Se debilita la aspiración de Sarkozy de continuar en el poder

Internas y extrema derecha lo frenan



#

Si hoy se votara en Francia, Sarkozy no pasaría la primera vuelta.

PARÍS.- La coalición gobernante Unión por una Mayoría Popular (UMP) del presidente Nicolas Sarkozy comienza a mostrar fisuras luego de su flojo resultado electoral en las elecciones cantonales, las rencillas internas y el ascenso de la extrema derecha que debilitan las aspiraciones de reelección del mandatario a poco más de un año de la elección presidencial. En la tercera semana de mayo 2012 se realizará la primera vuelta, dos semanas después el segundo turno de unas elecciones presidenciales donde la derecha gala podría perder el poder que ostenta desde 1995, cuando Jacques Chirac (1995-2007) sucedió al socialista Francois Miterrand al frente de la quinta potencia mundial. En los últimos 10 días nueve encuestas afirmaron que sólo tres partidos figuran con más del 18% de aspiraciones de votos: el Partido Socialista (PS), el Frente Nacional (FN) de extrema derecha y la UMP. De acuerdo a un sondeo de Ipsos, el socialista Dominique Strauss-Khan, director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), y Marine Le Pen, hija del ex líder de la extrema derecha gala Jean-Marie Le Pen, quien en 2002 alcanzo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, competirían por la Presidencia. Esto, sumado al magro resultado del oficialismo en las elecciones cantonales del pasado fin de semana, comienza a resquebrajar la habitual unidad de la UMP, donde por lo bajo muchos de sus miembros ya insinúan que Sarkozy no debería buscar su reelección. Sin elecciones internas a la vista, la UMP anunció que presentará a su candidato luego de la primaria socialista de octubre, por lo que Sarkozy debe hacer frente a la acentuada progresión del FN en base a la sangría de sufragios de su fuerza hacia la extrema derecha. Con una alta imagen positiva, el primer ministro Francois Fillon es visto por el ala centrista y gaullista de la UMP como un candidato ideal para suplantar a Sarkozy. La última semana los medios galos colocaron a Fillon como potencial candidato luego de que se enfrentara con Jean-Francois Copé, secretario general de la UMP, por la organización de una controvertida serie de discusiones sobre laicismo. Pese a las crisis que debió enfrentar Sarkozy, la imagen de Fillon no se desgastó en sus cuatro años como premier y, por el contrario, logró seducir a una gran parte del electorado centrista. Otro que podría minar la posibilidad de la UMP es la del ex premier y canciller Dominique de Villepin, quien anunciaría su candidatura antes de mitad de año tras dejar la coalición conservadora y formar su propio partido República Solidaria. Por su parte, a seis meses de su elección interna, el PS aún duda si estas serán abiertas o entre sus afiliados.


Comentarios


Se debilita la aspiración de Sarkozy de continuar en el poder