Preocupa la mala señal de precios del gas natural

Varias operadoras cerraron contratos de exportación por 3 dólares por millón de BTU ante el escenario nacional. Una caída mayor podría poner en riesgo las nuevas inversiones. Anticipan que la producción se reducirá para el invierno entrante.



El invierno que está cerrando dejó un récord de producción que difícilmente pueda repetirse el año entrante.

El invierno que está cerrando dejó un récord de producción que difícilmente pueda repetirse el año entrante.

El inminente inicio de la primavera trae aparejado consigo la temporada baja en lo que hace al mercado interno del gas en donde ya se anticipan precios de oferta por el fluido al punto que desde las principales operadoras se teme que la señal de precios de esta temporada estival sea realmente baja, al punto de poner bajo amenaza las inversiones y llevar a una caída en la producción en poco tiempo.

El país cuenta con dos períodos muy diferenciados de demanda: el invierno cuando la producción nacional es aún deficitaria y se requiere de importaciones; y los meses templados del año en los que la demanda llega a caer hasta en 50 millones de metros cúbicos por día.

Esto hace que haya una sobreoferta y por ende el precio que se paga por el gas desciende. A fines del verano pasado en los contratos spots se llegó a pautar valores cercanos a los 2 dólares por millón de BTU que implican que se vendió gas por menos de lo que había costado producirlo.

Ante este escenario es que desde varias operadoras ya se firmaron contratos de exportación con Chile a un valor que representa para el vecino país la posibilidad de comprar un gas a precios de oferta, casi un 30% más barato que el año pasado. Pero que para las empresas nacionales funciona como un “pájaro en mano” ante el posible desmoronamiento de los precios internos.

En números

2 dólares
llegó a pagarse en el otoño en algunos contratos nacionales spots. La sobreoferta de gas complica las negociaciones.
28%
es la reducción del valor del millón de BTU enviado a Chile en los últimos contratos.

En diálogo con “Energía On” el Vicepresidente Ejecutivo de Gas y Energía de YPF, Marcos Browne, explicó que “lo importante es que la señal de precio de equilibrio siga incentivando desarrollos que eso es lo que desde la compañía más nos preocupa”.

A Chile por 3 dólares
El primer aniversario de la reanudación de las exportaciones del gas natural argentino hacia Chile llegará en pocos días pero con un sabor un tanto amargo para muchas de las petroleras argentinas por los precios pautados en los últimos contratos en torno a los 3 dólares.

Esta reducción del precio del gas argentino, que el año pasado se pautaba para esta época en un promedio de 4,20 dólares por millón de BTU, se debe a dos razones coadyuvantes que los compradores chilenos ya han aprendido y están aprovechando.

Por un lado está la sobreoferta de gas en Argentina que a partir de septiembre y hasta abril es marcada y viene llevando al cierre de pozos productores ante la falta de compradores.

Lo importante es que la señal de precio de equilibrio siga incentivando desarrollos. Eso es lo que más nos preocupa”.

Marcos Browne, Vicepresidente de Gas de YPF.

Esta necesidad de colocar la producción es la que llevó a muchas firmas como YPF y Tecpetrol a pactar contratos de venta en los que cotizan el precio de su gas en boca de pozo a 3 dólares netos, es decir luego del descuento de retenciones que hoy equivale a casi el 7% del valor.

El segundo factor de incidencia en la baja del precio es la concentración de la demanda chilena en un gasoducto con estrecha capacidad como es Gas Andes. El sistema que conecta la zona de Mendoza con el área metropolitana de Santiago de Chile, tiene capacidad para transportar hasta 5 millones de metros cúbicos de gas por día, pero en la sumatoria de las autorizaciones de exportación dadas por Nación se han alcanzado picos de habilitación de hasta 20 millones de metros cúbicos por esa línea.

Ante la clara imposibilidad de concretar todos los envíos autorizados, las firmas chilenas terminan priorizando los contratos en los que pactaron los menores precios, llevando así el fluido argentino nuevamente a la baja.

Los nuevos desarrollos esperan además por más transporte.

Con Chile se da un libre juego de oferta y demanda donde hay más de uno ofreciendo y son pocos los que compran del otro lado y así como el mercado tiene un precio de equilibrio acá, lo mismo pasa con Chile. La verdad es que hoy el juego es totalmente libre, de oferta y demanda, y si nosotros terminamos de definir un precio en ese orden es por lo que está pasando con los precios”, aseguró Browne y recordó que el gas para usinas en Argentina se colocó en el verano pasado a 2,80 dólares.

El Vicepresidente de Gas de YPF explicó que “los chilenos tienen también la oportunidad de firmar con más de uno y entonces es muy libre lo que ocurre. Este año vamos a ver cómo reacciona la capacidad productiva, si hay tantos excedentes como el año pasado y si Chile toma tanto como el año pasado”. Y detalló que “en la medida en que Chile tome más, el equilibrio entre la oferta y la demanda se picantea un poquito más, entonces hay que ver en dónde efectivamente termina quedando”.

A partir de la resolución 417/19 se incluyó la obligatoriedad de informar públicamente los valores de los contratos firmados. A partir de esta información es que no sólo es ha evidenciado la baja en el precio sino también instauración de una suerte de precios estacionales que diferencian el gas a entregar en septiembre, del período de menor demanda que va de octubre a abril e incluso un mayor salto para el gas de los meses de invierno en los que llega a apreciarse en más de un 50% para alcanzar los 4,70 dólares por millón de BTU.

En los campos maduros el declino es más marcado.

Escenario local
Con los contratos a Chile a la vista desde varias empresas de este lado de los Andes ya se especula con cuál podrá ser el sendero de precios para esta primera verano en el mercado local y no son pocas las firmas que ya dan por seguro que el valor promedio se ubicará por debajo de los 2,50 dólares por millón de BTU, dañando seriamente la señal de precios buscada para avanzar en nuevas inversiones.

Es por esto que desde varias firmas y el mismo Browne se reconoce que el panorama en el segmento de la producción de gas natural es que la producción comenzará a declinar a partir de la pérdida de un precio que rentabilice nuevos desarrollos y que mitigue además el marcado impacto del declino natural que posee el segmento del shale, que hará que para el próximo invierno sea muy difícil que el país pueda volver a alcanzar los 144 millones de metros cúbicos que registró en julio pasado.

En la búsqueda del mercado brasileño para sumar volumen y precios

Tanto desde YPF como desde Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint, se busca reflotar la obra del gasoducto a Porto Alegre, una obra que estuvo a punto de ser licitada en el año 2001 pero que sucumbió primero al calor de la crisis económico y luego por el declino de la producción.

Para las dos petroleras la posibilidad de concretar el gasoducto que una Argentina con el sur de brasil representa una gran oportunidad para el gas de Vaca Muerta, dado que permitiría ampliar considerablemente la demanda potencial de ese gas al llegar a una zona densamente poblada e industrial.

De momento en Brasil la única conexión existentes es la de Uruguayana, un gasoducto pequeño que a principios de año ya comenzó a recibir gas de la Cuenca Neuquina, marcando así el reinicio de una senda exportadora con la que busca mejorar también la señal de precios del gas.


Comentarios


Preocupa la mala señal de precios del gas natural