Desbaratan banda operada por dos presos que estafaban adultos mayores y locales de Neuquén

Hay 11 miembros de la organización detenidos y se secuestraron más de 200 mil dólares, dos casas y 10 vehículos, todos ellos comprados con dinero obtenido de los delitos. Usaban datos de tarjetas de crédito y compraban en Neuquén.

Una organización delictiva de Neuquén fue desbaratada en las últimas horas en la capital provincial. La banda se dedicaba a estafar adultos mayores de todo el país, pero operaba en la zona con dos hombres recluidos de la libertad. Los allanamientos solicitados por la Fiscalía de Delitos Económico dieron como resultado la detención de 11 personas y «el secuestro de 219 mil dólares, 130 mil Euros y más de 200 mil pesos», confirmó a RÍO NEGRO, el jefe de Delitos Económicos de la Policía, Martín Van De Genachte.

Los procedimientos comenzaron este jueves por la mañana de manera simultánea en 15 lugares, tres de ellos en la provincia vecina de Río Negro. En Neuquén capital, los vecinos del barrio Jardínes del Rey fueron testigos del gran despliegue en una de las casas de la calle Uspallata, entre La Pampa y Pino Hachado.

También hay dos viviendas que fueron puestas a disposición de la justicia, una en el barrio Lejos de Buenos Aires y otra en la zona de la meseta de Neuquén y 10 vehículos. Todos los bienes habrían sido comprados por la banda con dinero obtenido de las estafas telefónicas.

La investigación que seguía los pasos del grupo estafador lleva varios meses, y desde la Policía confirmaron que, para obtener las pruebas, se realizaron más de 400 horas de escuchas telefónicas.

Respecto al rol de los detenidos, el referente policial explicó que «cada una de las personas que participaban, tenían una función determinada».

En horas de la tarde el Ministerio Público Fiscal comunicó que «por el momento son 11 las personas demoradas» y que en las próximas horas se definirá quienes podrían pasar a calidad de detenidos. Según se informó, se solicitará una audiencia para formular cargos mañana viernes.

¿Cómo operaba la banda?


El procedimiento era simple, dos presos operaban como un «centro de llamadas» marcando aleatoriamente a teléfonos fijos de todo el país y usando como anzuelo las promociones de una supuesta entidad crediticia. Así lograban hacerse de los números de las tarjetas de crédito, claves y de los documentos de las víctimas.

Uno de los hombres que hacía los llamados está recluido en la cárcel de Viedma y el otro en calidad de detenido en la Comisaría 19. Además, se constató la colaboración de personas en otros puntos de la región.

Con los datos a disposición, la banda realizaba compras en comercios de Neuquén. Entre el material secuestrado durante los operativos, se encontraron celulares, electrodomésticos, colchones, bicicletas, objetos de construcción, calefactores y una variada cantidad de artículos que luego eran comercializados en redes sociales a un menor costo. Hasta el momento no aparecieron drogas ni armas.

Respecto a las víctimas de los llamados, se pudo conocer que en su mayoría eran de otras provincias. Los adultos mayores del norte del país y Córdoba lideran la lista.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora