"Podemos cambiar nuestra realidad, pero no nos dejan"

En el ejido de San Antonio Oeste viven alrededor de 35.000 personas, de las cuales el 40% son niños. Sin embargo, en el hospital A. Serra, que también recibe a los chicos de Valcheta, Sierra Grande, parajes de la Línea Sur y zonas rurales aledañas, no hay servicio de Pediatría. Ante cualquier problema de salud los niños son atendidos por médicos generalistas que en los casos de alto riesgo los derivan al hospital de Viedma, que no siempre los recibe. Por eso, en muchos casos deben derivarlos a otros centros de salud distantes a más de 400 kilómetros.

La ausencia de un servicio de Pediatría obligó a muchas mamás a viajar para tener a sus hijos, ya que los ginecólogos optan por derivarlas para evitar riesgos en el parto. Si bien hay pediatras en los centros privados, sólo brindan el servicio de consultas ambulatorias.

A raíz de esta grave situación, la comunidad educativa del jardín maternal Primeros Pasitos realizó a fines de marzo la campaña "Nuestra realidad? podemos cambiarla", respaldada por más de 3.000 firmas. Solicitamos la concreción del área materno-infantil, consistente en la creación de cargos para seis pediatras -número que permitiría realizar guardias activas-, un área de internación materno-infantil con un mínimo de seis camas, un box de enfermería exclusivo y una sala para el uso del equipo pediátrico. Como muchas veces el Zatti refiere no contar con recursos humanos en Neonatología ni equipamiento suficiente para recibir a los niños de la zona atlántica, también pedimos que se crearan, de modo de garantizar el correcto funcionamiento del sistema de derivaciones. La muerte de un niño en el hospital, a fines de mayo, sin explicaciones claras sobre las causas del deceso acrecentó aún más la preocupación y la necesidad de tomar medidas urgentes para solucionar esta carencia.

A pesar de que desde marzo nos entrevistamos con las autoridades del hospital, el intendente, los concejales y los tres legisladores del circuito, poco y nada avanzamos en la concreción del anhelado proyecto. Todos nos dicen que es una obra prioritaria en la que hay que ponerse a trabajar con urgencia pero esta preocupación no se ve reflejada en los hechos. Nunca pudimos entrevistarnos con la ministra Cristina Uría, a la que le pedimos una audiencia en San Antonio y no en Viedma, ya que consideramos que entre sus funciones está la de dar las respuestas que necesita la comunidad en el ámbito que corresponde, en este caso el hospital local. Jamás contestó, ni siquiera para excusarse.

Tampoco cumplió con su palabra el secretario de Obras y Servicios Públicos Osvaldo Mildenberger, quien el 10 de junio anunció que técnicos de la secretaría vendrían a la localidad para evaluar el proyecto del área materno-infantil en el terreno y adelantó que a fines de ese mes podría estar lista la primera etapa para licitar, la que de no haber inconvenientes estaría concluida a fin de año: un área de internación exclusiva para niños y adolescentes con seis camas y un box de enfermería pediátrica. Ante la falta de novedades, el 7 de julio nos comunicamos telefónicamente con Mildenberger, quien explicó que el análisis del proyecto estaba demorado porque aún no había podido reunirse con la ministra Uría a causa de la gripe A. Sin embargo, aseguró que desde la secretaría que él conduce ya están trabajando en el presupuesto para la obra.

Entendemos la emergencia sanitaria ocasionada por la gripe A y la preocupación del gobierno por controlarla, pero consideramos que la falta de pediatras en San Antonio también es una cuestión grave que debe ser resuelta. Para que un niño tenga la posibilidad de desarrollarse plenamente en el futuro son fundamentales la atención que recibe cuando nace, en los primeros instantes de vida, y el seguimiento de su desarrollo que realiza el pediatra.

Ana María Bernabe, DNI 11.497.215

Andrea Otero, DNI 21.618.007

Andrea Souverville, DNI 22.390.997

María Judith Sciu, DNI 22.652.503

Cecilia Antices, DNI 24.410.593

Yanina Becco, DNI 30.823.795

San Antonio Oeste


Comentarios


"Podemos cambiar nuestra realidad, pero no nos dejan"