Edificios vanguardistas y amigables con el planeta

En la ciudad de Neuquén ya existe una obra que se ajusta a las exigencias de una ordenanza que promueve la aplicación de parámetros de construcción, que adopta el uso de energías alternativas y renovables buscando la eficiencia energética.

04 sep 2018 - 00:00

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

Frente a la creciente construcción de edificios, el objetivo principal de las ciudades es comenzar a pensar en la eficiencia energética. Reduciendo el consumo de energías primarias y consecuentemente las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La ordenanza municipal N° 13515 en la ciudad de Neuquén se creó teniendo en cuenta la Cumbre del Cambio Climático desarrollada en París, cuyo principal objetivo es el compromiso vinculante internacional, incluidas las grandes potencias para la reducción de los gases del efecto invernadero, donde se busca limitar el aumento de la temperatura global en menos de 2º.

A niveles globales, los edificios son responsables aproximadamente del 36% del uso total de la energía, del 65% del consumo de electricidad, del 30% de las emisiones de gases efecto invernadero, 30% del uso de materias primas, 30% de los residuos, y el 12% del uso del agua potable.

Desde éstos parámetros, una de las metas que la municipalidad de Neuquén es reducir hacia el 2023, en escala gradual, el consumo de energías de impacto negativo ambiental. Según el subsecretario de Obras Particulares local, Luis López de Murillas, “no es sólo hablar de consumo de electricidad sino de los materiales para su construcción, que no dejen huellas de carbono, es decir, utilizar materiales fabricados en cercanías a la obra y no deban ser transportados por grandes distancias”.

Si bien a nivel regional la normativa que promueve la eficiencia energética es muy incipiente, las ciudades del Alto Valle están buscando articularla a través de jornadas durante el año.

El edificio Casa Club Plaza, es el primero en Neuquén que fue concebido con una construcción bajo los parámetros que la ordenanza impone de aquí al futuro. “Cuando lo diseñamos tuvimos mucho cuidado en cuanto a las características del medio y tanto en su etapa de construcción y posterior habitabilidad posea las condiciones óptimas para ahorrar energías”, explicó el arquitecto a cargo, Gustavo Gradel.

Implementar las medidas para la construcción sustentable es una tarea que se viene desarrollando desde siempre. “Lo importante de ahora es que exista una exigencia formal y tenerlo reglamentado es útil porque se proveen de una lista de cosas que seguramente antes no se implementaban al cien por ciento”, aseguró Gradel.

La planificación de la obra fue pensada desde la forma que éste posee, a través de lógicas de ahorro energético como la orientación y su exposición al sol.

El edificio se extiende en un formato torre y no entre medianeras. Al tener todas sus caras expuestas, los muros que dan al Oeste y al Sur están fabricados con doble cámara de aire a través de ladrillo hueco y ladrillo hacia la vista en el exterior. En el caso de las dos medianeras se decidió utilizar lana de vidrio diseñada para el aislamiento térmico.

Las carpinterías de los departamentos son de PVC, que brindan una buena performance y están catalogadas como un buen aislante, además de tener doble vidriado hermético.

Si bien la ubicación es clave en el comportamiento del edificio, en el diseño es determinante buscar soluciones que garanticen demandas mínimas y se aproveche la radiación solar y la iluminación natural.

El edificio posee generadores de agua caliente y calefacción a través de un sistema de termotanques solares. Esto permite que los equipos tradicionales que se suministran de gas puedan complementarse con las energías renovables no contaminantes. Lo cual disminuye el total consumo de electricidad y gas en el mes.

Según Gustavo Gradel en la planificación se propuso construir una terraza verde porque ofrece beneficios positivos. “Principalmente hacia la ciudad es el terreno absorbente del agua de lluvia y reemplaza el terreno ocupado, como así también disminuye el calor de las ciudades y colabora para que el aire sea más puro”, afirmó Gradel.

Otra decisión fundamental en la ejecución de la obra fue construir con materiales fabricados en la región. Como ladrillos producidos en Allen. Además, la selección de estos fueron previstos para el menor mantenimiento a futuro.

En números
50%
de bonificación se otorgará en derechos de edificación si se cumplen los requisitos de eficiencia energética.
107
edificios de mediana y gran magnitud, 3 o más pisos están en construcción en la ciudad.
Los edificios “sustentables” buscan adaptarse a un Plan Ambiental Urbano en sus diseños y métodos de construcción.
“Hay edificaciones de construcciones monumentalistas y de vanguardia, pero tienen un consumo energético a gran escala” .
Luis López de Murillas, subs. de Obras Particulares de la ciudad de Neuquén.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.