Para prevenir desbordes, Duhalde confía en Gendarmería

El gobierno decidió apoyarse en la Gendarmería para prevenir desbordes sociales. Las hipótesis de conflictos fueron elaboradas por servicios de inteligencia que ven escenarios violentos. Los cordones más pobres y sabotajes en compañías petroleras son algunos de ellos.

El gobierno nacional decidió apoyarse en la Gendarmería para prevenir posibles desborde ociales.

Las hipótesis de conflictos fueron elaboradas por servicios de inteligencia de esa misma fuerza que plantean varios escenarios complicados y violentos.

Los informes anticipan inconvenientes en cordones de máxima pobreza, como así también la chance de algún sabotaje en dependencias de compañías petroleras que operan en la Patagonia. Se trabajó en un caso puntual detectado en Río Grande.

Verdad o especulación, lo cierto es que los escritos del comandante Hugo Miranda son los más considerados por funcionarios de la Casa Rosada.

El secretario de Seguridad, Juan José Alvarez, convenció al presidente Duhalde, sobre la necesidad de instrumentar una política de acercamiento con la Gendarmería, garantizando así un aliado para el caso de que surjan disturbios de gravedad que afecten a los bienes y a las personas.

Según pudo determinar esta agencia, el análisis que hicieron en el entorno del Presidente es que»no se puede confiar en las demás fuerzas sobre la efectividad represiva». Voceros de las FF.AA. hicieron saber que solo se involucrarían en tareas para mantener el orden en una situación de guerra civil.

Por su parte , la policía está sumergida en una fuerte interna. Sobre la Federal pesan duros cuestionamientos a raíz de la ineficaz y sangrienta represión el 20 de diciembre. Su ex jefe detenido, el comisario Santos, es una herida abierta que dejó marcas aleccionadoras.¿Podría dormir tranquilo Duhalde si se produce una protesta en su contra en Plaza de Mayo y debe intervenir la Federal?, se plantean

A la vez , la bonaerense le trae un mal recuerdo a Duhalde, sobre todo a partir del asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas.

La relación privilegiada con la Gendarmería se vio patente cuando el Presidente le dio en los últimas semanas funciones de control urbano: la custodia en los trenes y la seguridad portuaria.

La primera tarea le significa a los efectivos cuya función primordial es recorrer las fronteras nacionales, un ingreso anual de dos millones que paga el Holding privado Ferrocarriles Metropolitanos.

El recelo de la policía no se hizo esperar: la institución reclamó una vieja deuda que esta empresa mantiene por unos 10 millones de pesos.

Un comisario del área transportes, que pidió mantener el anonimato, remarcó ante «Río Negro» el cariz que van tomando las diferencias: «Nos quitaron un negocio que lo veníamos manejando bien. Ahora faltaría que nos corran de los bancos o de los estadios de fútbol».

El alto funcionario policial se refirió de esta manera a la puja por los fondos de los servicios conocidos como «adicionales «, que permiten a los organismos de seguridad públicos palear los magros presupuestos institucionales.

Esa no es la única «pica» que hay entre las fuerzas. La Prefectura pelea con la Gendarmería en las zonas portuarias, cuerpo a cuerpo, el manejo de la seguridad.

Los niveles de «distracción» de la Gendarmería provocaron una queja a grito pelado del Director de Aduanas, Mario Das Neves. Este funcionario interpretó que los hombres de Miranda deberían concentrarse en las zonas calientes de la frontera.

En Neuquén la Policía sigue custodiando

NEUQUEN (AN).- La policía provincial mantiene la custodia permanente de la mayoría de los supermercados de esta ciudad, con refuerzos especiales en la zona oeste donde no se han producido incidentes en las últimas 48 horas.

«Está todo tranquilo, se mantienen las actividades durante todo el fin de semana largo, todo de acuerdo a lo planificado», afirmó ayer a la tarde el jefe de la policía provincial, Juan Carlos Lezcano en diálogo con este diario.

En los barrios San Lorenzo y Gregorio Alvarez, la Policía está especialmente preparada para enfrentar cualquier intento de saqueo, una posibilidad que el miércoles estuvo a punto de concretarse. «Salvo algunas piedras que no sabíamos de dónde venían no tuvimos problemas en las últimas horas», explicó Lezcano sobre las escaramuzas que se mantuvieron hasta las primeras horas del jueves.

Tras los incidentes del miércoles, además de utilizar nuevas tácticas para reprimir, la Policía montó un operativo con custodias especiales de 24 horas, donde a los grupos de choque se suman uniformados de calle. Con temor a que se repitan los saqueos como en diciembre, donde sucumbieron una decena de sucursales, muchos empleados de la cadena Topsy-Bomba permanecieron dentro de los locales junto a la Policía. Lezcano dijo que por ahora se mantendrá la custodia hasta el lunes inclusive, pero no se sabe qué pasará una vez que finalice este fin de semana particularmente largo.

El gobierno está conforme con la actuación policial y especula con que la efervescencia social que se produjo en las vísperas de semana santa terminará extinguida con el feriado del lunes. La acción policial en barrio San Lorenzo ha recibido la mar de críticas por los vecinos de ese sector, mucho de los cuáles sufrieron las consecuencias de la copiosa descarga de bombas de gases lacrimógenos. El concejal del Movimiento Popular Neuquino, Bernardo Vega, que vive en el barrio San Lorenzo, dijo que «la Policía se vio obligada a actuar porque dejar avanzar a los manifestantes significaba ir inevitablemente al caos». Vega tiene sospechas de que los intentos de saqueo pudieron estar organizados . Vega admitió, no obstante, que en el barrio «cada vez hay más necesidades» y que «cada día se hace más difícil vivir: los planes de asistencia no alcanzan y no tenemos la suficiente contención para los jóvenes».

Siguen los saqueos en distintos puntos del país

Por segunda noche consecutiva en vísperas de la Semana Santa volvieron a registrarse saqueos, esta vez en un depósito de colchones de la Municipalidad de Lomas de Zamora, en un supermercado de Santiago del Estero y en Tucumán, donde unas cien personas fueron reprimidas cuando cargaban mercadería en un depósito de azúcar.

En tanto, momentos de tensión se vivían en Córdoba, donde unos 300 vecinos del barrio Villa El Libertador reclamaban comida frente a un supermercado y ante la negativa del propietario a entregarles alimentos, amenazaban con saquearlo.

«No queremos saquear el lugar, sólo queremos comida, tenemos hambre», dijo una representante de los vecinos, y recalcó además que el Gobierno de la provincia a través del Ministerio de la Solidaridad les había prometido unas 100 cajas con comida para toda la zona sur de esa barriada.

Los nuevos saqueos se produjeron ayer en un depósito de colchones perteneciente a la Municipalidad de Lomas de Zamora, partido de donde es el presidente Duhalde, donde medio centenar de vecinos del barrio Parque Barón irrumpió tras forzar con un camión el portón de entrada y se llevó cerca de 200 colchones.

En la Jefatura de Policía de Lomas se informó que el hecho ocurrió alrededor de las 21.30 en el depósito ubicado en la calle Iparraguirre 655, en la localidad de Parque Barón, que ya había sido saqueado en otras oportunidades. Durante los episodios no se registraron víctimas ni detenidos.

En tanto, alrededor de 40 personas, entre ellos mujeres y niños, saquearon un supermercado de la ciudad de Frías, en el departamento Choya, a 150 kilómetros de la capital de Santiago del Estero, informó hoy la policía.

Los saqueadores ingresaron a última hora en el supermercado San Miguel, propiedad de Miguel Saleme, ubicado en la calle Entre Ríos, de Frías.

El hecho se produjo cuando el grupo de gente arremetió «a pedradas» contra la amplia vidriera del supermercado, a la que la destruyeron por completo. Así, ingresaron entre los restos de vidrios y comenzaron a saquear góndolas, para apoderarse del total de la mercadería que se hallaba para la venta. Cuando la policía se hizo presente en el supermercado se produjeron corridas por las calles cercanas al comercio y se escucharon varios disparos de balas de goma, aunque no hubo detenciones ni heridos.

En Tucumán, en tanto, fuertes incidentes se produjeron entre la policía y un centenar de personas que saqueó un depósito de azúcar de la capital, cuando en medio de otro intento de saqueo los manifestantes fueron reprimidos. (DyN)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios