Presos neuquinos hicieron regalos para sus hijos

El original festejo se realizó en la comisaría 18.



NEUQUEN (AN) - El bullicio de los chicos correteando detrás de los globos multicolores y haciendo retumbar pitos y matracas, inundaba cada rincón de la prisión y se mezclaba con el griterío ensordecedor que venía de afuera, de los que saltaban en el castillo inflable o de los que se apiñaban esperando turno para montar una de las poderosas motos blancas policiales y dar una vuelta a la manzana "gastando" el ulular de las sirenas y el "pestañear" de sus balizas azules. A pleno se festejó ayer el día del niño en la Comisaría 18 del barrio Gran Neuquén, con decenas de chicos que aprovecharon al máximo el acogedor sol de la tarde para disfrutar junto a su padres.

Juan iba y venía trayendo chicos de la sala donde degustaban golosinas y masas, para reunirlos en el sector donde, paralelamente, los internos de la alcaldía mostraron sus coloridas artesanías. "Quisimos aprovechar esta ocasión para ofrecerles a nuestros hijos, hermanos o sobrinitos, la posibilidad de que festejaran junto a nosotros. No es un día cualquiera, sino una jornada que hemos venido preparando desde hace varios días", comentó Juan, que está detenido en la 18.

El festejo en el interior de la alcaidía se hermanó con el que en la puerta organizó la delegació de la comisaría comunitaria, con el aporte de diversos organismos públicos -escuelas-, la cooperativa Calf, comerciantes y firmas de la ciudad que, por ejemplo, instalaron un castillo inflable.

"Es un esfuerzo que hacemos entre todos quienes trabajamos cotidianamente para tratar la diversidad de problemas que hay en la comunidad. Desde que empezamos el programa de actividades más de 500 chicos, no sólo este barrio, sino de todo el sector, han participado de los juegos y entretenimientos", dijeron los sargentos Carlos Amaza y Carlos Figueroa, a cargo de la Policía Comunitaria.

Los festejos se prolongaron toda la tarde y tanto dentro como fuera de la comisaría el denominador común fue la alegría de decenas de niños.

"Destinamos el día a esta actividad en virtud del trabajo que vienen desplegando los internos y fundamentalmente por su buen comportamiento. Se trata de una manifestación de la voluntad de asumir el proceso de resocialización a la que están sometidos", comentó el jefe de la alcaidía, el subcomisario Néstor Lepén.

Además de recibir a sus familias, los internos expusieron los trabajos que realizan como parte del tratamientos de recuperación.

El Parque, repleto

NEUQUEN (AN).- El centro neuquino fue otra vez el lugar más elegido para disfrutar en familia el Día del Niño. El nuevo cruce del Parque Central a la altura de la calle Rioja se convirtió, por momentos, en una peatonal dónde se aglutinó una multitud de personas tentadas por el buen tiempo que acompañó a la jornada.

Los más pequeños pasearon en autos eléctricos, jugaron en las hamacas y toboganes e, inclusive, se tomaron fotos junto a figuras de Los Peques.

Los más grandecitos coparon las canchas centrales del Parque e improvisaron vistosos partidos de fútbol y carreras de bicicletas. Los padres también se vieron tentados y en algunos casos dejaron de lado a los festejados para sumarse a "un picadito".

El patinódromo fue otro de los puntos elegidos para los festejos dada la coincidencia con una fecha del torneo provincial.

El día no pudo haber sido mejor. El sol acompañó durante toda la tarde a los niños, que en su mayoría, dejaron en sus casas las abrigadas camperas. El perfume de los primeros aromos en flor se sumó al de los pochoclos y copos de azúcar para deleite de chicos y no tanto.

Al atardecer, el microcentro se colmó de paseantes que disfrutaron de la música, malabaristas, globos y pochoclos que ofrecen el paseo de los artesanos.

La alegría se vivió en todas las ciudades

Todas las ciudades de la región disfrutaron del día del niño. Por ejemplo en Cipolletti no hubo rincón donde no se organizara un festejo para los más chicos. Gobiernos, entidades, clubes, cultos religiosos y -como siempre- una de las hinchadas de fútbol homenajearon a los niños en su día.

El plato fuerte fue en un repleto estadio municipal, el de la calle Naciones Unidas. Entre payasos, grupos teatrales y globos se pasearon funcionarios con caras de satisfacción por la organización.

La hinchada del club Cipolletti conocida como "La 69" organizó, como todos los años, la fiesta callejera en 25 de Mayo y Perú, donde, los "barrabravas" se lucen como payasos.

En Roca, risas, juegos, canciones y hasta llantos se conjugaron ayer en una tarde que no careció de ternura y diversión. Los "peques" roquenses se congregaron ayer en distintos puntos de la ciudad a festejar con la familia el día del niño.

Las plazas San Martín y Belgrano se colmaron de familias desde tempranas horas de l tarde. Allí se ofrecieron espectáculos de títeres que contaron con una importante audiencia y se instalaron juegos inflables que los chicos disfrutaron hasta el cansancio.

Y en Río Colorado, el fuerte viento que dominó la jornada de ayer no impidió que los chicos festejaran a pleno.

El encuentro programado se realizó en la Avenida San Martín entre Yrigoyen y Roca, donde una multitud de pequeños acompañados por sus padres disfrutaron una tarde distinta. La música le dio el marco especial al desarrollo de juegos tradicionales. (AC, AR y ARC).


Comentarios


Presos neuquinos hicieron regalos para sus hijos