Refuerzan la seguridad en Jerusalén tras el ataque árabe

Tras el asesinato a tiros de dos policías en la Explanada de las Mezquitas del casco viejo de la ciudad, el sector fue cerrado por el gobierno israelí para su mejor control.



#

La policía israelí controla el ingreso en la puerta de los Leones.(Foto: ap )

Las fuerzas de seguridad cerraron partes de la ciudad vieja de Jerusalén ayer, un día después del ataque que dejó dos policías muertos y avivó las tensiones entre israelíes y palestinos.

Tres árabes israelíes mataron el viernes a tiros a dos policías en el casco antiguo de Jerusalén, situado en el sector oriental de la ciudad ocupado y anexado por Israel, antes de huir a la cercana Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar santo del islam, donde los abatió la policía.

A raíz del ataque, las autoridades israelíes tomaron la decisión excepcional de cerrar la mezquita de Al Aqsa, situada en esa explanada, a los fieles que acudían a las oraciones del viernes, provocando el enfado de los musulmanes y los jordanos, que gestionan el lugar.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, indicó que la explanada, conocida como Monte del Templo para los israelíes, permanecerá cerrada al menos hasta hoy por motivos de seguridad.

Ayer, las autoridades instalaron barreras para impedir que los coches y los peatones se acercaran a la puerta de Damasco, la principal vía de acceso de los palestinos a la ciudad vieja de Jerusalén. Sólo los residentes de la zona con documentos de identidad pudieron ingresar.

Unos 20 árabes esperaban ante una barrera policial cerca de la puerta de Damasco. “Esto no es seguridad. Es un castigo”, dijo Bader Jweihan, un contable de 53 años, al que no dejaron entrar en la zona donde se encuentra su lugar de trabajo. “Quieren castigar a los ciudadanos árabes de Jerusalén.”

Musa Abdelmenam Qusam, de 73 años, recibía la ayuda de uno de sus nietos mientras caminaba con un bastón e intentaba pasar la barrera policial.

Este dueño de una librería en la ciudad vieja aseguró que suele rezar cada día en Al Aqsa. “Esa mezquita no es sólo para los musulmanes, también vienen turistas”, dijo después de que le negaran la entrada. “Esta ciudad es para todo el mundo. Debe abrirse”.

La puerta de Jaffa sí permaneció abierta bajo una intensa vigilancia policial.

Víctimas

Datos

332
muertos se han producido desde el 2015 en la ola de violencia en Israel y en los Territorios Palestinos.

Comentarios


Refuerzan la seguridad en Jerusalén tras el ataque árabe