Quieren que la Justicia intervenga para evitar conflictos entre vecinos

En un barrio de Neuquén la liberación de un hombre, acusado de robar un taller mecánico y apuñalar luego a su dueño, mantiene convulsionado al sector. Desde la vecinal denuncian que planean incendiarle la casa al supuesto ladrón para expulsarlo por la fuerza del barrio. Temen que haya más heridos.

#

En el barrio se recuerdan otros episodios violentos de enfrentamientos entre vecinos.(Foto: Archivo )

En el barrio Valentina Norte Rural los ánimos están inquietos y los vecinos reclaman más presencia de la Justicia para evitar que los conflictos entre vecinos concluyan en enfrentamientos de gran magnitud. El problema se disparó por una pelea que terminó con un hombre apuñalado el lunes de la semana pasada. El agresor está libre y, mientras un grupo de personas lo quiere linchar, desde la vecinal piden respuestas a la fiscalía para eludir “una desgracia”.

“La Justicia no se ve y son los que tienen que intervenir porque esto va a terminar mal, los incidentes no van a pasar de esta semana. Los vecinos se mandan mensajes y se organizan, quieren correr a este muchacho del barrio”, explicó el presidente de la vecinal, Armando López.

El vecinalista se refirió a un conflicto que ocurrió la semana pasada pero que tiene su origen en abril por un robo ocurrido en un taller mecánico del barrio. Explicó que el lunes 10, el dueño del taller se encontró de frente con el sujeto que cree que le robó mientras hacían fila para comprar la garrafa social. Hubo intercambio de palabras y el dueño del taller terminó con una puñalada en el gluteo por parte del otro sujeto.

El reclamo de los vecinos comenzó cuando el agresor se presentó en fiscalía y quedó en libertad. López afirmó que “este muchacho comenzó a amenazar a la familia del hombre que apuñaló y empezaron a circular mensajes, entonces los vecinos se empezaron a organizar para prenderle fuego la casa y eso es algo que no tiene que ocurrir”.

Aclaró que “acá el problema no es con la policía, tiene que ver con los fiscales que no actúan, porque la policía detiene a la gente y la justicia los libera. Cuando a este hombre le robaron el taller rastreó al ladrón e hizo la denuncia en la policía, pero nunca le hicieron allanamientos al sospechoso”.

Desde la policía informaron que en el barrio “no solemos tener inconvenientes de este tipo. El mayor problema es que la Comisaría 12 se encuentra muy lejos, entonces la gente no se acerca a denunciar por las distancia y termina resolviendo todo por su cuenta, lo cual está mal. Pero no tenemos forma de prevenirlo”.

Hay antecedentes que dan cuenta de esta situación. El más cercano fue en mayo del 2017 donde en una escalada de violencia entre familias del barrio Los Hornitos incendiaron una vivienda en Genco al 5.500 y el 21 de mayo mataron de un escopetazo a Antonio Gabriel González García, de 38 años. En junio de 2016 hubo otro hecho violento.

“La Justicia no se ve y es la que tiene que intervenir porque esto va a terminar mal. Los incidentes no van a pasar de esta semana”.

Armando López es el titular de la vecinal de Valentina Norte Rural.

La comisaría lejana

Exigen que se agilicen las obras de la nueva sede policial

Ayer por la tarde un grupo de vecinos de Valentina Norte se reunió en la esquina de las Calle 5 y Crouzeilles con autoridades policiales y de la subsecretaría de Seguridad para exigir respuestas ante los nuevos hechos de violencia.

En la reunión que comenzó pasadas las 19 de ayer, los vecinos pidieron información acerca de la construcción de una nueva comisaría en el barrio, que el mes pasado fue anunciada por el gobierno provincial.

Armando López, el presidente de la vecinal del sector, indicó que “los vecinos reclaman que se construya la nueva sede y necesitan saber cuándo van a empezar las obras. En la última reunión nos dijeron que se iba a inaugurar antes de fin de año, pero hasta el momento no han avanzado, solo pusieron un cartel en el terreno que van a utilizar”. El referente barrial agregó que el nuevo edificio se va instalar en la esquina de Crouzeilles y Blanca, en un predio que pertenecía al IPVU.

Según López, el compromiso para construir el edificio policial fue realizado el cuatro de agosto en otro encuentro que mantuvieron los vecinos con las autoridades en el salón comunitario del barrio. Allí les informaron que el plazo de construcción sería de 45 días y que la sede estaría inaugurada antes de fin de año, pero no les dieron una fecha exacta para el inicio de obra. La obra será rápida pues se construirá con el sistema de bloques de Corfone.

Datos

“La Justicia no se ve y es la que tiene que intervenir porque esto va a terminar mal. Los incidentes no van a pasar de esta semana”.
A principios de junio de 2016 los vecinos de otro sector del mismo barrio incendiaron la vivienda de la familia Aguirre a quienes le atribuían una ola de robos por la zona.
54
cuadras es la distancia que deben recorrer los vecinos del punto más alejado del barrio hasta la actual Comisaría 12.

Temas

Neuquén

Comentarios


Quieren que la Justicia intervenga para evitar conflictos entre vecinos