Quién era Facundo Molares, el fotoperiodista y exmiembro de las FARC que murió en una represión en el Obelisco

El reportero gráfico murió esta tarde en una represión policial. Era miembro de la revista Centenario y en 2022 afrontó un juicio de extradición por parte del gobierno colombiano, tras ser acusado del secuestro y muerte de un concejal. Su padre es juez de Paz en Chubut

El fotoperiodista Facundo Molares murió este jueves durante una movilización que organizaciones sociales y agrupaciones de Izquierda encabezaban en los alrededores del Obelisco, en el centro de la Ciudad de Buenos Aires.

Las primeras informaciones indican que tras descompensarse, el hombre fue atendido de urgencia por personal del SAME y luego trasladado hasta el hospital Argerich, en donde minutos luego se confirmó su fallecimiento.

Facundo Molares Schoenfeld tenía 46 años. Nació en San Miguel, provincia de Buenos Aires, pero vivió mucho tiempo en Chubut. Su papá es juez de paz en Trevelin.

Era reportero gráfico de la revista Centenario y se definía como militante comunista del Movimiento Rebelión Popular.

En octubre del 2021, el gobierno colombiano de Iván Duque había solicitó a Interpol una circular roja para proceder a la detención de Molares. Fue acusado de haber participado del secuestro del concejal Armando Acuña, en 2009, mientras integraba las filas de la columna guerrillera Teófilo Forero. Fue un exmiembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC).

Un mes más tarde, el fotoperiodista argentino fue detenido por la Policía Federal en Trevelin, a donde había acreditado su domicilio.

Molares llegó a ser considerado por el gobierno argentino como un “terrorista de máxima peligrosidad” y es por este motivo estuvo preso en un pabellón de máxima seguridad de la cárcel de Ezeiza (Buenos Aires).

Según algunos recortes de noticias, el reportero presentaba un delicado estado de salud: pericarditis constrictiva, insuficiencia renal y respiratoria, pérdida de la visión del ojo derecho y graves problemas cardíacos.

En 2022 afrontó un juicio de extradición. El requerimiento fue rechazado por la defensa y por organismos de Derechos Humanos. Consideraron que los delitos que se le imputan al periodista de la revista Centenario ocurrieron antes de 2016, por lo que están encuadrados en el Acuerdo de Paz firmado por el Estado colombiano y la guerrilla.

“No quiero ser extraditado y no corresponde. No participé de esa retención política, hasta el concejal lo manifestó. La única tarea que tuve fue entregarlo a una comisión humanitaria mediante un acuerdo con el Estado, en el marco de los diálogos de paz ya encaminados. Si quería, me quedaba en Colombia. Pero elegí firmar el acuerdo, volver a mi tierra para ver a mi padre, para ver la tumba de mi madre, para ver a mi pueblo. Yo quiero seguir peleando en libertad, no ir preso”, comentó en su momento.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios