiciones de alojamiento de esas 93 personas agravian no sólo la legislación en vigencia, sino que además repudian el más básico sentido de la dignidad humana”.

Recordó que las obras de refacción del pabellón 2 comenzaron en noviembre de 2013 y debieron terminar en marzo pero a la fecha continúan y podrían prolongarse hasta mediados del próximo mes de julio.

DeBariloche.-


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora