Reforma migratoria supera escollo clave en EE. UU.

El Congreso avanzó por primera vez desde el 2007 en el tratamiento. Obama presionó para que la nueva ley, que permitirá blanquear a millones de extranjeros, esté lista en pocos meses.



WASHINGTON (AFP/DPA) – El Senado estadounidense aprobó ayer con una amplia mayoría iniciar su debate final sobre una histórica reforma migratoria integral, mientras que el presidente Barack Obama volvía a insistir en que el proyecto sea aprobado rápidamente, en una conferencia donde citó el caso de un joven argentino como ejemplo de superación (ver aparte).

La propuesta de ley superó con cómodo margen uno de los principales obstáculos en el Senado, pero aún tiene ante sí un largo y difícil camino legislativo. Con 84 votos a favor y 15 en contra, la cámara alta aprobó iniciar el debate final en el pleno, que se extenderá en las próximas semanas con discusiones sobre las enmiendas al proyecto, cubierto por un paraguas de apoyos demócratas y republicanos.

Esa votación, que no se lograba desde 2007, pone a la reforma migratoria más cerca de su aprobación, pero Obama, que hizo de la reforma uno de los puntales de su agenda política, puso mayor presión en el Congreso para promulgarlo pronto.

“No hay razón para que el Congreso no pueda lograr que se haga esto para el final del verano” boreal, dijo el mandatario en la Casa Blanca, rodeado de simpatizantes de la ley e inmigrantes.

La ley cuenta sobre todo para la comunidad hispana en Estados Unidos, la minoría más importante en el país, sustancial para la victoria de Obama en las elecciones del pasado noviembre.

El primer paso será la votación final en el Senado, que debe producirse antes del feriado del 4 de julio, estimó el líder demócrata Harry Reid. La reforma deberá obtener 60 de los 100 votos de los senadores antes de pasar a la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos.

El documento supone una total reformulación del sistema, intacto desde 1986. Entre otros:

• Permite cuotas flexibles de trabajadores para diversos sectores de la economía, crea un sistema de detección de salida con medidas biométricas y obliga a los empresarios a utilizar un sistema de verificación electrónica de la identidad de sus trabajadores extranjeros.

• A cambio, le da un estatuto provisional a los indocumentados que se registren, que paguen una multa e impuestos y aprendan inglés, hasta que pasen 13 años para pedir la residencia definitiva y luego si lo desean la ciudadanía.

• Endurece las medidas de seguridad en la frontera y amplia sustancialmente la entrada de extranjeros de alta cualificación, entre cientos de enmiendas que se negociaron en el Comité de Asuntos Judiciales del Senado.

“Esta ley no es perfecta. Es un compromiso”, declaró Obama.

En la Cámara de Representantes se esperan embates del ala más conservadora del Partido Republicano, quienes consideran que la ley ofrece una “amnistía” a quienes ingresaron en forma ilegal. Pero tras su derrota en las presidenciales de 2012, los líderes republicanos han flexibilzado su posición con la esperanza de recuperar votos del electorado hispano.

Obama, junto a empresarios, autoridades locales hispanas y defensores de los derechos de inmigrantes, pidió acelerar el trámite.


Comentarios


Reforma migratoria supera escollo clave en EE. UU.