“¿Qué significa ser ‘don’?”

Acabamos de despedir a un hombre a quien todos conocimos como don Felipe Sapag. Redundante sería hablar de su obra: está al alcance de la mano en cada calle neuquina que recorramos, en cada escuela, en cada barrio, en cada persona humilde que fue a despedirlo en su casa y que lloró con el corazón sincero. Esto explica la anteposición del término “don” a su nombre, ese tratamiento de respeto que antiguamente estaba reservado a personas especiales; él lo llevó con justa razón. Cuando en 1955 el segundo gobierno de Perón fue interrumpido por la Revolución Libertadora el peronismo fue proscripto. Entonces un grupo de peronistas, entre ellos los hermanos Sapag, buscó una salida política para que no se perdieran los ideales sostenidos por el mencionado presidente: creó el Movimiento Popular Neuquino, experiencia neoperonista exitosa, como la llamaron reconocidos investigadores locales, que aún perdura en el gobierno de nuestra provincia. Y don Felipe, desde su cargo de gobernador, el que ejerció en reiteradas oportunidades, pudo poner en práctica esas ideas, unidas al bien común y la ayuda al más necesitado, que fueron características de su humildad de carácter. Y cargando en sus hombros la pesada mochila que la vida le jugó –esto es la desaparición y muerte de dos de sus cuatro hijos– pudo luchar por grandes sueños: la transformación del Neuquén de un pequeño pueblo a la gran ciudad que hoy es. Para ello implementó políticas acertadas que permitieron la ansiada transformación; como ejemplo mencionamos el moderno Plan de Salud en los años 70 –hoy en estado crítico– y la creación del Copade. Tengo el orgullo de haberlo acompañado formando parte de la cartera de Educación en su último gobierno, cuando abrazábamos la esperanza de un gran cambio en la enseñanza. Me pregunto: ¿podrán todos los políticos que hoy ostentan el poder caminar por la avenida Argentina sin custodia como lo hizo don Felipe hasta hace muy poco tiempo? ¿Se les podrá llamar ‘don’ con el paso de los años? Preguntas de difícil respuesta… De más está decir que en esta tierra somos peregrinos; a pesar de ello, nuestra vida no es efímera: continúa en nuestros hijos y en las semillas que sembramos. La siembra de don Felipe fue fecunda. Vicky Chávez DNI 6.251.256 Neuquén

la foto del lector

Lic. Vicky Chávez DNI 6.251.256 Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora