Policía español complicó más a Temes Coto

Dio detalles de su viaje a España, sus diálogos telefónicos con otros sospechosos y un pago millonario al dueño de la empresa destinataria del cargamento de cocaína descubierto en el 2010.



#

Archivo

BUENOS AIRES (ABA).- El policía español identificado con el número 81571 concluyó ayer con la declaración más comprometedora –en lo que va del juicio– para con su compatriota Valentín Temes Coto, uno de los tres imputados en la causa “Manzanas Blancas”. De aspecto juvenil, con una remera verde estampada, el testigo, por teleconferencia, acusó a Temes Coto de ser el “enlace” con su primo David Temes Arnosi, una pieza del “entramado para el traslado de la cocaína a España”. Dijo que tenían un acuerdo con una persona que identificó como Manuel Torres Silva para enviar un contenedor con droga “pero los primos aprovecharon la circunstancia para intentar despachar los dos (desde la Argentina)”. Esta afirmación del jefe policial fue en respuesta a preguntas de los jueces, quienes le pidieron su conclusión acerca de cual fue, según su criterio, el resultado de la investigación. El agente dio detalles de la entrega de medio millón de dólares que recibió Vicente Trivelloni (dueño de Brantina, la supuesta destinataria del cargamento en cuestión) de manos de David Temes Arnosi. “Me llamó la atención que esa operación se hizo adentro de un auto”, dijo, y se refirió a una grabación en la que Arnosi bromea con Temes Coto sobre el talante de Trivelloni al recibir ese dinero. Ese monto es relevante para la investigación pues coincide con un supuesto préstamo de Temes Coto a Trivelloni durante los días previos a la operación de narcotráfico abortada a mediados de 2010. El declarante volvió a referirse a las relaciones de Arnosi en España con el narcotraficante mexicano Nicolás Rivera Gámez y los gallegos Jacobo Portabales y Villanueva Graña. Aludió a que a estos dos últimos se los siguió cuando viajaron a Buenos Aires y al regresar. Entonces, Ana Baldán, defensora de Temes Coto, le preguntó al testigo cómo explica que su defendido no se haya relacionado con otro sospechoso. “En ese negocio cada persona tiene su contacto, en este caso era su primo”, insistió el agente. Baldán polemizó con el testigo y cuestionó que el agente no haya dejado constancia documental de muchas de sus averiguaciones, ni le diera esa información al juez. “De una investigación policial no tiene por qué quedar registro”, respondió el policía. Acotó que Temes Coto estuvo en mayo de 2010 en España (un mes antes que se descubrieran los contenedores con cocaína en Buenos Aires y Santos) para verse con “los gallegos” y acordar detalles con su primo, al que -según una escucha- llamó apenas se descubrió la maniobra para decirle que “iba todo mal” y que “no podía volver a hablar”. En otra grabación Portabales afirmó que “se cayó la operación”, mencionando a “un canoso” que, según la defensa, no era Temes Coto. Sobre los otros dos imputados expresó que de Nelson Hinricksen sólo recordaba que su nombre de pila estaba en una servilleta escrita por Rivera Gámez. Acerca de Claudio Maidana sostuvo que sería quien aparece mencionado como “Claudia”, y quien habría tenido una entrevista con Graña. Negó conocer los nombres de Joubert, Valdez y Fresno, personajes sobre quienes Temes Coto lanzó sospechas como responsables del intento de contrabando. El testigo dijo finalmente que el valor de un kilo de cocaína allá es de 39.000 euros y señaló que en investigación en España incautaron 5 millones y medio de euros, 20 autos de lujo y armas.

El policía ibérico apuntó al empresario como el “enlace” entre la Argentina y España.


Comentarios


Policía español complicó más a Temes Coto