El crimen de El Cuy quedó resuelto con la confesión de los acusados

Pablo “Toni” Sotelo y Leonardo Ruiz reconocieron que participaron del asesinato del comerciante Carlos Cardozo, cuando lo fueron a asaltar.

El pueblo quedó conmocionado por otro hecho violento, del que participó gente del lugar. “Lo traicionó la gente de El Cuy”, dijo la hermana de la víctima.

14 sep 2017 - 00:00

La aparente tranquilidad de un pueblo que tiene menos de mil habitantes desapareció hace tiempo con un par de crímenes que conmocionaron a todos sus habitantes. Uno de ellos es el del comerciante Juan Cardozo, al que el año pasado lo mataron de un tiro en la cabeza en medio de un asalto. Ayer Leonardo Ruiz y Pablo Sotelo asumieron sus responsabilidad en el hecho y ahora podrían ser condenados a 16 años de prisión.

La audiencia inicial del juicio contra dos de los cuatro sujetos que habrían participados del hechos (los otros dos nunca pudieron ser hallados) pasó por momentos de nervios y reuniones previas entre la fiscal Graciela Echegaray, los querellantes y los abogados defensores Jorge Crespo y Guillermo Leskovar Garrigos, y el defensor Oficial

“Me hago cargo del hecho que se me imputa, le pido disculpas a la familia. Pero nunca tuve la intención de matarlo. Es todo lo que voy a decir”, lanzó Ruiz al retomarse la audiencia tras un cuarto intermedio que solicitó la fiscal para poder seguir avanzando en una posible unificación de penas, siempre a partir del reconociemiento de los hechos por parte de los imputados.

Tras la “negociación”, las partes acordaron recaratular el caso y acusar a Ruiz y Sotelo por “robo con resultado muerte, doblemente agravado por el uso de arma de fuego y en poblado y en banda”.

De esta manera la fiscal pidió una pena de 16 años y seis meses para Ruiz y de 16 años para Sotelo, solicitud a la que adhirieron tanto los defensores como los querellantes. Ahora habrá que esperar hasta el 27 para conocer el fallo de los jueves Alejandro Pellizzon, Emilio Stadler y Daniel Tobares.

Un pueblo dividido

La familia de Cardozo todavía no puede entender porqué mataron al “Negro”.

Su hermana Mónica estuvo codo a codo junto a la esposa del fallecido en la audiencia de ayer y fue la representante familiar en las deliberaciones previas.

Antes de ingresar a la sala contó que “mi hermano era un hombre muy solidario con el pueblo. Casi que no ganaba nada de plata con el combustible. Lo hacía para ayudar a los vecinos. Venía a comprar a una estación de servicio a Roca y casi no le quedaba ganancia. Después se dedicaba a la lana, pero siempre ayudando a todos los que necesitaban algo”.

P-¿Cómo está el pueblo después de este hecho?

R-La verdad es que quedó dividido. La gente está distinta. Yo nací y me crié en El Cuy. Cuando me vine a Roca, después volvía con mucha alegría, pero ahora la verdad es que no me quedan ganas de volver. A mi hermano lo traicionaron en el pueblo, porque hubo familiares que protegieron a los asesinos... A uno de ellos lo tuve en brazos cuando era bebé porque su mamá iba conmigo a la escuela, ¿con qué ganas voy a volver?

La confesión de dos de los cuatro que participaron

El juicio por el crimen del comerciante Juan Cardozo duró menos de lo que se pensaba. Es que el reconocimiento de los hechos por parte de los dos imputados y el cambio de carátula del caso aceleró los tiempos.

Primero fue Pablo Sotelo el que le dijo a los jueces de la Cámara Criminal Tercera que aceptaba los cargos, que le pedía disculpas a la familia, pero que no habían tenido intenciones de matarlo, sino que habían ido a su casa con intenciones de robarle.

Segundos después Leonardo Ruiz se sentó en el banquillo y también asumió su responsabilidad en el hecho.

Según el testimonio de la esposa de Cardozo, la noche del crimen eran cuatro los sujetos que aparecieron en la habitación, pero dos de ellos nunca pudieron ser encontrados.

Al parecer uno de ellos apuntó al hombre y le dijo “quedate quieto”, pero Cardozo se le abalanzó, pasando por encima de su esposa.

En ese momento el sujeto disparó y la bala le ingresó en la cabeza a una distancia de 50 centímetros.

La madrugada del 26 de abril del año pasado, Cardozo se encontraba durmiendo junto a su mujer y dos niños, uno de 8 años y un bebé de 4 meses. Horas después del crimen, en un procedimiento de tránsito realizado por el Cuerpo de Seguridad Vial de Roca, Ruiz y Sotelo fueron demorados cuando iban en moto.

El dato
16
años de cárcel fue la pena que acordaron las partes. La lectura de la sentencia será el próximo 27 de este mes.
“Me hago cargo del hecho que se me imputa. Le pido disculpas a la familia. No tuve intención de matarlo”,
dijo Leonardo Ruiz, ayer ante los jueces de la Cámara Criminal Tercera.
Roca

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.