Grandes perspectivas para el gas no tradicional

Neuquén tiene potencial, dijo el experto. Alerta sobre un futuro importador.

26 jul 2010 - 00:00

NEUQUÉN (AN).- El geólogo argentino Miguel Ángel Sola afirma que Neuquén es el que mayor potencial brinda al desarrollo y la explotación de gas en yacimientos no convencionales (en arenas y arcillas compactas) y considera la creación de un centro de tecnologías aplicadas. Sola, un consultor con una amplísima experiencia en YPF y Repsol YPF estima que de manera urgente se debe elevar de 200 a 1.500 millones de dólares la inversión anual en exploración y advierte que con los actuales niveles de reserva en gas y petróleo Argentina está en camino de transformarse en un importador de hidrocarburos “algo a lo que particularmente no le tengo miedo”, dijo.

Ésta es parte de la extensa entrevista con “Río Negro”:

–¿Qué medidas deberían implementarse en materia de exploración de hidrocarburos en Argentina?

–De 1990 a 2009, hubo una gran disparidad en cuanto a pozos exploratorios perforados anualmente en Argentina, con una gran disminución que se demuestra en el tiempo. Se puede analizar el período, separándolo en dos. El primero desde el 90 al 97 donde se perforaron unos 855 sondeos, lo que indicaría un promedio de 107 pozos por año, con un pico de perforación de 162 pozos en 1995. El segundo período comprende de 1998 a 2009, donde los sondeos exploratorios fueron sustancialmente inferiores en cantidad, alcanzando en doce años sólo 518 pozos. Esto indica un promedio anual de 43 pozos exploratorios perforados, según datos de la Secretaría de Energía. Así, en veinte años, la Argentina continuó con una explotación intensiva, no siempre acompañado de una exploración acorde. Por eso, el estado de las reservas de petróleo y gas en Argentina, y su resultante ‘horizonte’, obliga a replantear la estrategia. En especial en los últimos doce años, contando para ello con colaboración del gobierno central y de los provinciales, los cuales deberían dar incentivos a la actividad.

–¿Cómo debería hacerlo?

–No gravando la misma con tributos, al menos en los primeros años, mientras siga siendo declarada el área como bloque exploratorio. Además de demostrar en sus políticas de Estado, compromiso con la exploración de hidrocarburos. Compromiso que veo tenuemente reflejado en pocas de las diez provincias hidrocarburíferas de nuestro país.

Las empresas operadoras de Argentina y aquellas de capitales privados, propios o extranjeros, que decidan invertir a riesgo en nuestro país se ven ante la imperiosa necesidad de Argentina, de invertir mucho dinero en exploración, dado el deteriorado escenario presente en la materia. Sólo se tienen reservas de petróleo (al consumo del 2009) para 8/9 años más; en tanto el horizonte de reservas de gas es de siete años.

Pero ¿quién va a invertir a riesgo en un país con las falencias del nuestro? Indudablemente la opinión de las empresas dista de ser homogénea, al momento de tomar determinaciones; Exxon Mobil está dispuesta a invertir en dos áreas para efectuar exploración de hidrocarburos en yacimientos no convencionales de la Cuenca Neuquina. Para que no se realicen sólo “escaramuzas exploratorias”, con inversiones de 150 a 200 millones de dólares, que a nada conducen. Hay que demostrar que somos un país creíble, lo que demandará un período de tiempo en el que nos “comeremos” lo poco que nos queda. Las inversiones no deben ser inferiores a 1.500 millones de dólares anuales, sostenidos en el mediano plazo. Si continuamos con la política de exploración que las empresas han tenido en los últimos 12 años, muy pocos a nulos serán los nuevos descubrimientos.

–¿Entonces hay que importar?

–No tengo miedo a la importación de hidrocarburos, hay países que lo hacen sin afectar su desarrollo socioeconómico, para lo cual es necesario contar con una política de Estado que impulse y respalde una política energética, con visión a largo plazo, coherente, correcta y transparente.

–¿Es posible pronosticar un horizonte de 50 años de reservas de gas en arenas compactas?

–El escenario tecnológico en materia de yacimientos tight genéricamente hablando, imposibilita hablar de reservas, a pesar de conocerse la existencia de gas y de haber pozos en producción de esas cerradas acumulaciones de hidrocarburos. Sólo puede hablarse de recursos.

Si bien las reservas son recursos, no todos los recursos son reservas. Este no es un juego de palabras sino una realidad con soporte técnico. Partiendo de la base de que “se entiende como reservas de petróleo y gas al volumen de hidrocarburos que se puede extraer en condiciones económicas durante la vida útil de un pozo, yacimiento, acumulación o campo”, se está hoy en condiciones de hablar sólo de recursos ya que a pesar de existir mercado interno, no existe aún legislación al respecto y tampoco precio de productos, con lo que resulta imposible evaluar reservas, ni estimar rentabilidad de proyectos.

–¿Qué perspectivas tiene Neuquén cuanto al desarrollo de yacimientos no convencionales?

–A la fecha y estado de conocimientos, Neuquén es la provincia que mayor potencial brinda en yacimientos de estas características. A pesar de la falta de experiencia y conocimiento sobre las mejores técnicas en estos “cerrados reservorios”, es la que cuenta con mayor cantidad de pozos perforados, terminados, algunos de los cuales se encuentran en producción; de todo el territorio argentino.

El desarrollo adecuado de estas acumulaciones, demandará no menos de 8 a 10 años siendo optimista; para lo cual es imperioso previamente contar con un precio del fluido, lo suficientemente alto como para asegurar un recupero de la erogación realizada. No solo serán altas las inversiones por la gran cantidad de pozos que se tendrán que realizar y características de los mismos, si no también serán elevados los costos de mantenimiento y extracción. Será imperioso además contar con una legislación acorde. Precio adecuado del fluido en el mercado interno y legislación acorde, pero de inmediato como para poder cumplir con el período de años mencionado para el desarrollo.

Para ejemplificar: el desarrollo que de este tipo de yacimientos se realiza en Canadá. Es suficiente decir que se perforan 8 pozos para drenar el fluido que en un yacimiento convencional se hace con sólo un pozo. Y en EE. UU. se perforan 30 pozos más que en yacimientos convencionales.

–¿Qué opina de la iniciativa para crear un centro de tecnologías aplicadas en Neuquén?

–Comparto plenamente la idea su creación, de hecho he trabajado y colaborado en su organización. Con el tiempo estimo que así como Estados Unidos consume en gas aproximadamente un 35 por ciento de fluido proveniente de estas “fuentes cerradas” y planifica elevar el consumo del mismo a más del 50 por ciento al 2020. Neuquén cuenta con posibilidades ciertas de emularlo; en tanto se den las condiciones antes mencionadas y operadoras dispuestas a realizar las erogaciones necesarias. Disponiendo de técnicos altamente especializados.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.