Demandas, enojo con un embajador y represalias: por qué hay tensión con Paraguay por la hidrovía

El conflicto diplomático crece sin escala, pese a que desde el gobierno argentino evitaron pronunciarse al respecto. La administración de Santiago Peña recurrió al Mercosur y tomó medidas en contra del país. Este martes se citó al embajador argentino, quien responsabilizó a los propios paraguayos por la situación.

El conflicto entre Paraguay y Argentina por el uso de la hidrovía Paraguay-Paraná parece escalar día con día. Recientemente, el caso llegó hasta los máximos órganos dentro del bloque regional Mercosur, con el fin arribar a algún tipo de mediación.

El conflicto no es reciente y se inició con el cobro de peaje impuesto por el Gobierno argentino, que comenzó a regir el pasado 1 de enero de 2023.

Sin embargo, la tensión con el Gobierno paraguayo se incrementó en los primeros días de septiembre, cuando la Prefectura Naval Argentina retuvo una barcaza de bandera paraguaya que transportaba 30 millones de litros de combustible hacia Paraguay.

A pesar de que la empresa naviera Mercurio Group pagó el 8 de septiembre los cerca de 27.000 dólares reclamados por Argentina, la barcaza continuó retenida varios días más, motivando que la Cancillería de Paraguay llamara a consultas al embajador argentino en el país y motivando que el presidente paraguayo, Santiago Peña, anunciara la presentación de una demanda contra Argentina ante el Tribunal del Mercosur «por el incumplimiento del Tratado de Asunción, que garantiza el libre comercio y la libre navegación de nuestros ríos».

«¿Por qué Argentina está pidiendo este peaje? Por los gastos de mantenimiento que dice haber hecho en cuanto al dragado y el balizamiento. El mantenimiento del curso de la hidrovía produce un gasto, pero el problema es que la justificación de esos gastos no existe«, indicó el abogado y analista internacional paraguayo Héctor Sosa Gennaro.

De acuerdo al experto, la génesis del problema está en que Argentina haya comenzado a cobrar un peaje «de forma unilateral», estableciendo un monto de 1,47 dólares por tonelada de carga sin una consulta con Paraguay, Bolivia, Brasil y Uruguay, los otros Estados que comparten la administración de la hidrovía que conecta a Bolivia con la salida al Océano Atlántico a través de los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay.

Para Sosa Gennaro, Argentina debió haber justificado ante los demás países los gastos en los que incurrió para el mantenimiento de la hidrovía ante los demás miembros para que «se establezca un monto de peaje» consensuado.

El experto remarcó la gravedad que el conflicto puede tener para la economía regional, ya que entre Paraguay, Bolivia y el estado brasileño de Mato Grosso trasladan cerca de 20 millones de toneladas anuales de mercadería.

«Es sorprendente la actitud de Argentina porque es una violación evidente a los tratados internacionales», aseguró el abogado, indicando que la postura paraguaya está respaldada por el Acuerdo de Santa Cruz de la Sierra de 1991 y el Tratado de la Cuenca del Plata firmado en Brasilia en 1969.

El propio presidente de Paraguay, Santiago Peña, habló del conflicto y explicó la represalia que tomó en contra de Argentina al decidir llevarse toda la energía que le corresponde de la represa Yacyretá -decisión que afectó a la Argentina-.

La Argentina aplica una medida unilateral desde 2022, que es rechazada por los otros países, nosotros levantamos nuestra voz y pedimos que recapacite”, dijo Peña al canal La Nación+

El sábado Paraguay abrió de forma unilateral el vertedero de Aña Cuá al máximo y dejó correr el agua que se necesita para hacer funcionar la represa, vaciando parcialmente el embalse.

El vertedero de Aña Cuá es un brazo del río Paraná por donde corre un caudal ecológico de 1.000 metros cúbicos por segundo con unas enormes compuertas que pueden regular ese paso. Los técnicos paraguayos de Yacyretá lo abrieron primero para dejar correr 2.000 metros cúbicos por segundo y luego 4.000 metros cúbicos por segundo.

También efectivos de la Armada paraguaya se hicieron presentes en la central, ubicada a la altura de la ciudad correntina de Ituzaingó, para apoyar esa decisión unilateral.


Tensión por la hidrovía: Paraguay citó al embajador argentino por responsabilizar al país vecino


Si bien el Gobierno argentino no se ha expresado sobre el tema, sí lo hizo el embajador argentino en Asunción, Domingo Peppo, que dijo a la emisora argentina Radio Dos que «el conflicto va escalando y no por voluntad argentina sino por Paraguay». Para el diplomático, fue el Gobierno paraguayo el que «tomó medidas unilaterales que nada tienen que ver con lo que se venía trabajando».

«El tratado dice que los países no pueden cobrar impuesto sobre el río, pero sí tasas retributivas por el servicio que se preste sobre el mismo, y Argentina vuelca cerca de 25 millones a la hidrovía. Es justo que pague quién más lo utiliza y eso son los paraguayos», explicó Peppo.

Estas declaraciones molestaron al gobierno paraguayo. De hecho, el Ministerio de Relaciones Exteriores convocó para el jueves 14 de setiembre al embajador Peppo a raíz de sus declaraciones.


Tensión por la hidrovía: ¿podría haber acuerdo entre Argentina y Paraguay?


Hace algunas semanas el ministro de Economía, Sergio Massa, estuvo en Paraguay y se mostró proclive a encontrar una solución. Sin embargo, las medidas nunca llegaron y los paraguayos comenzaron a tildarlo de «mentiroso».

«Probablemente no le compraría un auto usado» aseveró el mandatario paraguayo sobre el candidato presidencial argentino por el incumplimiento de su promesa de suspender el cobro del peaje.

En tanto, el canciller nacional, Rubén Ramírez Lezcano y la ministra de Obras Públicas, Claudia Centurión, se reunieron este lunes con la secretaria de Energía, Flavia Royón. Allí abordaron temas de la agenda bilateral, en particular las cuestiones relacionadas con la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Considerando que estamos en un proceso de discusiones y la necesidad de consultas con las respectivas autoridades, hemos acordado mantener los detalles en reserva hasta que concluyamos las negociaciones”, expresó el canciller paraguayo luego del encuentro.

Por su parte la ministra de Obras paraguayo dijo que “la reunión fue positiva, con ánimos de ir logrando acuerdos en el marco de estos grandes temas que nos convocan y que se establece una mesa de trabajo en un periodo determinado que será acordado a partir de las consultas con los respectivos países para seguir avanzando en lograr los acuerdos”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios