Premios y castigos que siguen vigentes



Panorama de Neuquén

La dirigencia del gobierno provincial, sin distinción de líneas internas del MPN, tiene una debilidad por buscar estadísticas que permitan ubicar a Neuquén por encima de los indicadores nacionales.

Como si fuera un protocolo de cada semestre, los municipios piden adelantos o préstamos sin devolución al gobierno provincial para pagar aguinaldos. La novedad de este semestre la brindó Soledad Martínez de Zapala, quien se ufanó de que lo hizo con recursos propios sin pedir prestado.

Se sumó al lote de cuatro municipios que no piden prestado para pagar gastos corrientes en el que está Neuquén capital, El Chañar y Cutral Co. En algún momento supo estar Centenario en este corral aislado.

Según una tesis que escribió Ignacio Argonz de la Universidad Torcuato Di Tella, “Herramientas de gestión tributaria para el incremento de la autonomía local”, un 65% de las finanzas de los municipios del país responde a transferencias automáticas y no automáticas y el 35% son recursos propios.

En la provincia de Neuquén, las cuentas municipales se pueden observar desde los pedidos a Provincia. Así sólo el 23% de los 13 municipios de primera categoría son autosustentables, es decir que viven de la coparticipación y de recursos propios sin pedir prestado. Entonces, diez municipios grandes se suman a otros 45 que son dependientes.

También esta semana surgió una polémica de cabotaje sobre un planteo que hizo el concejal del MPN de Zapala, Diego Villegas, sobre un cambio en la ley que otorgó la concesión del yacimiento de gas El Mangrullo a Cutral Co y Plaza Huincul. Se aclara, en este caso, que efectivamente ambos municipios reciben lo mismo independientemente de la cantidad de población pero sólo uno pidió plata prestada para pagar aguinaldos.

Volviendo al tema de los ingresos extra, no faltó un memorioso que recordó la iniciativa del entonces diputado Horacio González, sobre las regalías de los yacimientos Las Tacanas, Piedra Chenque y Covunco Norte.

En la anterior gestión de Jorge Sapag hubo un intento de crear una liga de intendentes petroleros del MPN para poder plantear reclamos colectivos hacia las petroleras y así asegurarse caja propia. El mismo gobernador desalentó los intentos porque se ponía en riesgo la estabilidad tributaria.

Entonces surgieron reclamos de “reparaciones históricas” para algunas localidades del interior que no se beneficiaron por la creación masiva de empleo estatal o por “el derrame” de la actividad privada de enclave como la petrolera.

Cuando Omar Gutiérrez era ministro de Economía llevó adelante un plan de premios y castigos para medir con la misma vara a los municipios en el momento de entregar un aporte no automático. Se dejó de lado, en forma relativa, la competencia por tener autos patentados con ánimo recaudatorio o cierto populismo de cobrar tasas baratas a pocos por servicios de mala calidad. Pero no se desterraron los aportes reintegrables o no reintegrables.

Argonz advirtió que las transferencias discrecionales o vinculadas a factores institucionales y políticos, sumadas a los déficits locales en materia de gestión tributaria, tienen un impacto negativo sobre los gobiernos municipales y los contribuyentes. A los primeros los desincentiva a tener una administración eficiente porque igual recibirán plata extra; a los contribuyentes los desalienta a cumplir porque no vinculan ingresos municipales con gastos en obras y servicios.

Se puede extrapolar a Neuquén esa investigación académica que tomó como ejemplo a dos municipios cordobeses que pudieron convertirse en la excepción.

Tiene que ver con la autonomía y la percepción que tienen los contribuyentes para identificar pago de tasas con servicios. El gobernador tiene pendiente la discusión sobre la coparticipación provincial y, probablemente, consolidar premios y castigos.

Sólo 3 de los 58 municipios y comisiones de fomento pueden pagar el aguinaldo a sus empleados sin pedir plata prestada al gobierno provincial.

En municipios dependientes se desincentiva a la administración eficiente y los contribuyentes no identifican pago de tasas con servicios.

Datos

Sólo 3 de los 58 municipios y comisiones de fomento pueden pagar el aguinaldo a sus empleados sin pedir plata prestada al gobierno provincial.
En municipios dependientes se desincentiva a la administración eficiente y los contribuyentes no identifican pago de tasas con servicios.

Comentarios


Premios y castigos que siguen vigentes