Ruptura definitiva en el bloque de senadores del MPN por la reelección

Guillermo Pereyra criticó la apelación que realizó Lucila Crexell y la acusó de no tener “ética”. La legisladora lo tildó de “violento” y “extorsionador”.



La senadora Lucila Crexell. Foto: Archivo Florencia Salto

La senadora Lucila Crexell. Foto: Archivo Florencia Salto

Las campañas se reactivaron de a poco tras el duelo provincial por la muerte del intendente Horacio Quiroga, pero las cosas todavía no están claras al interior de Juntos por el Cambio, la alianza que lo postulaba como candidato a senador para las elecciones del 27 de octubre. La senadora y segunda en la lista, Lucila Crexell, aseguró ayer que irá hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación para reclamar su lugar como cabeza de lista pues aseguró que la resolución que ubicó a Pablo Cervi como reemplazante “es aberrante”.

Para la legisladora, quien presentó un recurso de apelación que la Cámara Nacional Electoral deberá definir antes de que termine la semana, hubo una afectación de sus derechos personalísimos como el de ser elegida. También criticó que “se están lesionando gravísimamente los derechos de participación política de las mujeres”.

Es que la jueza federal con competencia electoral, Carolina Pandolfi, resolvió el sábado que Quiroga sea reemplazado por Cervi atendiendo al decreto reglamentario de la ley de paridad que establece que, cuando un candidato muere, su lugar debe ser ocupado por una persona de su mismo género. Para Crexell, la magistrada “hizo una interpretación al revés del decreto, cuyo espíritu es garantizar la participación política de las mujeres”. “En este caso no se rompió la paridad”, evaluó.

Afirmó que “el decreto es complementario y no puede modificar la naturaleza de la ley” que establece un mecanismo de corrimiento de las listas por renuncia o muerte de un candidato en el que, según la apelación que presentó Crexell, la ubicaría en condiciones de reemplazar al postulante fallecido por ser ella titular de lista y no suplente como es Cervi.

Ayer el senador del MPN y su contrincante en esta elección, Guillermo Pereyra, la acusó de “falta de ética” y afirmó que “fue un regalo el que recibió ella de un espacio político que no es el MPN y ahora lo está cuestionando”. El líder petrolero compartió boleta con Crexell en 2013 y ambos integran actualmente el bloque emepenista en el Senado, aunque están distanciados desde hace tiempo.

La legisladora lo calificó como un “violento” y “extorsionador” a quien no le guarda “ningún respeto”. “Es una persona extremadamente violenta que actúa en política, en el gremio y la sociedad a través de la violencia. Yo a través de la ley”, planteó Crexell, quien definió que ambos tienen “posiciones irreconciliables”. “Yo le pregunto a la ciudadanía si está dispuesta a votar a un violento”, sostuvo.

Pereyra dijo también ayer que le debía “disculpas” a la ciudadanía por haberla elegido como su compañera de fórmula en 2013, gentileza que Crexell le devolvió. “Que agradezca haberme llevado a mí, porque fue la única vez que ganó una elección en el partido. La que traccionó los votos fui yo, no él”, afirmó.


Comentarios


Ruptura definitiva en el bloque de senadores del MPN por la reelección