Pidieron perpetua por un homicidio en Rincón

El autor confesó, pero alegó haberse defendido de la víctima que lo atacaba. Según la acusación, mató a golpes a un hombre para robarle 13.000 pesos.

NEUQUÉN (AN).- La fiscalía y la querella pidieron ayer que se condene a prisión perpetua a Víctor Zúñiga, un joven acusado de matar a golpes a Gaspar Salazar en Rincón de los Sauces para robarle 13.000 pesos.

Fue en la audiencia realizada ayer en la que el imputado sorprendió confesando la autoría del crimen, aunque dijo que había sido en "legítima defensa".

El crimen ocurrió el 18 de octubre del año pasado. Salazar había realizado en Rincón de los Sauces, donde estaba radicado, una operación comercial con una pala cargadora y cobró 13.000 pesos en dos cheques que cambió en un banco de Neuquén capital. Pensaba comprar un camión.

Zúñiga vivía transitoriamente con la víctima, quien le había dado un lugar para dormir y algunos trabajos menores. La hipótesis de la acusación es que cuando se enteró de que Salazar tenía el dinero en su poder, lo mató para poder robárselo.

Basados en esa relación de los hechos, el fiscal Ignacio Cano y el querellante Marcelo Hertzriken Velasco lo acusaron por "homicidio críminis causa", el que se comete para facilitar u ocultar otro delito. Pidieron que se lo condene a prisión perpetua.

Zúñiga, quien hasta ahora no había dado su versión del hecho, admitió ayer el crimen pero declaró que se había defendido de un ataque de Salazar. Por eso el defensor oficial José Luis Cartolano pidió su absolución o, en forma subsidiaria, que lo condenen por homicidio en ocasión de robo, que tiene una pena menor.

El fallo se conocerá el próximo 29, lo dictará la Cámara Segunda integrada por Emilio Castro, José Andrada y Héctor Dedominichi.

En la audiencia de ayer del juicio oral declaró la médica forense Mariela Kugler, quien confirmó que la víctima había recibido más de un golpe en la cabeza con un elemento contundente.

Otra declaración fue la de un vecino de la víctima y del imputado, quien confirmó que estuvieron tomando mate juntos hasta momentos antes del crimen, que ocurrió sin testigos.

Los hijos de Salazar, por su parte, informaron sobre la operación comercial que había realizado su padre y el cambio de los cheques. Los 13.000 pesos no aparecieron nunca.

Por lectura se incorporó la declaración de la novia de Zúñiga, quien recibió varios mensajes de texto del imputado luego de ocurrido el crimen.

Según se supo, Zúñiga le escribió con el celular de la víctima, al que acababa de matar, y ese fue uno de los elementos que permitieron averiguar su paradero -en la provincia de La Pampa- y atraparlo pocos días después del hecho. Por otra parte, el celular de Salazar es el único elemento que se pudo probar que fue robado por Zúñiga ya que el dinero no apareció.


Comentarios


Pidieron perpetua por un homicidio en Rincón