El oficialismo presentó un proyecto con cambios en los aportes al Ipross

La modificación tiene como finalidad que todos los aportes y contribuciones se hagan sobre la total de los haberes de los trabajadores estatales provinciales.

Esta martes, el oficialismo presentó un proyecto de ley donde establece que los aportes al Ipross pasarán a calcularse sobre la totalidad de los salarios y abandona el esquema de la liquidación de las sumas remunerativas.

La iniciativa del Poder Ejecutivo, con Acuerdo de Ministros, tuvo tratamiento en el Plenario y será incorporada -seguramente- en la sesión del jueves.

Puntualmente, la reforma plantea que el “aporte mensual de todos los agentes” públicos provinciales y municipales “en actividad (afiliados obligatorios directos)” del 4% y la contribución del 7% de parte del Estado Provincial se cumplirá sobre el “total de las remuneraciones, excluidas las asignaciones familiares”.

La legisladora Marcela Ávila -que será la próxima titular del Ipross- explicó que “el aporte mínimo, fijado hoy en $40, debe ser un porcentaje del Salario Mínimo, Vital y Móvil. Eso significa que ningún trabajador podría aportar a la obra social menos de $6.200 por mes”.

En ese sentido recalcó que “hoy tenemos trabajadores que mensualmente aportan a la obra social $2.600 por todo su grupo familiar primario, lo que desfinancia completamente la estructura”.

Describió la situación del Ipross como “compleja y crítica por múltiples factores, uno de ellos es el contexto actual nacional, que afecta a todas las obras sociales, y tiene que ver con el comportamiento del mercado de medicamentos tras el fin del congelamiento de precios, que se fueron a las nubes. Estos hechos han resentido las prestaciones en general”.

También mencionó que “el otro gran problema es interno, estructural y financiero”.

Al respecto recordó que el Ipross “debe funcionar con el 11% de los haberes de los trabajadores estatales (4% de los empleados y 7% el empleador)” e inmediatamente subrayó que esta situación “se ha visto distorsionada cuando se otorgan aumentos no remunerativos en algunos sectores. Ello significa que el aporte por cada uno de esos trabajadores es menor al 4% y provoca a la obra social alrededor del 30 por ciento menos de ingresos”.

“Para salir se necesita tener una certeza de los ingresos que se van a tener y lograr que la totalidad de las remuneraciones de los trabajadores estén sujetas a aportes y contribuciones”, finalizó.


El texto completo de los fundamentos del proyecto que busca cambios en los aportes del Ipross


La modificación que se propone se motiva en que el Ipross es el principal financiador del subsector privado de la salud en nuestra Provincia, contando con aproximadamente 170.000 afiliados. El criterio solidario y contributivo rige en la obra social provincial, cuya financiación depende de los aportes y contribuciones sobre las remuneraciones de los empleados públicos provinciales, municipales y demás afiliados obligatorios directos.

Las crisis que complican recurrentemente el desenvolvimiento del Ipross, tornan necesaria una importante reforma a la brevedad sobre los recursos que conforman el presupuesto operativo del Instituto, que permita mejorar sus niveles de financiamiento garantizando los principios de solidaridad y equidad para que todos los afiliados accedan en igualdad de condiciones a las prestaciones que brinda la Obra Social.

En el actual modelo financiador, se pone en evidencia el crecimiento exponencial de determinadas áreas que ofrecen el progreso de las ciencias médicas, nuevos conocimientos científicos, la moderna tecnología y los enormes avances en el área de los medicamentos, generan aumentos en los costos en la atención de la salud en forma sostenida.

Hablar de tecnología en la salud es hacerlo sobre cantidad de procedimientos tanto diagnósticos como terapéuticos, de uso cada vez más frecuente y de altos costos.

En materia de medicamentos, además de los aumentos de precios permanentes y la falta de precios de referencias, aparecen en el mercado constantemente nuevas drogas de altísimo valor, que triplican los presupuestos.

Por otro lado, la judicialización de la salud es un tema recurrente para todas las obras sociales provinciales del país. En muchas oportunidades el Poder Judicial mediante recursos de amparo obliga al otorgamiento de prestaciones que no están dentro del menú prestacional de la obra social y a costos muy elevados que, por lo general, no están contemplados en los presupuestos ordinarios.

Así, el alto y creciente costo de la salud, conjugado con los altos niveles inflacionarios, superan permanentemente las expectativas de ingresos y determina que lo proyectado para un ejercicio quede deslegitimado en poco tiempo.

Un agravante a la situación descripta, lo generan aquellos aumentos salariales otorgados, que no generan aportes ni contribuciones a la obra social, llevándola a ingresar de modo directo a un ciclo de desfinanciamiento perjudicial y estructural que pone en riesgo la cantidad, la calidad de cobertura y la sustentabilidad operativa y financiera de Ipross.

Los aportes y contribuciones parciales a la obra social, han intentado compensarse a través de la inclusión en los presupuestos de recursos y gastos de cada año de aportes del tesoro provincial a la obra social.

Así, en el presupuesto para el año 2022 se asignaron unos 3.000 millones y para el año 2023 la previsión de asistencia fue de 4.000 millones, pero la efectiva percepción de las mismas solo fue parcial. Este desequilibrio estructural, ha ocasionado que los recursos del Instituto no alcancen para cumplir con las prestaciones, generando un déficit periódico que requiere ser atendido.

El desfinanciamiento de la obra social impacta sobre todos los afiliados, ya que se resiente el acceso a los servicios necesarios en forma oportuna y en condiciones de calidad adecuadas, y compromete la capacidad de pago a los prestadores, sumado hoy al estado de emergencia económica y financiera que atraviesa la provincia.

Ante ello, es imperativo que los recursos del Ipross, estén conformados por los aportes y contribuciones sobre el total de las remuneraciones, excluidas las asignaciones familiares, y que se actualice el mínimo mensual de aportes y contribuciones, fijándolo sobre la base del salario mínimo vital y móvil.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios