Narcotráfico: el problema no está resuelto

02 ene 2018 - 13:11

No hay dudas de que el crimen organizado está instalado en la región. Y que tomó forma en el narcotráfico, tampoco. ¿Cómo combatirlo y con qué herramientas? Es una cuestión que, a pesar de los millones invertidos en seguridad, todavía no logra resolverse.

El desafío, sin importar las divisiones geográficas, es ir verdaderamente a fondo contra la “madre” de la delincuencia.

Jueces federales y provinciales, autoridades policiales y políticos coinciden en que el narcotráfico se va “corriendo” a medida que se lo acorrala, y por eso nunca hay que conformarse con la desarticulación de alguna banda. Si cayeron los líderes de una organización, es probable que los que estaban en los mandos bajos se quieran apropiar del negocio, o que se muden a otra ciudad donde los controles sean más laxos. En ningún lugar del planeta se ha logrado extinguir por completo ese flagelo, y nuestra región no va a ser la excepción.

Por eso el fortalecimiento de los controles es determinante, como la búsqueda de posibles cómplices dentro de los mismos encargados de combatir el narcotráfico, ejemplos de policías vinculados a los narcos brotan por doquier. Ya no hace falta que ello se reconozca públicamente.

En Río Negro, el 2017 estuvo signado por el desbaratamiento de varias organizaciones de narcotraficantes que habían hecho base en Roca (las bandas de Marcos Llanquileo y Javi Luna), y en el Valle Medio. Hace unos años, otros grupos, como “Los Montecino” fueron desarticulados en Cipolletti.

Del lado neuquino, la capital es una vidriera demasiado tentadora para los narcos, como así también los pasos fronterizos de la cordillera hacia Chile, donde la droga se llega a vender al doble o el triple que en Argentina.

Por eso la zona de la Norpatagonia se ha convertido en un mix de lugar de paso de los estupefacientes y de mucha comercialización.

Manzanas Blancas I y Manzanas Blancas II son otros claros ejemplos de que el ingreso de grandes cantidades de droga es algo posible en la zona.

Habrá que fortalecer los controles, propiciar aún más las investigaciones judiciales (en general los casos que llegan a juicio por narcotráfico, terminan en condenas) y no pensar que porque se desbarataron una o dos organizaciones, el problema está resuelto.

El narcotráfico es una modalidad delictiva que nunca se termina. Las organizaciones criminales que se ven cercadas en un lugar se corren o cambian de rubro.

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.