Los petroleros que se pelearon a los golpes se comprometieron a convivir en paz

El año pasado cuando un grupo mayoritario de la lista Azul y Blanca del sindicato petrolero se peleó a las piñas en pleno centro de Añelo con otro grupo de la lista Verde, opositora hubo denuncias penales que terminaron en una conciliación con compromiso de convivir en paz.

Fueron 200 contra diez. Fue el 9 de septiembre y había campaña porque, por primera vez en la historia, se iba a presentar una lista opositora a la conducción en el Sindicato del Petróleo y Gas Privado. El escenario fue Añelo. Se enfrentaron los seguidores de Marcelo Rucci, la mayoría, contra una minoría de Walter Zozaya de la lista Verde. Hubo mediación y todos terminaron satisfechos.

El enfrentamiento comenzó en la estación de servicio donde, dicen los agredidos, estaban haciendo campaña repartiendo volantes, cuando vino el grupo de Guillermo Pereyra y comenzó una serie de agresiones verbales y empujones.

Como el lugar, aparentemente, no era el adecuado por el espacio para disputar la tirantez que había en el gremio, se fueron hacia el centro de Añelo por Intendente Jorge Tanuz donde, en un espacio más grande, buscaron la forma de resolver a los golpes lo que el 21 de octubre se iba a definir en las urnas.

Intervino la policía que, se indicó, debió hacer disparos al aire para frenar la ira que había poseído a unos contra otros, los muchos contra los pocos.

A un año de los incidentes, los protagonistas de esa tensa situación se sentaron frente a frente en la oficina de Mediación y Conciliación Penal por las denuncias en la fiscalía de Actuación Genérica que se tradujo, en lenguaje judicial, en tres legajos abieros.

En una esquina de la oficina estuvieron los verdes y del otro los Azules y Blancos, el mediador fue Ulf Cristian Eiras Nordenstahl.

Se trató de un proceso de carácter voluntario y confidencial y después de que se desarrollara el proceso, llegaron a un acuerdo en el que «todos manifiestan que han podido reflexionar sobre lo ocurrido y que a partir de ello desean expresar que integran una organización sindical que vela por los derechos de los trabajadores petroleros«.

Acordaron que, más allá de las diferencias políticas que puedan existir, se comprometen a mantener un trato de convivencia pacífico, canalizando las diferencias a través de los mecanismos sindicales o administrativos y que evitarán «situaciones de violencia que puedan significar un daño a la integridad y salud del resto de los compañeros».

Después de este acuerdo, le pidieron a la fiscalía que archive los legajos porque no tenían interés en la prosecución de la demanda judicial.

Para pagar la labor profesional de quienes intervinieron en las denuncias acordaron que los 10 azules y blancos que aceptaron la mediación iban depositar un monto calculado en unas cien unidades del valor que se toma de base en el Poder Judicial.

El 20 de octubre del año pasado la Rucci se convirtió oficialmente en el reemplazante de Guillermo Pereyra al frente del sindicato de petroleros privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa. Consiguió el 86% de los votos en las elecciones y la lista Verde, encabezada por el opositor Walter Zozaya, registró un 12% de votos.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora