Exclusivo Suscriptores

Análisis: la contribución de Massa y la compensación de Weretilneck

Soria fue electo y logró su objetivo, que incluyó su acuerdo con el senador Martín Doñate. JxC bajó 10.000 votos en relación a las PASO, pero alcanzó un diputado. JSRN creció, pero no le alcanzó, y se conformó con tres triunfos electorales. Weretilneck anticipa el respaldo a Massa.

El viraje en las elecciones generales 2023 a nivel nacional también estuvo en la sociedad rionegrina.

El contundente mensaje y la vendimia libertaria de las Primarias decayó aunque fue suficiente para concretar la irrupción de Lorena Villaverde en la política rionegrina. Ya es diputada electa, pero su fuerza todavía debe concurrir al balotaje por la Presidencia. Entonces valdría de que los libertarios superen sus peleas adoptadas rápidamente de los vicios de las viejas organizaciones partidarias.

El frente peronista, hoy liderado por Sergio Massa, recuperó capital y, en Río Negro, UP creció 11 puntos en relación a las Primarias.

Sin sorpresas, el roquense Martín Soria volverá a ser diputado. Él ya ganó. Era su objetivo prioritario y, por eso, resignó toda rencilla -pasada y presente- y acordó con el senador Martín Doñate.

El tramo presidencial hizo el resto. En el 2021, el FdT obtuvo un 23% y no estuvo en el reparto de las bancas a la Cámara Baja. Ayer, ese tramo creció a cerca del 33%. Pero, cinco puntos menos que la cosecha de Massa. Este corte significan unos 31.000 votos.

Esa fuga -mayormente- recayó en votos en blancos, que fue de casi un 9%. A este destino aportaron además votantes de Juan Schiaretti (Hacemos por Nuestro Pais), sin papeleta a Diputados.

En ese derrame, JSRN también captó votos y creció del 9% de las PASO al 14% de ayer. No fue lo suficiente para arrebatarle el tercer lugar a JxC y, por eso, perdió la banca que tenía en juego.

En Viedma, el respaldo a Luis Di Giácomo subió al 22% (había sido del 12%) mientras que Soria tuvo un corte de 10 puntos. Esa diferencia rondó un punto en Roca.

La asistencia a las urnas en Río Negro ascendió casi un 8% (casi 50.000 votantes) pero, en votos, JxC bajó casi 10.000 en relación a las PASO. Este detrimento se explica en el declive de Patricia Bullrich, con las rencillas nacionales y, también, las provinciales.

Lo sufrió, esa alianza ubicó -con 16%- a Sergio Capozzi como el tercer diputado. UP, con menos fugas y así 2.000 votos más, habría duplicado a JxC y logrado dos bancas.

Anoche, desde Cipolletti, el gobernador electo Alberto Weretilneck aceptó el costo de la pérdida de la banca de Di Giácomo aunque, en lo municipal, compensó con los triunfos estratégicos en las intendencias de Sierra Grande y de Jacobacci, que las requería como alineadas por los debates que llegarán por sus planes petroleros y mineros. Un dato: los cinco gobiernos municipales perdieron (4 del FdT y 1 de la UCR).

Las victorias de JSRN fueron tres, con Sierra Colorada, y así reparó parte de su mapa. Hoy, su fuerza tiene 19 municipios pero, con el futuro recambio, perderá a seis: Bariloche, Dina Huapi, Maquinchao, Allen, Catriel y Regina. Ya había ganado Ñorquinco y, ahora, incluyó a otras tres. Así, el oficialismo provincial alineará a 17 intendentes.

Además, Weretilneck abrazó los “radicales del Gran Acuerdo” que ganaron en Chichinales y Belisle.

Y siguió cuando insinuó el futuro alineamiento de JSRN para el balotaje presidencial. Aclaró que se abrirá el debate partidario pero él adelantó que “obviamente será con Massa”.

No expresó dudas, pues era una certeza preexistente.


Comentarios