Quién dijo que los jubilados no tienen ganas de estar en actividad

Sebastián, Miguel y Rodolfo reflejan las historias del día después. Reinventarse y seguir son la clave para un sector que enfrenta violencia y problemas económicos.



#

Miguel se entrena diariamente para competir sobre dos ruedas. (Foto: Matías Subat )

Jubilarse no es sinónimo de pasividad. Para algunos adultos mayores es el puntapié para iniciar nuevas actividades, experiencias o adquirir nuevos conocimientos. Hay jubilados que emprenden alguna actividad ya sea económica o física para mantenerse activos, como recreación o porque, sencillamente, lo que reciben de la jubilación no les alcanza.

Según datos de la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos de la Provincia de Neuquén, las proyecciones, según el rango de edad, para 2018 marcan que en territorio neuquino las personas entre 60 y 64 años conforman el 3,9 %, las de 65-69 el 3,1 % , entre 70-74 el 2,2 %, para el segmento 75-79 un 1,4 %, y los mayores a 80 años el 1, 7 %. En total representan el 12,3% de toda la provincia.

“Hoy nuestra población va envejeciendo y sumado a eso tenemos un gran ingreso a la provincia de adultos mayores”, marcó Emilce Troncoso, subsecretaria de Familia de la provincia.

Una de las principales dificultades que deben sortear los adultos mayores es el aspecto económico ya que lo que reciben por jubilaciones y pensión no suele alcanzarles para vivir por lo que algunos escogen hacer alguna tarea para generar algún ingreso más en el mes.

“Se trabaja en conjunto con los municipios para llevar capacitación, talleres, y más allá de que sea un entretenimiento que también les pueda brindar un ingreso”, apuntó la directora provincial de Políticas para Adultos Mayores, Blanca Llanquitur.

Si bien la mayor concentración poblacional se encuentra en la capital neuquina, los programas buscan ampliar su alcance a todo el territorio provincial. “Tenemos delegaciones en nueve lugares de la provincia, y partir de ahí se articula con distintos lugares y asociaciones de adultos mayores, para llevar adelante los talleres que se solicitan”, indicó.

Otro de los puntos que preocupa para este sector son las situaciones de violencia. “Algo que se está notando mucho, son los casos de violencia. Hay mucha cuestión de violencia hacia los adultos mayores hombres y mujeres. Ahora se empieza a denunciar y a tomar conciencia. Tiene mucho que ver con las relaciones familiares. Es económica, social, física y verbal”, manifestó Troncoso aunque reconoció que todavía no hay estadísticas discriminadas por rangos de edad.

A partir de esta realidad es que los organismos estatales comenzaron a reorientar las acciones para que se respeten los derechos de los adultos mayores. Una de las políticas tiene que ver con generar lazos intergeneracionales y vincularlos.

Datos de la Dirección de Estadísticas y Censos provincial proyectan para este año que la población igual o mayor de 60 años conforma el 12,3% del total.

En el 2010 se creó el Consejo Provincial de Adultos Mayores, para promover el asociativismo y la participación de este grupo en la sociedad.

Campeón mundial con 75 años y una vida en la Legislatura

Miguel se entrena diariamente para competir sobre dos ruedas.
Matías Subat

Con 75 años Miguel Messineo, a bordo de su bici ganó el campeonato mundial Campagnolo GFNY World Championship NYC en Nueva York. A lo largo de su extensa trayectoria se destacó y consagró a nivel nacional e internacional en competencias de duatlones, triatlones y ciclismo.

Trabajó desde muy joven. Ya a los trece años fue cadete de una feria franca, y en el año 58, con 15 años, ingresó como cadete en la Legislatura. En el organismo se desempeñó en distintas tareas durante 40 años.

“Me jubilé en la Legislatura en el 95. Tenía 52 años, porque estaba el retiro voluntario, y si tenías 30 años de servicio te tenías que retirar, y yo tenía más. Me jubilé como prosecretario legislativo”, narró.

Desde los trece años corre en bicicleta. “Mi viejo, mi tío habían sido ciclistas, ya lo llevaba en los genes”, expresó.

El atleta apuntó que no le fue difícil el momento posterior a la jubilación porque “siempre estuve ocupado, porque me apasionaba el deporte, y disponía de más horarios, y viajaba mucho”.

Disponer de mayor tiempo le permitió prepararse para el Ironman, que es la prueba más exigente y prestigiosa del triatlón. “La corrí a los 60 años, después de que me jubilé, porque es una prueba muy grosa y mientras estaba en actividad no podía entrenar las horas que sabía que necesitaba”, explicó.

Desde los trece años mantiene una actividad física intensa que continua aún hoy. Sale a caminar seguido, anda en bicicleta, hace pileta y gimnasio en el club Alta Barda, a quien menciona que le está agradecido. Esto lo complementa con una buena alimentación y tres meses antes de una gran competencia encara un entrenamiento más intensivo. Estar siempre con alguna actividad física lo disfruta: “Vos salís y venís con otro ánimo”, señaló.

En este camino “mi señora me acompaña hace 48 años, y es uno de los motores”.

Nunca es tarde para aprender aunque haya que seguir trabajando

Sebastián tiene 26 nietos, pasó largos años entre la fruta y ahora aprende informática.
Matías Subat

Sebastián Espulef, tiene 60 años y desde hace dos años decidió terminar los estudios primarios. Hizo durante 28 años trabajos en las chacras para la empresa Moño Azul. Hoy ya jubilado aprovecha alguna changa que vaya saliendo.

“Arranque a trabajar a los 10 años. Ayudaba a mi tía a cosechar uvas”, relató Espulef.

La mayor parte de su vida estuvo en la empresa Moño Azul. “En el 89 comencé ahí e hice de todo: poda, cosecha, trabaje con el tractor, curando”. enumeró.

Su jubilación fue hace ya casi tres años. Ese momento reveló que le fue un poco difícil y lo ejemplificó con un episodio que tuvo: “Me levanté temprano, y mi señora me preguntó qué hacía, y le dije que me iba a trabajar, y me recordó que ya no trabajaba más”.

Desde el año pasado decidió terminar la primaria en el Centro de Formación Profesional N° 25. “Yo no tuve la posibilidad de poder terminarla la primaria antes ” por la situación familiar, comentó y dijo que una de las razones que lo motivó a estudiar fue “aprender a leer bien”. Hoy comparte aula con personas más jóvenes a quienes los arenga a que aprovechen el cursado.

Todos los jueves le toca clases de computación. “Ahora por lo menos sé prender la computadora y escribir. Y de a poco le vamos agarrando la mano. Yo estoy aprendiendo de algo que no tenía idea, y que nunca lo imagine”, confesó.

Pese a ya estar jubilado no deja de hacer alguna changa que vaya apareciendo. “Hoy no te alcanza con lo que cobrás en la jubilación. Por eso necesitás hacer algún trabajo. Gracias a Dios igual no nos falta nada”, señaló Sebastián, quien apuntó que “cada vez que sale algún trabajo, lo aprovecho, y para mí es mejor. Estuve muchos años acostumbrado a trabajar”.

Hace pocos días hizo un trabajo de 15 días en un supermercado con labores de mantenimiento y albañilería.

Hoy vive en su casa del barrio Islas Malvinas, con su señora Ramona y dos de sus hijas.

Tiene una familia numerosa. “Tengo trece hijos, y uno falleció. Tenemos 26 nietos, y una bisnieta”, describió.

El hombre nació en el paraje La Amarga. Después de jubilado una de las cosas que pudo hacer y que resalta es almorzar con su familia, algo que por su labor en la empresa frutícola no podía realizar.

De médico y director de hospital a trabajar la tierra

Rodolfo tiene una chacra en Senillosa donde se dedica a la producción de fruta fina.
Matías Subat

“Un poco antes de jubilarme, empecé a pensar qué haría luego. Lo agropecuario me atraía bastante. Hoy me siento muy bien. Es haber elegido un estilo de vida distinto, en un ámbito incontaminado, y haciendo lo que me gusta”, dijo Rodolfo Bertolami, que hoy tiene una chacra en Senillosa donde produce fruta fina, forrajes, y uva de mesa.

Su labor en su chacra de 10 hectáreas lo define no solo como algo laboral sino también “recreativo y de buen vivir”.

Treinta años trabajó como médico de dedicación exclusiva en distintas localidades de la provincia, hasta que en 1999 se jubiló como director general de hospital regional Neuquén.

Después siguió seis años desempeñando tareas en un establecimiento de Salud de Arroyito. “En ese ínterin me empecé a ocupar en el tema de la producción porque era algo que siempre me había interesado”, confesó Rodolfo. Sus abuelos hacían actividades agropecuarias, y de chico y adolescente tuvo muchas historias de campo.

Antes de su chacra en Senillosa tuvo otras experiencias productivas, entre ellas alquiló junto a su hermano una chacra en Plottier.

Sistematizar

“En Senillosa primero hubo que sistematizar todo. Primero fueron varios años de alfalfa nomás para mejorar la tierra, expuso.

Dijo que seguir desempeñando una actividad luego de jubilado es “un poco la continuación de un estilo de vida. Yo trabaje toda la vida” El productor mencionó que disfruta su actividad en la chacra: “Con la tierra estás en contacto con la naturaleza. Produce, permite y obliga a dar trabajos a otros, y eso me gratifica mucho”, dijo.

Tiene una persona que se encarga de gran parte de

las labores culturales , y en la época de poda o de cosecha suma temporalmente más personal.

“Yo recorro, y por ahí me ocupo de alguna tarea, como podar, o algo que vea que lo puedo hacer sin demasiadas dificultades. Tampoco me quiero sobrecargar de trabajos, porque ya no estamos para hacer ciertas piruetas”, comentó entre risas Rodolfo.

matias subat

“Tengo un entrenamiento regular. Te tiene que gustar, apasionar, como pasó conmigo. Camino, ando en bicicleta, hago pileta, gimnasio. Entreno con muchachos de veinte, treinta años, cuarenta años”,

contó el ciclista y atleta Miguel Messineo.

Datos

Datos de la Dirección de Estadísticas y Censos provincial proyectan para este año que la población igual o mayor de 60 años conforma el 12,3% del total.
En el 2010 se creó el Consejo Provincial de Adultos Mayores, para promover el asociativismo y la participación de este grupo en la sociedad.
“Tengo un entrenamiento regular. Te tiene que gustar, apasionar, como pasó conmigo. Camino, ando en bicicleta, hago pileta, gimnasio. Entreno con muchachos de veinte, treinta años, cuarenta años”,

Comentarios


Quién dijo que los jubilados no tienen ganas de estar en actividad