Se rompió la calefacción y los presos de Senillosa quedaron bajo cero

Los internos están sin calefacción. La Provincia les proveyó un sistema provisorio con combustible líquido pero no logra subir más de 14 grados la temperatura. El juez apuntó a la Provincia y le ordenó la entrega auxiliar de mantas. Hay tres calderas que están averiadas y se exige su reparación.

14 jun 2018 - 00:00

Con cuatro grados bajo cero en los patios externos y el campus, en el Complejo Penitenciario Federal V de Senillosa, lograron templar los pabellones a fuerza de cañones de aire caliente. Llevaron la temperatura a 14 grados en el interior de la cárcel nueva.

En los sectores de enseñanza, la temperatura alcanzó a 17. En el turno de enseñanza primaria cuentan con 100 internos, y 130 son los internos que buscan terminar el secundario.

El juez federal Gustavo Villanueva le ordenó ayer al ministro Mariano Gaido que llame a licitación para reparar las calderas del Complejo Penitenciario V de Senillosa, por considerar que en la situación actual, se produjo un “agravamiento de las condiciones de detención” de los más de 400 internos.

La cárcel federal de Senillosa tiene problemas graves de calefacción desde el año pasado, pero este invierno la población se incrementó en 404 hombres alojados desde que se concretó el cierre de la U9 en abril, por el canje de tierras con la provincia.

No hubo explicación oficial por parte del gobierno de la provincia sobre las obras inconclusas en el penal que se transfirió a Nación.

De las 3 calderas, sólo funciona una que requirió además de un auxilio de motores para “recircular” el aire caliente.

El defensor oficial federal Pablo Matcovick llevó a cabo ayer una inspección en el penal y confirmó que la provincia envió 4 equipos de aire caliente –de los que funcionan con gas oil– “que se rotan”, en tanto por una cautelar que interpuso la Defensoría 1 ante el juez Gustavo Villanueva, se ordenó entregar “mantas auxiliares”.

Con los cañones de aire caliente, la temperatura en el penal subió de 10 grados a 14. “Una sola caldera no alcanza para lo que se requiere, por eso además se adicionaron equipos para recircular ese aire”, dijo Matcovik.

La semana anterior la fiscalía federal y la procuración penitenciaria presentaron un hábeas corpus para que se solucione la falta de calefacción en el lugar.

La defensoría federal sumó el viernes una cautelar, y por eso se envió el refuerzo de mantas y el aire caliente con los 4 equipos que funcionan a combustible.

Defensores y fiscales están a la espera de que el juez Villanueva ordene a la Provincia la reparación del sistema de calefacción ya que forma parte de los “pendientes” de la administración provincial en el canje de la U9 por el predio de Senillosa que se llevó a cabo con el Ministerio de Justicia de la Nación.

De los cuatro módulos construidos, dos están habilitados: uno con 250 internos, y el segundo con 150, que es el de los ofensores sexuales.

Los módulos 3 y 4 están faltos de infraestructura: no tienen luz, camas, mesas y están en obra con tareas de albañilería.

En marzo de 2017 la finalización de las tareas involucraba un presupuesto de 90 millones de pesos en etapas, sin embargo, se desconoce cuál era la “reformulación” de ese proyecto de obra que forma parte el acuerdo entre Nación y la Provincia de Neuquén tras el cierre de la U9 y la relocalización de los internos federales en Senillosa.

El complejo en números
5
pabellones tiene la cárcel con un régimen cerrado y alojamiento individual dividido entre los módulos.
3
años hace que funciona como anexo de la U9, hasta el pasado abril en que se produjo el canje definitivo de tierras.
La Procuración Penitenciaria de Nación solicitó que cuando se habilite el sector tres se tenga en cuenta que cada celda está prevista para cuatro internos.
Se había suspendido el ingreso de más población carcelaria
A mediados de mayo, los funcionarios federales frenaron el traslado de casi 160 internos que el Servicio Penitenciario Federal pretendía alojar en la cárcel de Senillosa.
El juez federal Gustavo Villanueva suspendió el ingreso de más internos hasta que los pabellones en obra cuenten con la infraestructura mínima; en tanto se desconocía en qué quedó la “reformulación” del acuerdo firmado con Nación para finiquitar el canje de tierras con Nación.
Según estaba previsto, el director del Servicio Penitenciario Federal, Emiliano Blanco, visitaría Neuquén esta semana.
El objetivo de la visita es observar en el lugar las situación del penal de Senillosa, debido a que las plazas potenciales en Neuquén se requieren para descomprimir situaciones de hacinamiento en otras cárceles del sistema penal federal.
Senillosa

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección