Opinión publicada

Te invitamos a leer los artículos de Joaquín Morales Solá “El temor a una nueva embestida se deja ver” en La Nación y de Daniel Montamat “El peligro del divorcio entre petróleo y desarrollo” en Clarín.



ARGENTINA

Joaquín Morales Solá advierte, en La Nación, que “lo que sobresale del clima palpable en la Corte es la preocupación generalizada por una nueva embestida del Gobierno para tomar el control de la Justicia. Nadie espera candidatos razonables de la administración de Cristina Kirchner, y todos aspiran a que los futuros jueces supremos del país sean designados por el gobierno que accederá al poder el 10 diciembre de 2015”. Añade: “Los candidatos oficialistas que se conocieron para jueces de la Corte no dejan dudas de que se busca militancia y no solvencia jurídica. Se mencionan al secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini; a la jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, y al camarista Alejandro Slokar, integrante de Justicia Legítima”.

Leer nota completa acá

El exsecretario de Energía, Daniel Montamat, alerta en Clarín sobre “el peligro del divorcio entre petróleo y desarrollo”. Asegura que “la Argentina del presente, fuera del mundo y sin acceso al mercado de capitales, no tiene posibilidades de desarrollar nuevas reservas de hidrocarburos ni de revertir la curva de declinación productiva”. Pero “la Argentina que viene tendrá como prioridad revertir el déficit energético y desarrollar el potencial de recursos convencionales y no convencionales”. Resalta que “la inversión energética se calcula en alrededor de 20.000 millones de dólares por año si el país se propone superar el déficit energético creciente al que condujo el populismo económico de estos años y acompañar una tasa de crecimiento promedio de un 3/4% del producto”. Sin embargo, “no hay posibilidad de que esos recursos salgan de las arcas públicas (que están en rojo), ni del ahorro doméstico (que financia una tasa de inversión insuficiente de un 20% del producto). Los recursos –señala- deben provenir del flujo de caja de las empresas productoras de petróleo y gas, de la inversión externa directa y del financiamiento internacional”. Insta Montamat a “llevar adelante una política racional de largo plazo. Como parte de ella, YPF debe ser competitiva adentro para ser una nave insignia hacia la región y el mundo. Así se accederá a roles más protagónicos en la cadena de valor global y se crearán más puestos de trabajo”.

Leer nota completa acá


Comentarios


Opinión publicada