Uno de los detenidos por la violación grupal de Palermo fue expulsado de una agrupación K

En un comunicado expresaron su repudio, pidieron el rápido accionar de la Justicia y confirmaron la decisión. Una universidad, un boliche y un consorcio también tomaron medidas contra los acusados.

Ignacio Retondo uno de los jóvenes detenidos por el abuso sexual grupal a una mujer en el barrio porteño de Palermo anteayer, era militante kirchnerista y, en las últimas horas, se conoció que fue expulsados de ese espacio político.

Retondo militaba en la organización Lealtad Vicente López, de la zona norte. Ayer, desde ese espacio vinculado al oficialismo, emitieron un comunicado a través de las redes sociales donde no solo repudiaban el hecho y pidieron el rápido accionar de la Justicia, sino que también anunciaron la expulsión inmediata de su militante.

“Ante los aberrantes hechos conocidos en la últimas horas queremos expresar nuestro mayor repudio a quienes cometieron este acto delictivo que atenta sobre uno de los principios fundamentales de nuestra organización política, que es la tolerancia cero a todos los tipos y modalidades de violencias por razones de género”, explicaron desde la agrupación K.

“Somos implacables en nuestro posicionamiento, no permitiremos que alguien que haya ejercido una de las formas más extremas de la violencia de género como lo es la violencia sexual, continúe participando en actividades de nuestra organización”, señalaron.

Y agregaron en otro tramo: “Seguimos militando por un proyecto nacional, popular, democrático y feminista, y por organizaciones que prioricen el cuidado de cada uno, cada uno y cada une de nosotres (SIC)”.

Además, Lucas Boyanosky, concejal del Frente de Todos en Vicente López y referente de la agrupación K, repudió el hecho en Twitter. “Ante los aberrantes hechos conocidos en las últimas horas queremos expresar nuestro mayor repudio a quienes cometieron este acto delictivo que atenta sobre uno de los principios fundamentales de nuestra organización política, que es la tolerancia cero a todos los tipos y modalidades de violencias por razones de género”.

Una universidad, un boliche y un consorcio también tomaron medidas


La Universidad Nacional de San Martín (Unsam), el boliche Ro Techno Bar, y el edificio donde vive uno de los acusados en el barrio porteño de Villa Crespo tomaron medidas concretas tras conocer la vinculación con algunos de los detenidos por el hecho.

La Unsam publicó en sus redes sociales un comunicado en el que expresaron que “al menos dos de las personas” acusadas “serían estudiantes” de la universidad.

Por tal motivo, el Rectorado decidió como primera medida “suspender preventivamente” a los estudiantes e iniciar un sumario interno que puede derivar “en una suspensión mayor o en su expulsión de esta casa de estudios”, según el reglamento interno.

Además, indicaron que la institución cuenta con una Dirección de Género y Diversidad Sexual y un “Protocolo para la Actuación en Situaciones de Discriminación por razones de Género y/o Violencia de Género”. “Esperamos que la Justicia determine las responsabilidades de este aberrante hecho”, cierra el comunicado difundido por la casa de altos estudios del conurbano bonaerense.

Según su perfil de la red social Instagram, Ignacio Retondo (22) es uno de los estudiantes de la universidad en la Licenciatura en Relaciones Internacionales.

En tanto, el boliche Ro Techno Bar, ubicado en la calle Thames al 1600, en el barrio de Palermo, realizó varias publicaciones en la red social Instagram en la que señalaron que tanto los seis abusadores como la víctima habían compartido ese espacio durante la mañana del lunes, previo al hecho.

“Nos apena especialmente porque somos un espacio queer-feminista-disidente, donde damos especial importancia a las políticas de cuidado”, señalaron, y agregaron que “lamentamos como institución no haber tenido las herramientas para identificar a un grupo de varones que actuó con premeditación y desprecio”.

“Ellos nunca hubieran tenido que estar ahí, cerca nuestro y poniéndonos en peligro a todxs. Esto duele porque trabajamos activamente para que este tipo de cosas no ocurran”, manifestaron.

Por último, expresaron que se comunicaron con la víctima del abuso y se pusieron a su disposición para lo que ella lo requiera.

Por su parte, el consorcio del edificio en el que vive la familia de Alexis Cuzzoni (20), ubicado en la calle Vera al 900 del barrio porteño de Villa Crespo, pegaron carteles repudiando el hecho en el cual está imputado el joven.

“Actualmente, uno de los supuestos autores de tan lamentable hecho no se encuentra en el edificio, estando su departamento totalmente vacío”, expresaron en una breve comunicación pegada sobre una de las columnas del edificio. “Gracias por manifestar y expresar su sincera bronca en forma pacífica”, concluyeron.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios