Schumacher mostró su manejo en Melbourne



Confirmando la supremacía evidenciada los días previos y pese al susto de los primeros ensayos, el alemán Michael Schumacher con una Ferrari consiguió ayer un brillante triunfo en el Gran Premio de Australia, primera fecha del Mundial de Fórmula 1 que se disputó en el Albert Park de Melbourne.

Schumacher, quien sólo abandonó el primer lugar durante unos giros cuando ingresó a boxes para cambiar neumáticos y cargar combustible, fue escoltado por el escocés David Coulthard, con un McLaren-Mercedes Benz, y el brasieño Rubens Barrichello, con la otra Ferrari.

El argentino Gastón Mazzacane, quien largó desde la vigésima posición, abandonó a los pocos metros de iniciada la carrera debido a un problema en los frenos traseros de su Prost. (Ver aparte).

Una impecable largada le permitió a Schumacher mantenerse al frente del pelotón, mientras detrás suyo se producían varios cambios debido a una mala largada de Barrichello, quien inició la carrera desde la segunda posición.

El brasileño perdió posiciones a manos de Mika Hakkinen y Heinz H. Frentzen, quienes rápidamente fueron a la caza del campeón.

Mientras Schumacher y Hakkinen se escapaban del resto, Frentzen y Barrichello se debatían por la tercera posición disputa que finalmente fue ganada por “Rubinho” en la tercera vuelta, donde logró superar a Frentzen después de un roce que terminó con el alemán fuera de pista y perdiendo varios puestos.

Dos vueltas más tarde Jacques Villeneuve protagonizó un espectacular accidente cuando el auto del canadiense se montó sobre el del alemán Ralf Schumacher y voló por el aire, pegando fuertemente contra el muro de contención.

El incidente motivó el ingreso del auto de seguridad que neutralizó la carrera por nueve giros.

En el reinicio, “Schumi” no tuvo inconvenientes en mantener el primer lugar, seguido por Hakkinen, Barrichello, Coulthard, Jarno Trulli y Olivier Panis.

El segundo toque de emoción de la prueba se produjo en la vigésima séptima vuelta cuando Hakkinen, en su intento de acercarse a Schumacher, se despistó fuerte y terminó su carrera contra los neumáticos de contención.

El equipo McLaren luego explicó que la rotura de la suspensión trasera de la “Flecha de Plata” del ex campeón mundial fue el motivo del despiste.

Con el finlandés fuera de acción, Schumacher se tomó un respiro y levantó un tanto el ritmo, dejando que su escudero Barrichello le cuidara las espaldas.

El sobrepaso de Coulthard a Barrichello en la vuelta treinta y cuatro suponía que el campeón estaría obligado a imponer un ritmo rápido.

Sin embargo, los quince segundos de ventaja que mantenía con su nuevo escolta le permitieron a Schumacher cumplir con la estrategia de una detención -la realizó en el trigésimo sexto giro- sin ningún tipo de inconveniente y ratificando el potencial del equipo Ferrari.

Perdió el primer puesto a manos de Coulthard por cuatro vueltas, pero cuando el escocés ingresó a realizar su detención, volvió al primer lugar que no abandonó más, ratificando que en condiciones normales está un escalón arriba de sus rivales.

“Levanté en el final, porque era clave ganar”

MELBOURNE (Télam-SNI) – “Levanté en el final porque era clave ganar. Sólo quería llevar el coche a la meta, teniendo en cuenta que no hicimos muchas simulaciones de carrera en las pruebas invernales”, comentó el alemán Michael Schumacher luego de ganar el Gran Premio de Australia.

“En cuanto a la carrera tuve una largada muy buena, fruto del trabajo que hemos realizado durante el invierno. Después mantuve un buen ritmo, apretando sólo cuando hacía falta, para no forzar la máquina”, indicó el brillante ganador.

Por otra parte, el campeón mundial manifestó que “me quedé muy impresionado cuando me informaron sobre la muerte del comisario de pista y estoy seguro de que a muchos les habrá entristecido la noticia”.

Agregó que “tenemos que ver lo que podemos hacer para mejorar las condiciones de trabajo de estas personas”.

El escocés David Coulthard, quien clasificó segundo con un McLaren-Mercedes Benz, comentó estar “contento con lo realizado”, y agregó: “pude superar a Trulli, Ralf Schumacher y luego a Barrichello, con lo que me ubiqué tercero y luego segundo después del abndono de Hakkinen”.

El brasileño Rubens Barrichello, compañero de Schumacher en Ferrari, declaró que “es positivo haber subido al podio, pero no puedo estar feliz cuando hay una persona que trabaja para vos y muere”.

Un duro golpe en el inicio

MELBOURNE (EFE) – El triunfo del alemán Michael Schumacher en el Gran Premio de Australia quedó empañado por la muerte de un comisario de pista.

El comisario, cuyo nombre no fue dado a conocer, resultó alcanzado por los restos de los coches del canadiense Jacques Villeneuve y el alemán Ralf Schumacher, quienes chocaron en la cuarta vuelta.

Aunque el alemán afirma que no hizo nada extraño, lo cierto es que Villeneuve se tragó literalmente el auto del menor de los Schumacher antes de llegar a la frenada de la tercera curva y salió catapultado por el aire, para en su vuelo golpear contra la verja de protección mientras se iba desintegrando, antes de detenerse en la zona de seguridad.

Villeneuve se bajó por sus propios medios de lo que quedaba del coche, sin sufrir ninguna lesión, lo mismo que Ralf Schumacher.

La carrera fue neutralizada para limpiar la pista y para permitir que el comisario fuera trasladado en una ambulancia a un centro hospitalario, donde falleció. Otras siete personas fueron atendidas por los servicios médicos y dadas de alta.

El fallecimiento del comisario deportivo es el segundo accidente mortal que se registra en seis meses, en pruebas del Mundial de Fórmula 1.

El pasado 10 setiembre en el Autódromo Nacional de Monza fallecía el bombero Paolo Ghislimberti, en el transcurso de la primera vuelta del Gran Premio de Italia, al ser alcanzado por una rueda desprendida del Jordan-Honda del italiano Jarno Trulli.

Todos los pilotos mostraron su amargura cuando se les informó de la muerte del comisario de pista y algunos de ellos, casi al instante, comenzaron a pronunciarse para conseguir mayor seguridad para las personas que cumplen diferentes funciones en las carreras.

Mazzacane no alcanzó a dar una vuelta

BUENOS AIRES (DyN) – El argentino Gastón Mazzacane abandonó ayer el Gran Premio de Australia, primera fecha del calendario del Mundial de Fórmula 1, durante el transcurso de la primera vuelta de carrera debido a un inconveniente mecánico con su Prost.

El platense, quien largó desde la vigésima posición, sufrió un despiste en la segunda curva del circuito de Melbourne debido a una falla en los frenos traseros.

Con mucho malestar, producto de su rápido abandono, Mazzacane manifestó que “fue la carrera más corta de mi vida. Largué bien y estaba muy confiado, en especial después de la mejoría que mostró el auto en los tanques llenos. Esperaba hacer una carrera agresiva”.

“A los pocos metros de la largada sentí que el pedal de freno no respondía y tuve que abandonar. Creo que me quedé sin frenos traseros. El auto comenzó a prenderse fuego en la parte trasera y eso pudo haberse producido por una perdida de líquido”, señaló Mazzacane.

Al referirse a los continuos problemas que padeció su auto con los frenos durante el pasado fin de semana, el argentino sostuvo que “esto es algo inexplicable, después de haber realizado varios kilómetros de prueba durante la pretemporada”.


Comentarios


Schumacher mostró su manejo en Melbourne