Pidieron justicia por el joven que se suicidó por haber sido abusado de niño

Amigos del joven, familias, organizaciones sociales, de derechos humanos y  víctimas de abuso sexual asisteron a la convocatoria en el barrio El Progreso.



Pidieron justicia por Rodrigo. Foto: Yamil Regules

Pidieron justicia por Rodrigo. Foto: Yamil Regules

Esta tarde se realizó una marcha en pedido de justicia por Rodrigo Quevedo, el joven que se quitó la vida a raíz de los abusos que sufrió cuando era pequeño. La marcha comenzó a las 19 horas en el cementerio El Progreso, ubicado entre las calles Abraham y Combate de San Lorenzo. La familia del joven extendieron la invitación a organizaciones sociales, de derechos humanos y familias que quieran participar.

La hermana de Rodrigo, Celeste Quevedo expresó en declaraciones radiales que, “El 13 de enero mi hermano decide quitarse la vida, nos sorpredió a todos, porque había terminado de estudiar, estaba trabajando. Conversando con mi cuñada me cuenta esto de que él le había relatado unos días antes, el calvario que había sufrido a manos de A.J que era un vecino de la casa de su abuelo”.

El hombre invitaba al joven y a otros niños más a su vivienda con la excusa de jugar a la play station.

Pidieron justicia por Rodrigo. Foto: Yamil Regules

“Mi hermano concurría y en esos momentos parece que él abusaba de mi hermano y también lo golpeaba, lo lastimaba. Mi hermano llegaba con cicatrices y no entendíamos, pensábamos que era de peleas. Pero ahora que me relató esto ya entendemos porqué eran esas marcas. Apenas me contó mi cuñada, yo estaba haciendo la denuncia en la Comisaría 21”, indicó Quevedo.

Actualmente la familia está a la espera del llamado de la fiscalía para presentar testigos, que sería un joven que vio salir llorando a Rodrigo de la casa del acusado y otra prueba es la carta de despedida que publicó en la red social Facebook. En la carta de despedida, Rodrigo expresó, “La verdad es que pasé tantas cosas malas que solo muy pocas personas saben que ya no me dan ganas de vivir ni menos ver cómo me desprecian, mi último deseo es que escuchen a todos esos chicos que sean callados que cada vez que quieran hablar de algo importante lo escuchen y no lo ignoren porque nos cuesta mucho hablar de las cosas que tenemos que batallar todos los días”.

En el caso de que se constituya una causa, sentaría un precedente como la primera investigación judicial con una víctima “ausente” en la búsqueda de justicia para que no vuelva a suceder con nadie más.

“Al agresor ya lo ubicamos, estamos publicando las fotos de su rostro en las redes, está suelto, anda libre él como si nada. Un día fuimos hasta la casa de este sujeto y él salió a increparnos con un cuchillo, a hacerse el desentendido y cuando le nombramos el nombre de mi hermano, dijo que él era su amigo, que lo conocía. Estoy esperando que la fiscalía me llame o llame a mi mamá porque quedaron en hacer eso” explicó Quevedo.

La invitación a participar de la marcha se extendió también a víctimas de abuso sexual, ya que se reconoce la dificultad emocional y psicológica que conlleva realizar la denuncia y afrontar un proceso legal de este tipo.

“Tenemos entendido que tiene una denuncia sexual por una niña, pero no sabemos si la familia ha ido a ver eso. Estamos invitando a esa familia si se quiere poner en contacto con nosotros para que podamos trabajar con ella ahora, porque mi hermano ya no está y es muy difícil denunciar un abuso” concluyó Celeste Quevedo.


Comentarios


Pidieron justicia por el joven que se suicidó por haber sido abusado de niño