Preocupa a la región la vuelta a las barreras sanitarias

El informe reservado del Senasa que revela acciones inesperadas por el temor a la aftosa provocó preocupación en el gobierno rionegrino y un reclamo de claras definiciones por parte de la Sociedad Rural del Neuquén. Ante la información exclusiva difundida ayer por “Río Negro”, los ganaderos dijeron que no se puede continuar en la incertidumbre sobre la presencia de aftosa o no en la Argentina y relativizan el impacto sobre las exportaciones de carne.

VIEDMA (AV).- El gobierno de Río Negro se mostró preocupado ayer por la reinstalación del Senasa de controles regionales por el riesgo sanitario de aftosa.

Al mismo tiempo, en Neuquén, los ganaderos nucleados en la Sociedad Rural del Neuquén consideraron “inteligente” una eventual zonificación del país con el regreso de las barreras, si efectivamente se confirma la posibilidad de brotes. (Ver recuadro).

La provincia se reunirá mañana con ruralistas y autoridades nacionales para evaluar la situación. En base a la publicación difundida ayer por “Río Negro” sobre la decisión del gobierno nacional de dividir al país en tres zonas sanitarias con la aparente intención de contener posibles brotes de fiebre aftosa, lo que implicaría la existencia de este flagelo en la Argentina, este diario consultó la opinión del subsecretario de Recursos Naturales, Rodolfo Villalba. El funcionario consideró que esta decisión nacional es un alerta porque no sabe por cuánto tiempo Senasa fijó esos controles y si Río Negro se mantendrá excluido de otro eventual diseño de zonas sanitarias.

Agregó que la situación la había hablado ayer con ruralistas de Choele Choel y Río Colorado. “No afecta demasiado a Río Negro porque los departamentos controles de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa están alejados. Pero -añadió- la preocupación es que puede cambiar este mapa. Habrá que ver cómo evoluciona porque puede volver a la situación anterior o ampliarse los controles”.

El funcionario reconoció que mañana se evaluarán las alternativas y, también, se intentará inicialmente consensuar políticas entre el sector público y privado. El debate se planteará en una convocatoria a Viedma de la Comisión Provincial de Sanidad Animal (Coprosa), que integran el Senada, autoridades provinciales y ruralistas.

Aún la distancia, las barreras afectarán eventuales operaciones de Río Negro, fue la consulta a Villalba de “Río Negro”.

– Se habla de barrera pero se puede confundir con el concepto clásico, es decir, que no pasa nada. Pero se tratan de controles epimediológicos que supuestamente garantiza la inmovilidad ante la presunta existía de actividad viril.

– ¿Estos controles igualmente afectarán el movimiento de hacienda?.

– Seguramente. Si alguien intenta traer hacienda de la zona de riesgo no podrá o se le complicará porque deberá hacer sangrado y análisis previos a cualquier movimiento. Por eso, difícil que exista mucho comercio entre esas zonas de alto y medio riesgo con las zonas hoy sin riesgo.

– ¿Estas regiones mantienen normalmente contactos de hacienda con Río Negro?.

– Hay relaciones. Pichimahuida tiene relaciones comerciales con departamentos del norte de La Pampa. Será una nueva limitación. En el norte de Río Negro se trabaja con destete precoz y existía un traslado hacía el norte y negocio con terceros entonces estas operaciones condicionadas.

“No podemos seguir con la incertidumbre”

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- El presidente de la Sociedad Rural del Neuquén advirtió que la incertidumbre sobre la presencia de aftosa en los rodeos argentinos debe terminar, y reclamó que el gobierno explicite oficialmente cuál es el estado sanitario del país; a la luz de un documento reservado del Senasa que anticipa el retorno a las barreras sanitarias.

El flamante titular de la Rural, Carlos Caivano, dijo que si realmente tenemos aftosa en la Argentina, las medidas conocidas extraoficialmente “serían inteligentes”. Caivano sucede en la presidencia de la SRN a Douglas Reid, quien semanas atrás concluyó su mandato.

Este diario reveló ayer un documento reservado del Senasa, en el que se divide al país en tres zonas según sus riesgos sanitarios, como parte de una estrategia para contener posibles brotes de aftosa. Sin embargo, la medida aún no es reconocida por el gobierno nacional.

Caivano puntualizó que “no podemos continuar con la incertidumbre en torno de si existe aftosa, que de existir obligaría a tomar medidas urgentes. Hemos venido escuchando versiones de que en ciertas regiones del país se está vacunando, de manera que un tema de semejante seriedad no puede mantenerse en el terreno de las especulaciones”, agregó. Consideró que si es necesario mantener una etapa de vigilancia preventiva, “entonces debe hacerse sin más demora, con la zonificación y el celoso resguardo que corresponda”.

El ruralista relativizó el impacto de una medida semejante sobre las exportaciones argentinas de carnes. “Por encima de los rótulos de la Organización Internacional de Epizootas, países como Canadá, Estados Unidos o de la Comunidad Europea, importan de acuerdo a su conveniencia”. Explicó que “la estrategia exportadora depende mucho de las relaciones bilaterales, de manera que son nuestros mercados quienes en definitiva decidirán si compran o no nuestras carnes”.

Acusaron al gobierno nacional

Productores bovinos agrupados en el Frente Agropecuario Nacional denunciaron que “el problema de la fiebre aftosa en la Argentina no fue resuelto”, aseguraron que en diversas zonas del país “se está vacunando” contra este mal aunque sin certificación oficial y acusaron al gobierno de instaurar una “política de Estado del ocultamiento” en torno al tema. Los productores exigieron además al Senasa que “informe con total claridad acerca de la situación sanitaria en el ámbito nacional” para “prevenir daños mayores”.

“El largo tiempo transcurrido desde que surgió al cuestión, videos testimoniales de la enfermedad, vacunaciones generalizadas sin certificación oficial, comentarios sobre la presencia de diversas cepas del virus y medidas restrictivas que afectan la comercialización y el traslado de hacienda”, indican que debe blanquearse y oficializarse la estrategia sanitaria a nivel nacional”, exigió el FAN.

“No puede pretenderse la masiva complicidad del silencio de miles de productores en aras de una supuesta ‘política de Estado’ de ocultamiento”, criticaron, mediante un comunicado de prensa.

La Argentina debió suspender por un tiempo la venta de carnes a los Estados Unidos y Canadá en agosto de 2000, por la detección de nuevos casos de aftosa en el norte del país, a poco de que el país había obtenido el estatus de “libre de aftosa sin vacunación”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios