Obama buscó llevar calma a un país en vilo





Escena

WASHINGTON (AP/AFP/DPA).- Las imágenes de humo y caos volvieron a conmocionar ayer a los estadounidenses, que tienen fresco aún el recuerdo de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington. Al menos 26.000 personas participaban en la carrera de Boston, la más antigua de Estados Unidos, cuando se desató el caos. Tras los estallidos casi simultáneos, las televisiones mostraron escenas de sangre en las aceras y calles llenas de escombros, equipos de socorro y camillas. Un denso humo se elevó desde el lugar de las explosiones, y se desplazó entre las banderas que flanquean la ruta de uno de los maratones más antiguos y prestigiosos del mundo. Trabajadores del maratón llevaban a una mujer, que no parecía ser una corredora, con la pierna ensangrentada a un área médica . Cherie Falgoust esperaba a su esposo, quien competía en el maratón. “Estaba esperando a mi esposo en cualquier momento’’, dijo. “No sé qué es este edificio… sólo explotó. Se oyó un gran estallido y luego había vidrios en todas partes. Algo en mi cabeza. No sé qué era. Nada más me agaché’’. Hemos visto a gente a la que les volaron las piernas”, relató Mark Hagopian, propietario del Hotel Mark, situado cerca de la línea de meta del maratón. Otro hombre contaba a la cadena CNN que una de las deflagraciones fue tan fuerte que creyó que su cabeza “iba a estallar. Había mucho polvo, humo, vidrios”, afirmó, relatando igualmente que vio a varias personas “gravemente heridas”. “Cuando las escuchamos, todo el mundo se miró y se quedó mudo, y en minutos llegó la policía”, afirmó. “Hay miembros humanos, restos de cuerpos”, afirmó Zara Bielkus, testigo de 30 años originaria de Boston. Algunos heridos fueron tratados en el lugar, pero a mayoría fueron rápidamente trasladados a los hospitales de la ciudad. El presidente Barack Obama exhortó a una nerviosa nación a evitar llegar a conclusiones sobre las explosiones de ayer en el maratón de Boston . El presidente dijo que el gobierno de Estados Unidos reforzaría la seguridad en todo el país “como sea necesario’’ pero no indicó si consideran que el incidente forma parte de una conspiración mayor. Obama mostró cautela en sus declaraciones, pero prometió dar con los responsables. (Ver nota central)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Obama buscó llevar calma a un país en vilo