París en alerta roja por temor a la violencia juvenil el fin de semana

La policía detectó mensajes en internet y en celulares llamando a nuevos disturbios.

PARIS (AFP/AP).- La policía francesa se encontraba el viernes en estado de «alerta roja» y prohibió reuniones públicas entre el sábado y el domingo en París para evitar que la ola de violencia se traslade al corazón de la capital francesa.

En tanto, unas 300 personas participaron este viernes en una concentración en el centro de París organizada por iniciativa de un colectivo que pide al gobierno francés «una escucha fuerte y sincera» de los habitantes de los barrios periféricos, «relegados a ciudadanos de segunda zona».

Después de dos semanas de disturbios en los suburbios parisinos y varias importantes ciudades del interior del país, la policía detectó en las últimas 48 horas un intenso tráfico de mensajes telefónicos y a través de internet incitando a organizar acciones violentas en la capital, que hasta ahora había permanecido al margen de las protestas.

Después de dos semanas de disturbios en los suburbios parisinos y varias importantes ciudades del interior del país, la policía detectó en las últimas 48 horas un intenso tráfico de mensajes telefónicos y a través de internet incitando a organizar acciones violentas en la capital, que hasta ahora había permanecido al margen de las protestas.

«Mensajes difundidos desde hace días por internet y SMS (teléfono móvil) convocaron el 12 de noviembre a reuniones en París y a acciones violentas según los términos de sus autores», dijo la prefectura de policía en un comunicado.

La prohibición regirá desde las 10 de la mañana de hoy a las 8 de la mañana de mañana, hora local.

Las autoridades prohibieron también la venta de combustible en pequeñas cantidades o en bidones para impedir la fabricación de cócteles Molotov, utilizados por los protagonistas de los disturbios para incendiar vehículos.

Si bien el jueves se registró una sensible disminución de la violencia por tercera noche consecutiva, las autoridades desplegaron un imponente dispositivo de seguridad alrededor del Arco de Triunfo, donde se celebraron ayer las ceremonias conmemorativas del armisticio del 11 de noviembre de 1918, que puso término a la Primera Guerra Mundial.

Durante los actos, en presencia del presidente francés Jacques Chirac y del primer ministro Dominique de Villepin, no se registró ningún incidente.

Por otra parte, la asociación Respeto a los Suburbios, que reúne a unas 155 agrupaciones, organizó una reunión en el Muro de la Paz del Campo de Marte -a los pies de la Torre Eiffel- que contó con la presencia de 300 personas.

Estas pidieron «el cese de la violencia inmediatamente» y que las autoridades «escuchen» a los habitantes de los

barrios populares, en particular a los jóvenes.

Desde temprano, 3.000 policías y fuerzas antidisturbios comenzaron a patrullar en las inmediaciones del Arco de Triunfo y de los Campos Elíseos, la gran avenida comercial frecuentada por turistas.

Toda esa zona se encuentra a escasa distancia de los suburbios donde el 27 de octubre comenzó la ola de violencia, que sólo en la región de París dejó un saldo de 4.600 vehículos incendiados, 1.250 detenciones, un centenar de condenas y unos 240 millones de dólares en daños materiales.

En total, el despliegue de seguridad movilizó 12.000 efectivos de las diferentes fuerzas en todo el país, según un responsable policial.

Esa serie de medidas muestra que las autoridades no confían en el descenso de los niveles de violencia registrados en los tres últimos días como consecuencia -aparente- del estado de emergencia adoptado el miércoles y la instauración del toque de queda para menores de 16 años en algunos municipios. Pese a todo, hubo ayer 463 vehículos calcinados en todo el paí La calma relativa puede deberse en parte al impacto que tuvo la decisión del ministerio del Interior de suspender a ocho policías por su responsabilidad en la agresión a un joven.

Padres sin control

CLICHY-SOUS-BOIS, París (AP).- Luego de varias noches de violencia en diferentes partes de Francia, donde menores de hasta 10 años de edad lanzaron cócteles molotov e incendiaron vehículos, muchas personas se han preguntado: ¿Dónde estaban los padres? Los disturbios en urbanizaciones pobres, donde la mayoría de los residentes son inmigrantes de países africanos, subraya no sólo las tensiones en la sociedad francesa sino también problemas en los hogares donde gran parte de los alborotadores han crecido.

Muchos padres tienen problemas para llegar a fin de mes, y eso les deja poco tiempo para lidiar con sus hijos. Con frecuencia, apenas si pueden comunicarse con ellos.

Muchos padres no son ciudadanos franceses y nunca aprendieron a hablar francés, en tanto sus vástagos ignoran el idioma de sus ancestros. Algunos padres han llegado a culpar de los motines recientes a una ley francesa que prohíbe golpear a los niños. Eso, dicen, les impide ejercer el control .

El gobierno quiere que los padres sean más responsables. Pero grupos de asistencia se preguntan si los padres saben realmente en qué pasan el tiempo sus hijos. Fatna, una inmigrante argelina que aceptó hablar a condición de que no divulgaran su apellido, insiste en la inocencia de su hijo de 21 años, condenado a dos meses de cárcel por los disturbios.

«La vida es muy difícil aquí», dijo Fatna en árabe. Ella, al igual que su esposo, son analfabetos, y no hablan francés pese a haber vivido en el país durante más de un cuarto de siglo. No se preocupó cuando Khaled no regresó en la noche a su hogar, creyendo que se había quedado en la casa de su hermana.

Nota asociada: ANALISIS : Otro golpe a la economía

Nota asociada: ANALISIS : Otro golpe a la economía


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios