Preocupa el agotamiento de partidas para el subsidio del transporte en Bariloche

El intendente Gustavo Gennuso viajó a Buenos Aires con este tema en agenda pero no encuentra solución a la problemática. Nación no flexibiliza el aporte y el municipio cada vez concede más para sostener el servicio.

El transporte urbano de pasajeros en Bariloche se sostiene con millonarios subsidios del Estado. Archivo

El transporte urbano de pasajeros en Bariloche se sostiene con millonarios subsidios del Estado. Archivo

El intendente Gustavo Gennuso viajó días atrás a Buenos Aires para presentar su plan de reestructuración del transporte urbano pero reconoció que las soluciones no aparecen y la sostenibilidad del sistema estará cada vez está más atada a los aportes económicos del municipio.

Gennuso dijo que la partida anual de subsidios de la que dispone Nación está sobreutilizada y que antes de octubre se quedará en cero, si no hay una ampliación presupuestaria. El golpe afectaría al transporte de todo el país, incluido Bariloche, donde ya hubo en el último año más de 60 días de paro de los choferes de la empresa Mi Bus por el retaceo de los aportes nacionales y el consecuente atraso en los sueldos.

“Me recontra preocupa el tema de los subsidios” le dijo Gennuso a RÍO NEGRO. Admitió que, a pesar de las gestiones y planteos, Nación no muestra voluntad de descongelar su partida de subsidios.

Este año ese fondo con aplicación en todo el país fue fijado –“con gran esfuerzo”, según el ministro de Transporte Mario Meoni- en 20.000 millones de pesos. La concesionaria del transporte en Bariloche recibe de ese total 12,1 millones de pesos mensuales, una cifra que no se mueve a pesar de la inflación y el vaivén de los costos.

Gennuso dijo que la provincia tampoco emite señales de que vaya a aumentar su ayuda de 7,3 millones de pesos. El municipio interviene a su vez con 3,6 millones de pesos de subsidio directo a la empresa, más otros 6,6 millones de pesos mensuales que comenzó a transferirle en marzo para la compra de combustible.

Según el intendente, la municipalidad es la única que muestra flexibilidad para aumentar sus aportes al sistema según las necesidades y la tendencia a futuro es que su cuota parte en la inyección de fondos públicos para el sostenimiento del transporte sea cada vez mayor.

En esa línea trabajó el municipio para elaborar su plan de rediseño del transporte, con asesoría del consultor contratado Germán Bussi. Esa propuesta fue la que llevó Gennuso al Ministerio de Transporte de la Nación, donde lo escucharon y felicitaron, pero difícilmente esas palmadas se traduzcan en mayores ayudas.

Además de un nuevo diagrama de recorridos, la adopción del boleto combinado y otros cambios operativos, el plan incluía la creación de dos nuevos gravámenes: uno para subsidiar el boleto y otro para asfaltar las calles incluidas en los recorridos y otras obras de infraestructura.

El primer intento por lograr que el Concejo apruebe esos tributos fracasó a fines de diciembre porque la oposición se negó a darles tratamiento sobre tablas y pidió un análisis a fondo. Desde entonces no hubo mayor avance.

Ahora Gennuso optó por otra estrategia y planea modificar los proyectos. “Envié una nota (al Concejo) diciendo que los detengan porque quiero hacer algunos cambios. Les pedimos que esperen un poco y en unos días vamos a presentarlos otra vez. No puedo decir qué cambios va a haber hasta que los conozcan los concejales”, afirmó.

En medio de esos escarceos, la empresa Mi Bus espera desde febrero por una respuesta a su pedido de aumento tarifario. Su pretensión es llevar el boleto de los 41 pesos actuales a 95 pesos. La comisión de seguimiento del transporte todavía no decidió qué tratamiento le va a dar a la solicitud.

Este diario también consultó sobre la crisis del transporte a la gobernadora Arabela Carreras, quien apuntó la mira sobre Nación. “Es un tema que vamos evaluando todo el tiempo y hemos planteado reiteradamente a la Nación las asimetrías que hay en el reparto del subsidio -afirmó-. Existen regiones del país que en proporción reciben mucho más que otras. Pero al parecer es algo difícil de revertir en lo inmediato. Seguimos conversando”.

No descartó del todo la posibilidad de que la provincia aumente su propia asignación para el transporte urbano de Bariloche, aunque dijo que el sector “también recibe otros beneficios” aparte del subsidio directo, “como el diferimiento en el pago de patentes, que en la práctica funciona como un crédito a tasa cero”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Preocupa el agotamiento de partidas para el subsidio del transporte en Bariloche