Producirán 15.000 toneladas de trucha en Neuquén

Montarán un centro en la localidad neuquina de Santo Tomé.



NEUQUEN (AN) - Una compañía conformada por ex empresarios petroleros ya comenzó en Santo Tomé a montar el centro de incubación y alevinaje de un emprendimiento mucho más ambicioso que, en el embalse de Piedra del Aguila, llegará a producir 15.000 toneladas de trucha arco iris por año para su exportación por un monto de 60.000.000 de dólares.

El Hatchery (criadero, en inglés) Santo Tomás dará empleo directo al quinto año de funcionamiento a 360 personas y a otras 150 de manera colateral.

Se trata de un proyecto de proporciones, que demanda una inversión superior a los 100.000.000 de pesos; el 75% de es monto será financiado por el Estado neuquino a través de la línea de créditos de fomento del Iadep.

El emprendimiento es de una magnitud trascendental para la provincia de Neuquén, apuntó el ministro de Producción y Turismo, Marcelo Fernández Dotzel.

Basta recordar que hasta ahora, los siete emprendimientos asentados en el embalse de Alicurá y el único que existe en el de Piedra del Aguila producen en conjunto unas 2.400 toneladas de trucha.

Será un emprendimiento que contemplará todo el proceso para la producción de truchas porque, tras la compra inicial de los reproductores y de la fecundación, obtendrán las especies para abarcar todo el ciclo.

 

Cualidades óptimas

 

Santo Tomás es una localidad ubicada a 37 kilómetros hacia el norte de Piedra del Aguila.

Sus características hidrológicas son singulares porque sus vertientes de agua en condiciones óptimas para la actividad no aportan a la subcuenca del Limay, lo que garantiza el aislamiento indispensable para el manejo de alevinos.

En esta pequeña localidad, la empresa montará la sala de incubación y alevinaje, que tendrá 400 metros cuadrados de construcción cubierta, más otros 600 de un tinglado que protegerá los tanques exteriores y una vivienda con oficina.

Se trabajará inicialmente con reproductores provistos por el Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (Cean); luego el mismo ciclo reproductivo permitirá el autoabastecimiento.

La idea es tener toda la infraestructura montada en un plazo de dos años y alcanzar la primera meta de producción (15.000 toneladas) en cinco. En una tercera instancia apostarán a incrementarla.

La vertiente de Santo Tomás que utilizará el centro de reproducción tiene un módulo de caudal de 280 litros de agua por segundo.

El agua es de alta pureza y brota de la meseta basáltica a una temperatura de 14 grados y una proporción de oxígeno de 10 miligramos por litro.

Ese estado del agua es óptimo para el cultivo de truchas a partir del alevinaje, pero para la incubación -se aclaró- debería reducirse el temperatura algunos grados con un equipo de enfriamiento.

Dispondrá el grupo empresario que lidera el ex gerente general de Repsol YPF Rubén Patriti de un predio de 23 hectáreas al pie de la barda.

El proceso de fecundación, incubación y alevinaje cesa cuando el ejemplar adquiere los 5 gramos de peso.

Será entonces cuando se los trasladará a unos 70 kilómetros de allí, al embalse de Piedra del Aguila. El transporte se realizará en equipos con suministro de oxígeno.

En 8 conjuntos de jaulas flotantes las truchas engordarán hasta alcanzar los 3 kilos. Cada centro contendrá 2.500 toneladas por año.

Se estima, sobre la base de las experiencias que tienen más de una década de desarrollo en la provincia, que el proceso de engorde hasta alcanzar el peso comercial ideal demandará entre 12 y 14 meses.

El la orilla del mismo embalse, se montará una sala de faena, una rampa de desembarco, y el depósito de insumos.

Desinfección con rayos ultravioletas

NEUQUEN (AN).- El proyecto incluye la implementación de un sistema de desinfección que hará del criadero Santo Tomás el primero en utilizar para tal fin la irradiación de rayos ultravioletas.

El ministro Fernández Dotzel asegura que no será con químicos sino con esta exposición del agua que se logrará alterar el ADN de virus, bacterias y parásitos para acabar con ellos sin dañar ni los peces ni el agua ni el resto del medio ambiente.

De acuerdo con la memoria del proyecto, los rayos ultravioletas no alteran las sustancias del agua ni afecta su olor y sabor, no forma subproductos ni residuos y no da lugar a la formación de sustancias corrosivas.

El equipo a instalar en Santo Tomás podrá procesar con este método unos 300 metros cúbicos por hora de agua.

El tratamiento de los efluentes del emprendimiento es otro de aspectos distintivos del proyecto.

Los simples domiciliarios se procesarán con una planta especialmente construida.

Pero los efluentes de la producción se eliminarán mediante su paso por un estanque de decantación. De este depósito surgirá un canal a cielo abierto con múltiples saltos para su oxigenación.

Se estima que los parámetros de fósforo, nitrógeno y demás elementos potencialmente alteradores del ambiente estarán por debajo de los máximos permitidos por las normas provinciales del agua.


Comentarios


Producirán 15.000 toneladas de trucha en Neuquén