Poco interés en los precios esenciales en Bariloche

La presencia en las góndolas de los productos acordados con el gobierno nacional no es la ideal, pero tampoco hay una búsqueda de los consumidores. Por ahora no se notan los beneficios.

Los precios crecen en niveles que nuestro país no registraba desde hace décadas. Foto: Marcelo Martinez

Los precios crecen en niveles que nuestro país no registraba desde hace décadas. Foto: Marcelo Martinez

El nuevo programa de productos comestibles a precio fijo que llegó a los supermercados por impulso del gobierno nacional empezó a ganar terreno en los últimos días, a partir del ordenamiento de los stocks, pero no logra seducir a los clientes.

Las góndolas de las grandes bocas comerciales de esta ciudad exhiben los productos del programa “Productos esenciales” cada vez con menos faltantes. Sin embargo, varios de los compradores consultados aseguraron que no los buscan especialmente y están lejos de aportar un gran cambio en su economía.

El listado es muy corto (apenas 62 productos) y no incluye algunos rubros de alta incidencia en la canasta familiar, como la carne y los vegetales frescos, mientras que la leche ofrecida en la región patagónica es bastante más cara que la del resto del país.

Estos productos de consumo masivo sí aparecían en el programa “Precios cuidados”, que comenzó en el gobierno anterior y todavía se mantiene, aunque de modo marginal.

“Productos esenciales” fue acordado por el gobierno nacional con un puñado de empresas proveedoras en el intento de mitigar la inflación, que desde el año pasado repite índices mensuales de entre el 3 y el 5% e impacta con crudeza sobre salarios y jubilaciones.

Empezó a regir el 29 de abril y hace un par de semanas Defensa del Consumidor de Río Negro dio a conocer los resultados del primer operativo de control, según el cual ninguno de los supermercados adheridos ofrecía la totalidad de los 62 productos “esenciales”.

Según el detalle al que accedió este diario, en Bariloche fueron relevados 20 supermercados de los cuales sólo 8 tenían un nivel de cumplimiento mayor al 80%, 6 entre el 50% y el 80% y los otros 6 con menos del 50%.

El informe no detalló cuáles son las firmas en cada caso y la responsable de Fiscalización de la provincia, Marcela Ávila, también se excusó de aportar ese dato.

Según el relevamiento, que abarcó también a Roca, Cipolletti y Viedma, la ciudad con mayor grado de incumplimiento fue Bariloche.

El programa autoriza a los comercios a reemplazar los productos del listado por equivalentes de otras marcas al mismo valor, en caso de tener problemas de abastecimiento. El control determinó que en góndola se exhibían un 37% de los productos originales y otro 29% eran reemplazos.

Para mí es un manotazo de ahogado. Aquí todo es muy caro, me sorprendió, no sé cómo hacen los barilochenses

Olga, una visitante en su primera recorrida por un supermercado.

Ese informe tiene ya un par de semanas y la Agencia de Recaudaciones no comunicó los resultados del seguimiento, que los inspectores realizan de forma continua y que en los últimos días se extendió a otras localidades del Valle Medio y de la Línea Sur.

Ávila dijo a este diario que tampoco tiene información sobre las sanciones, porque las provincias envían los informes a la secretaría nacional de Comercio Interior, que es la única con facultad para multar.

Explicó que los clientes se comunican con Defensa del Consumidor no sólo para remitir denuncias sobre la falta de Productos esenciales en las estanterías sino que quieren saber sobre “la calidad nutricional de algunos productos”. Pero aclaró que el organismo provincial tampoco tiene atribuciones para controlar ese aspecto.

En relación con los “Precios cuidados”, que se mantienen vigentes, Ávila dijo que “son modalidades diferentes”, porque estos últimos se ajustan en forma periódica por acuerdo con los proveedores, mientras que los productos “esenciales” deberán mantenerse sin cambios al menos por seis meses.

Esta sería una de las razones por las cuales no generó hasta ahora un gran interés entre los compradores, que en algunos casos los encuentran poco indispensables o más caros que otros productos fuera de todo listado. El supuesto ahorro que permite el programa sería cada vez mayor si la inflación continúa y los productos realmente no cambian de precio.

Ávila subrayó que en el breve listado de 62 productos presentados a la Patagonia hay varios que “no parecen relevantes”, como cuatro opciones de vino y también un exceso de formato de yogures (siete en total).

Una de las quejas surgidas semanas atrás tenía que ver con los espacios de exhibición en las góndolas de los productos bajo programa nacional. Ávila dijo que no detectaron una conducta desleal de los supermercados en ese tema, aunque aclaró que tampoco tienen obligación de poner los productos en un lugar determinado.

El gerente de la sucursal céntrica de una de las principales cadenas dijo ante la consulta puntual que “la empresa se preocupa por mostrarlos como corresponde”, pero ya tiene un parámetro fijo que no modifica. “Los productos son exhibidos siempre en el mismo lugar, no se agrupan, no podemos salirnos del ‘category’ que ya está establecido”, explicó.

Un empleado que aceptó informar bajo reserva de identidad, señaló también que no hay una sobredemanda marcada de los productos de “Precios esenciales”, ya que son pocos y “en algunos casos no son el precio más bajo”.

Sobre los “Productos esenciales”, señaló que “la adaptación es lenta y la gente recién los está conociendo”. A su juicio “si estos precios quedan fijos hasta noviembre algún efecto van a tener”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Temas

Bariloche

Comentarios


Poco interés en los precios esenciales en Bariloche