Reclaman más atención para enfermedades intestinales

Desde la organización Fundeccu, creada desde Neuquén, se propone mejorar acceso a los tratamientos

Sentir frecuentemente urgencia para ir al baño puede ser uno de los síntomas de las enfermedades inflamatorias intestinales. Son distintos trastornos que presentan inflamación crónica del tracto digestivo. Entre ellas, se encuentran la Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crohn. Suelen detectarse  tardíamente, y algunos pacientes se enfrentan hoy a un gran inconveniente: la dificultad en el acceso a  medicamentos. 

Una parte de los pacientes  no puede recurrir al tratamiento por su alto costo y eso afecta drásticamente su calidad de vida. “Son enfermedades que por el momento no tienen cura, pero sí control”, dijo a RIO NEGRO Fabiana Miele, médica gastroenteróloga, endoscopista, y presidenta de la Fundación Argentina de Ayuda para la Persona con Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crohn (FUNDECCU) en Neuquén.

Desde Fundeccu, reclaman por un registro nacional de pacientes

Los síntomas son principalmente dolor abdominal, diarrea con sangre, urgencias para ir al baño que ocasiona muchas veces incontinencia,  adelgazamiento y anemia. Y en los niños es frecuente el retraso de crecimiento.

La doctora Miele explicó que en pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales un correcto tratamiento contribuye a una mejora significativa en la calidad de vida de la persona. 

Si bien la enfermedad se puede presentar en cualquier edad, la mayoría de los casos se observan en personas de 14 hasta los 35 años, “es decir en la plenitud de la vida, por eso afecta su desarrollo en todo sentido, en lo laboral, sexual, educativo, social”.

El control va de la mano de la posibilidad de tratarse. “Los tratamientos de Argentina hoy no tienen nada que envidiarle a ningún país pero es una enfermedad que cuesta dinero. No todas las personas pueden acceder y la cobertura de las obras sociales es parcial y el sistema de salud pública no garantiza la batería de remedios que se necesitan”, sostuvo la profesional que despertó su vocación inspirada en el médico argentino René Favaloro.

En la fundación de Neuquén tienen un Banco de Medicamentos, “pero tiene un límite y se nutre fundamentalmente de donaciones de todo el país, sobre todo de los propios pacientes”, contó Miele.  Hay tratamientos de varios tipos. Una línea básica, que incluye a  la mesalazina, que es un agente antiinflamatorio muy caro.

Para tener el diagnóstico de las enfermedades intestinales, Miele mencionó que en gran parte del país se tarda “dos años” en promedio, aunque destacó que se ha ido mejorando. Una de las causas de los retrasos es que hay “profesionales de salud que no están tan alertados, sobre todo en atención primaria, a reconocer a tiempo esta enfermedad. Se la confunde con una diarrea, gastroenteritis o hemorroides”.

Por los síntomas de la enfermedad, como la urgencia repentina de ir al baño, hay pacientes que cortan “proyectos personales y de actividades y no siempre se le cuenta al entorno por vergüenza”. Miele indicó que se han presentado diferentes proyectos de ley en el Senado de la Nación para acompañar a los pacientes, pero ninguno fue tratado.

Reclaman una ley de protección laboral, social, escolar y accesos a  tratamientos y estudios con una cobertura del 100%. Además de un registro nacional de personas con enfermedades inflamatorias intestinales.


Comentarios


Reclaman más atención para enfermedades intestinales