Rinden examen para cubrir el juzgado de Familia “incendiado”

Avanza el concurso con siete postulantes. El Consejo de la Magistratura tuvo una reunión más secreta que pública. Y cambió el método para calcular la antigüedad de los asesores.



Siete concursantes comenzaron a rendir el examen escrito y oral en el segundo tramo del concurso para cubrir la vacante del juzgado de Familia 1 de Neuquén capital, alias “el incendiado” porque así se lo calificó en el Consejo de la Magistratura (CM) cuando se debatió su carga de trabajo.

A propósito: el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) contestó el pedido de informes sobre la situación del juzgado que elaboró la consejera Isabel López Osornio. La representante de los abogados dijo que aún no había tenido tiempo de leerlo. “Río Negro” consiguió una copia, son apenas 5 páginas que no responden algunas de las preguntas, en especial aquellas que permitirían conocer con otra profundidad el trabajo del juez José Noacco, extitular del juzgado de Familia 1 y ahora camarista.

Es más, el informe aclara expresamente que la fuente de las respuestas es la base estadística de acceso público en la página oficial del Poder Judicial de Neuquén. El ojo atento percibirá allí una pulseada sin resolver entre el TSJ y el CM.

Algunos datos: en 2018 ingresaron al juzgado 1.956 causas (en todos los juzgados sumaron 7.208), el 27,8% de ley de violencia; el 13,8% por alimentos y el 12,5% por divorcios.

Al 23 de marzo de 2019 las causas en trámite son 3.395, el 24,2% por ley de violencia; 16,7% por alimentos y 10,5% por divorcio. La fuente, queda dicho, es pública.

Lo que no fue tan público fue la reunión del Consejo. Una hora y media estuvieron los consejeros a puertas cerradas y apenas 10 minutos duró la sesión apta para todo público, en la que se trataron temas intrascendentes.

El breve tramo público de la sesión del Consejo. (Foto: Mauro Pérez)

Los consejeros consultados restaron importancia a la reunión cerrada, negaron secretismo, dijeron que se trataron asuntos de trabajo, y afirmaron que son habituales esos encuentros aunque admitieron que no de tanta duración. Es cierto,es una costumbre que tuvieron casi todas las integraciones del Consejo: discutir a puertas cerradas los temas en los que tienen más diferencias y llegar a la sesión abierta con el temario más o menos resuelto.

Uno de los consejeros dijo que hablaron de hacer públicos los sorteos de los jurados de los concursos; debatieron el pase a planta del personal del Consejo (un antiguo reclamo), y discutieron el sistema de reemplazo de los jueces que se jubilan para que no queden juzgados vacantes y se acumule trabajo.

Eso sucede, justamente, con el juzgado de Familia 1, y de allí su caracterización de “incendiado” porque lo subroga la titular del juzgado de Familia 2 que a su vez está sin secretarias.

El presidente del TSJ, Roberto Germán Busamia, irá el martes a la comisión A de la Legislatura a exponer los motivos por los cuales se necesita, a criterio del Tribunal, crear dos nuevos juzgados de ese fuero en Neuquén capital y uno en Chos Malal.

Por último: el Consejo de la Magistratura modificó el modo de calcular la antigüedad de los asesores. Hasta ahora, sólo se les reconocía el tiempo que trabajaban en ese organismo, y a partir de ahora se les considerarán los servicios prestados en reparticiones nacionales, provinciales y municipales.

Como informó “Río Negro” la semana pasada, hay varios asesores que vienen de prestar revista en otros organismos, entre ellos familiares y allegados muy cercanos a los actuales consejeros.


Comentarios


Rinden examen para cubrir el juzgado de Familia "incendiado"