Patricia Parra: la historia que no debió ser contada

Tres de sus hijas, en medio del dolor, reconstruyeron la historia de su mamá, asesinada por su ex en Cervantes. Fue la última víctima de femicidio en Río Negro y su familia busca justicia.



1
#

El cartel que simboliza la lucha de familiares de Patricia y la Multisectorial de Mujeres de Fiske Menuco.(Foto: emiliana cantera )

2
#

Hijas, nietos y bisnietos de Patricia Parra participaron de la entrevista a poco de cumplirse cuatro meses del femicidio. (Foto: emiliana cantera )

3
#

Magdalena, Analía y Patricia, tres de las hijas de Patricia Parra se animaron a contar la historia de su madre. (Foto: emiliana cantera )

4
#

5
#

6
#

Una orden de restricción de acercamiento era el único arma con el que contaba Patricia (56) para protegerse luego de denunciar por violencia de género a su ex. Ella, se quería separar luego de 28 años marcados por el maltrato físico y verbal y no encontraba la forma de estar en paz.

Eduardo Valenzuela (58), en cambio, tenía un arma letal y contaba con la soltura para dirigirse por sus propios medios a la casa de Patricia y quitarle la vida, luego de haberle arrebatado tantos años la alegría.

Patricia Ferreyra (39) hija mayor del primer matrimonio, Magdalena Valenzuela (28) y Analia Valenzuela (26) fueron quienes relataron en primera persona la historia de su mamá a “La Comuna”. Sosteniendo el cartel que simboliza la lucha que encabezan junto a la Multisectorial de Mujeres y rodeadas de los nietos de Patricia, lloraron a su madre y pusieron en palabras su legado.

“Mi mamá estaba cansada. Yo un día llegue a la casa y ella me contó que estaba cansada de vivir con mi papá que la vivía maltratando y que tenía ganas de matarse. Y ella quería denunciarlo. No sabía qué hacer, ella trabajaba para mantenerlo a su nieto y para mantenerlo a el también, porque desde que fue operado (Valenzuela) dejó de trabajar”, relató en medio de las lágrimas, Magdalena, la hija mayor del matrimonio.

“De mi niñez me acuerdo que el la maltrataba mucho, le pegaba, nosotros nos escondíamos abajo de una cama. Éramos chiquitos y no sabíamos qué hacer. Hasta que llegó un momento que ella se cansó y lo denunció, hasta que lo pudieron sacar”, agregó la joven, madre de la niña de cuatro años que presenció los hechos aquel mediodía. “Hasta lo último me protegió a mi hija, le estoy eternamente agradecida, con el alma. Ella le dijo que se esconda abajo de la cama”, agregó Magdalena. Finalmente, fue Milena, una de sus hijas, quien la alentó y la acompañó a denunciar a Valenzuela.

El hecho ocurrió el 10 de diciembre al mediodía en la casa de Patricia, en Colonia Fátima, Cervantes. El hombre se apareció en la casa, entró a la fuerza violando la orden y la atacó con un cuchillo de 30 puñaladas. Ella murió al instante. Los vecinos escucharon y se acercaron, pero ya era tarde. Valenzuela fue capturado por la policía horas después. Está en prisión preventiva a la espera del juicio, que empezará el 25 de marzo de 2019. En la última audiencia, el hombre y padre de cuatro de sus hijos, reconoció haber sido el autor del femicidio.

Sus hijas sostuvieron que desde los poderes del Estado nadie hizo nada ante la denuncia de su madre, quien declaró estar atravesando en ese momento una relación violenta. Esto se podría haber evitado. Fue un femicidio anunciado. Es sin lugar a dudas, una historia que no debía ser contada. En los últimos tiempos, Patricia había empezado a participar en los grupos de mujeres y “Ni una menos” e iba a viajar al Encuentro Nacional de Mujeres, pero fue asesinada tres días antes de subirse al colectivo.

“Yo me siento la sucesora. Me cuesta porque veo a mis sobrinos y mis nietos y veo que tengo que seguir adelante. Siempre estoy llamando a mis hermanas a ver como están, siento que las tengo que proteger”, reconoció la hermana mayor. “Tengo hijas y no me gustaría que les pase algo así”, agregó.

¿Quién era Patricia?

Nació en Chile. Había tenido cuatro hijos con su primer marido, Nelson Ferreyra (Patricia, Luis, José y Milena) con quien vino a la Argentina hace 35 años. Luego se separó y a los dos años conoció a Valenzuela con quien tuvo cuatro más (Magdalena, Analía, Eduardo y Rodrigo) en Colonia Fátima, donde creció la nueva familia.

“Ella hacía tortas fritas y comida para la gente que trabajaba en construcción, con eso se mantenía. Se las rebuscaba siempre, primero en la chacra, que tuvo que dejar por un problema en la columna, y después con la cocina”, contaron sus hijas.

Tenía 21 nietos y cinco bisnietos que eran todo para ella. El último nieto tiene apenas una semana, nació el 21 de diciembre en Roca, hijo de Milena. “Patricia era compañera de los vecinos, una mujer atenta. Era muy querida, hubo mucha gente en su despedida. Ella crió a sus hijos y nietos hasta los últimos momentos”, contó Patricia, su hija mayor. “Mi mamá era una mujer muy buena. Con mis hijos siempre estuvo, los cuidó. Fue una excelente madre. Siempre estuvo cuando la necesité, hasta lo último”, contó Analía y agregó: “ella siempre nos explicaba las cosas, nos hablaba, nos aconsejaba, siempre estuvo en todo. La extraño mucho”. Patricia participó de la CCC, luchando por el plan de viviendas que finalmente consiguieron tras años de protestas. “Ella luchó por su casa. Por eso no quiso irse y abandonar su casa, porque le había costado mucho”, contó su hija mayor.

El juicio por homicidio agravado empieza el 25 de marzo de 2019 hasta el 1 de abril. Serán cinco audiencias en total.

“No hay que aguantar por los hijos”: lo que dejó Patricia

Datos

28
años
de maltrato en su pareja vivió Patricia Parra antes de que Eduardo Valenzuela la asesinara.
8
hijos
de dos matrimonios, 21 nietos y 5 bisnietos dejó Patricia Parra, víctima de femicidio en Cervantes
El juicio por homicidio agravado empieza el 25 de marzo de 2019 hasta el 1 de abril. Serán cinco audiencias en total.
Muchas enseñanzas les quedaron a las hijas de Patricia, a pesar de todo el dolor y las heridas que aún no curan. Tampoco habrá descanso, hasta que termine el juicio y encuentren la justicia que buscan. Lo cierto es dos de ellas atravesaron también violencia en sus parejas y aprendieron lo que no quieren reproducir.
“No hay que aguantar por los hijos. Ni por hijos ni por casa, ni por nada. hay que luchar y no bajar los brazos”, formularon entre Analía y Patricia. “No hay que dejarse maltratar, los primeros maltratos hay que hacerlos públicos, hay que denunciarlo y no tener miedo al agresor. Cuando ya no va mas la relacion es mejor separarse y cada uno por su lado”.
“Hay que seguir adelante y ayudar a todas las mujeres que estan pasando por esto, porque ahora hay mas contención para la mujer, mas ayuda. Antes no había. Antes vos ibas a denunciar y la misma policía le advertía al agresor que se fuera, sino lo iban a arrestar”, concluyó Patricia.

Comentarios


Patricia Parra: la historia que no debió ser contada